Conozca los escenarios electorales que planteó Eugenio Martínez #ConLaLuz

POLÍTICA · 7 NOVIEMBRE, 2019 22:17

Conozca los escenarios electorales que planteó Eugenio Martínez #ConLaLuz

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Tres son los escenarios que el periodista especializado en la fuente electoral y coordinador de la Unidad de Verificación de Datos de Efecto Cocuyo, Eugenio Martínez, planteó durante la emisión de la entrevista #ConLaLuz de este jueves 7 de noviembre.

En la conversación con la directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, Martínez dijo que en el peor de los escenarios, en el año 2020 Venezuela tendría tres Parlamentos: El que cesa en sus funciones en 2021 y es la actual Asamblea Nacional elegida en diciembre de 2015; la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y por último un nuevo Poder Legislativo que surgiría de unas elecciones a la que irían el chavismo y los opositores disidentes o contrarios a Juan Guaidó, actual presidente de la AN.

“Tenemos un primer escenario donde se designa parcialmente un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), pero en las elecciones parlamentarias que corresponden a 2020 no participan los partidos agrupados en torno a Juan Guaidó, pero sí los otros partidos que son disidentes del llamado G4 y entonces vamos a tener tres parlamentos el año que viene: El parlamento de 2015, el de 2020 y la ANC; es un escenario muy malo“, advirtió.

Dijo que este en este momento, 7 de noviembre de 2019, es el escenario más probable que se presenta en el país, con el agravante de que la actual AN aprobó un estatuto de transición donde señala que mantendrán su vigencia hasta que termine la usurpación de Nicolás Maduro en la Presidencia de la República, lo que complicaría aún más el panorama internacional.

En una situación ya inédita en la que más de 50 países en el mundo reconocen a Guaidó como presidente encargado de Venezuela, podría ocurrir que en el 2021 esas mismas naciones solo reconozcan al actual Parlamento y esto agravaría más la crisis interna.

 “Pudiéramos llegar al año 2021 con una comunidad internacional que reconozca solo el Parlamento de 2015 y eso sería el peor escenario para los venezolanos porque habrá más presiones internacionales, más sanciones y eso es más precarización para quienes padecemos la crisis”, alertó.

Por ello Martínez dijo que ahora “todos, sin importar la inclinación política, tenemos que remar hacia lograr o forzar a que los dos bloques lleguen a un consenso para resolver este conflicto lo más rápido posible en el año 2020″.

Parlamentarias en 2020 y revocatorio en 2021

Otro escenario sería que la oposición en su conjunto concurra a las parlamentarias de 2020 y en consenso con el chavismo y un nuevo CNE se plantee la convocatoria a un reférendum revocatorio contra Nicolás Maduro, que si se toma en cuenta el proceso presidencial de 2018 (desconocido por la mayoría opositora y más de 50 países en el mundo), correspondería esa consulta en el año 2021, para forzar por esa vía la salida del chavismo gobernante del poder.

Un tercer escenario es que de la actual búsqueda de un nuevo Poder Electoral, no se llegue a escoger a los rectores y sea el Tribunal Supremo de Justicia el que designe a los miembros del CNE, con lo que el chavismo sería de nuevo mayoría absoluta en el Parlamento, al asistir en solitario a este proceso comicial.

Este es el menos favorable para ellos. Martínez señaló que “en líneas generales la opción donde el chavismo avanza solo hacia un Parlamento era favorable años atrás, pero ahora necesita tener cierta legitimidad internacional y por eso necesita la mejor elección”, lo que pasa por un CNE “que lo designe quien debe designarlo”, es decir el Parlamento. Es decir que el chavismo necesita “las mejores elecciones posibles en 2020”.

La oposición por su parte necesita “una elección que tenga condiciones para participar, con observación internacional y un arbitraje imparcial, que va más allá del CNE, sino también del Tribunal Supremo de Justicia y la Sala Electoral y la ANC, porque aunque se pudieran tener rectores muy técnicos no podrían hacer nada sin independencia”, resaltó.

¿Cuántos rectores se escogerán?

Habló sobre el actual proceso para instalar el comité de postulaciones electorales con el nombramiento de 9 de los 11 diputados que integran por ahora la comisión preliminar, a quienes corresponde convocar postulaciones para que la sociedad civil presente los nombres de quienes serán las 10 personas para conformar el comité definitivo.

