Código QR en actas de votación, ¿qué cambios introdujo en la elección de Barinas?

POLÍTICA · 16 ENERO, 2022 09:07

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El director de la escuela de computación de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Robinson Rivas, fue parte del equipo de académicos que hizo una auditoría integral al sistema automatizado de votación y recomendó al Consejo Nacional Electoral (CNE) incorporar el código QR en las actas de votación, así como otras mejoras.

El magister en ciencias de la computación explica a Efecto Cocuyo cuál es la utilidad de este código y cómo las innovaciones tecnológicas pueden sumar transparencia a los procesos electorales.

Aunque el QR se estrenó en las regionales y municipales del 21 de noviembre de 2021, fue en la elección de Barinas de este año que cobró especial importancia por lo inédito del caso: el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó repetir los comicios de gobernador en el estado luego de desconocer la victoria del opositor Freddy Superlano y el partido de gobierno usó recursos públicos para influir en los electores.

A pesar de esto, la victoria opositora no se revirtió y la innovación de las actas permitió a los partidos políticos tener certeza de los resultados de forma rápida, lo que precipitó el reconocimiento de su derrota por parte del oficialista Jorge Arreaza.

¿Qué función tiene el código QR en las actas de votación?

El código QR es un resumen del contenido del acta de votación y su importancia es que simplifica y hace más transparente el conteo de los votos. Antes, para que los partidos pudieran tener los resultados de, por ejemplo, 100 máquinas, tenían que consolidar todas las actas impresas que tenían los testigos, trascribir esos números y sacar el cálculo, ahora pueden pedirle a sus testigos que envíen una foto del código que genera automáticamente una cadena de caracteres donde están escritos los votos, sin errores, sin duplicaciones, y hacer un conteo más transparente.

Los testigos de los partidos pueden, con cualquier teléfono inteligente, leer el código que de manera automática contiene todos los votos que sacó cada una de las opciones políticas que aparecen en el acta, básicamente les facilita el trabajo a las organizaciones políticas.

También hace que esta información sea más transparente porque, sin el código, la única forma de que los partidos, los periodistas o las organizaciones de la sociedad civil tuvieran acceso al contenido de las actas, que debe ser público, era que los testigos que tuvieran las copias impresas les sacaran fotos y las enviaran o transcribieran la información.

¿Además del código QR, qué otras recomendaciones hechas por el equipo de expertos implementó el CNE?

Hay otras observaciones que se pudieron hacer, la que recuerdo es una que tiene que ver con el conteo de incidencias, ahora se hace de forma distinta y se registra en actas, estas actas no se imprimen, pero se envían al CNE. Esto busca reforzar la seguridad de las huellas dactilares, por ejemplo, porque las incidencias relacionadas con esto ahora quedan registradas. Antes de la auditoría integral, estos eventos no quedaban todos registrados, ahora sí y están mejor clasificados.

Expertos proponen cuatro mejoras al CNE para el sistema automatizado de votación

Como especialista en ciencias de la computación, qué reflexión hace sobre el impacto de la tecnología en los procesos electorales.

La primera reflexión es que, desde hace mucho tiempo, hemos venido sosteniendo que la parte automatizada de votación es muy robusta y segura, tanto así que el problema que hubo con las elecciones de Barinas no se debió a manipulaciones ni cambios en los votos de los electores, tuvo que ver con factores políticos.  El ciudadano puede estar seguro que su voto es secreto, no hay forma de saber por quién vota una persona y los votos, una vez que están en la máquina, no pueden ser cambiados, esto es una lección que deja la elección en Barinas.

Lo segundo es que cada innovación que se hace al sistema reduce la posibilidad de que alguien pueda manipular la voluntad de los electores. En la medida en que el sistema sea más automatizado, la intervención humana será menor y habrá más garantías de que es más difícil de manipular.