Aunque se dio este primer paso, falta nombrar a dos diputados y los 10 representantes de la sociedad, un proceso que desde la instalación definitiva del comité de postulaciones hasta la presentación de los candidatos a rectores toma, según la normativa legal, hasta 100 días, pero que en la actual coyuntura política podría acortarse hasta 60 días y a mediados de enero del próximo año se podría tener un nuevo CNE.

No obstante, a la fecha tampoco está claro si se van a elegir los cinco rectores del Poder Electoral o serán dos. Esto, según explicó Martínez, debe clarificarse. Los actuales miembros fueron designados en 2014 y 2016 por el Tribunal Supremo de Justicia:

-En 2014 a Tibisay Lucena y Sandra Oblitas (las dos ratificadas por el TSJ) y Luis Emilio Rondón. Fueron nombrados como representantes de la sociedad civil, ante la imposibilidad de que dentro de la AN con mayoría chavista se lograra un consenso para hacerlo y se habló de la omisión legislativa. A ellos se les designó hasta diciembre de 2021

-En 2016 el TSJ, alegando el desacato de la AN, designó a Socorro Hernández como representante de las facultades de ciencias jurídicas de las universidades y a Tania D’ Amelio como la postulada por el Poder Ciudadano (Fiscalía, Contraloría General de la República y Defensoría del Pueblo). A ellas no se les dijo cuando vencía su periodo, que según la Ley es de 7 años.

Al no definirse todavía si es una renovación parcial o total del órgano comicial, “no hay certeza política de cuántos son los rectores que se van a renovar, si son cinco, tres o dos y eso cambia el debate de cómo será el mecanismo de las postulaciones a rectores”, lo que definió Eugenio Martínez como uno de los astericos del proceso actual.

En el mejor de los casos señaló que al designarse un nuevo CNE debe ocurrir una reestructuración que pasa por establecer los contrapesos dentro del organismo; esto implica acabar con el “poder absoluto” que tiene Tibisay Lucena desde el año 2006 al ejercer como presidenta del Poder Electoral y de la Junta Nacional Electoral, además por definir que pasará con los venezolanos en el exterior para una elección presidencial o los cambios en las circunscripciones electorales en el caso de unas parlamentarias, ante el fenómeno de la migración masiva de venezolanas y venezolanos.

“Se necesita un gran acuerdo político que permita avanzar en un CNE que le dé garantías a todo el mundo, estamos en el momento donde los acuerdos políticos prevalecen sobre las leyes. Lo idóneo es que antes de seguir avanzando en un proceso con lapsos legales muy específicos se avanzara en el acuerdo político para saber cuántos rectores van a ser renovados. Desde el chavismo se dice que son rectores para parlamentarias y dentro de la oposición para presidenciales. No hay acuerdos para que elecciones serán ni tampoco que tipo de rectores se están buscando, o son técnicos o son operadores políticos para un determinado proceso. Se necesitan muchos acuerdos en torno al proceso que se está comenzando para que se termine bien”, manifestó.

Recordó que en Barbados, con la mediación de Noruega, se planteó ir a parlamentarias y presidenciales en 2020, algo que negó de plano Maduro y la cúpula que lo acompaña, por lo que nombrar un nuevo CNE también requiere de “de un acuerdo político previo a la selección de rectores, porque deben estar sentadas las bases que serían los contrapesos naturales del organismo electoral. Pero el escenario perfecto no va a existir en el corto ni el mediano plazo, pero hay que ir a la mejor elección”.

¿Voto manual?

Martínez abordó también aspectos del sistema automatizado y la propuesta de Smarmatic de “resetear” las máquinas y llevarlas al “punto cero”, para después hacer una auditoría y comprobar que no es manipulado. Dijo que es preferible esto a unas elecciones manuales, donde el chavismo tiene aún una importante estructura de control social  electoral, que haría más fácil manipular resultados y volveríamos a la famosa “acta mata voto“.

Con un CNE nuevo, se deberían también dictar las normas para definir si los venezolanos en el exterior necesitan la residencia legal para votar y en caso de unas presidenciales, los países con más población venezolana (Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina y Estados Unidos) deberían apoyar en la logística para permitir una votación, lo que pasa por designar juntas electorales y tener testigos de los candidatos.

“La mayoría de estos problemas se pueden resolver con actos normativos del CNE, que debe darle confianza a los actores políticos pero también a los ciudadanos. Una reciente encuesta de Consultores 21 dice que con el actual CNE solo 35 % de los venezolanos iría a votar a unas parlamentarias y 40 % iría a unas presidenciales. Tratar de dirimir nuestros conflictos políticos donde vayan a elegir 4 de cada 10 o 3 de cada 10 venezolanos agravará la crisis”.