“Chavismo le tuvo miedo al símbolo de Baduel y por eso se ensañó”, opinan analistas

POLÍTICA · 14 OCTUBRE, 2021 08:16

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El general Raúl Isaías Baduel, muerto en prisión este 12 de octubre, formó parte de las últimas generaciones de la Fuerza Armada Nacional, previas al ascenso de Hugo Chávez al poder. Fue el hombre, a juicio de analistas del tema militar, que luego unió los valores de la institución castrense con la ideología del chavismo.

Baduel fue el militar que unió los valores del nacionalismo-desarrollismo, muy propios de la Fuerza Armada Nacional, de larga tradición anticomunista, con la ideología chavista. Volteó la tortilla, ya la amenaza no era el comunismo sino el imperialismo que se quiere llevar nuestros recursos”, sostiene el politólogo y analista del tema militar, Ricardo Sucre Heredia.

En declaraciones a Efecto Cocuyo, Sucre Heredia, recuerda que Chávez es electo presidente en 1998 en medio de un consenso nacional y militar que se rompió en 2001, cuando fue percibido como agente del comunismo y que llevó a que en 2002 fuera desplazado brevemente del poder.

Como comandante de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista del Ejército, Baduel dirige la operación: Restitución de la Dignidad Nacional, que conduce al regreso de Chávez a Miraflores, tras el golpe de Estado del 11 de abril. En 2004 pasa a ser comandante general del ejército y luego a ministro de la Defensa en 2006.

“Siendo ministro de la Defensa, con un chavismo consolidado en el poder, unió al chavismo con esos valores de la Fuerza Armada. Se usó el tema del petróleo y figuras como las de Francisco de Miranda, el hombre universal, significación que hizo más potable el chavismo dentro de la institución militar”, afirma el politólogo.

 Cambio de rumbo

El también experto en materia militar, Luis Barragán, califica la figura del ascendido general en jefe, como la de un oficial de alta graduación que sin duda hizo una contribución directa al propio desmoronamiento de la FANB, pero que luego rectificó.

Baduel fue el gran propulsor, apunta, de la guerra asimétrica (2003-2005), conocida también como guerra de cuarta generación o “guerra del pueblo”, cuyo objetivo es resistir para hacer que el conflicto no resulte rentable al adversario, según la doctrina del sociólogo de la guerra franco-español, Jorge Verstrynge.

En el discurso de entrega de la transferencia del ministerio de la Defensa que hizo Baduel (julio de 2007) reconoció que equivocó el rumbo y que rectificó porque se percató del error de salvarle el pellejo a Chávez en 2002 y de la influencia de la Cuba castrista en la FANB y su condicionamiento en el país”, apunta el también diputado de 2015.

 En el discurso pronunciado en la Academia Militar de Caracas, el general se despidió del alto cargo con frases como: “Debe estar claro que un sistema socialista de producción no es incompatible con un sistema político profundamente demócrata, con controles y separación de poderes”.

Baduel se quejaba de la “tortura blanca” dentro del Sebin, aclara abogado Omar Mora Tosta

Pase de factura

Al final de la tarde de este 12 de octubre, el fiscal designado por la Constituyente de 2017, Tarek William Saab, anunció la muerte de Baduel. La atribuyó a un ataque cardiorrespiratorio como consecuencia del COVID-19 y aseguró que se le brindaba la atención médica requerida.

El 29 de septiembre, sus familiares denunciaron que fue trasladado desde  “la tumba” como se le conoce a los sótanos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Plaza Venezuela hasta su otra sede en el Helicoide. Preso desde 2017, acusado de atentar contra la libertad y la independencia de la nación y traición a la patria, murió a la espera de un juicio que nunca llegó.

Su caso fue evaluado por la Misión de Determinación de Hechos de Naciones Unidas, por las denuncias de violaciones de derechos humanos durante su prisión, traducidas en tratos crueles, degradantes e inhumanos, desaparición forzosa, incomunicación y la negativa a la atención médica oportuna, pese a que presentó múltiples problemas de salud, alertados por su defensa a las autoridades.

Su muerte causa asombro en el mundo político y militar, es evidente que se le cobró una factura política, que fue humillado, maltratado. El chavismo es muy duro con la traición y por eso se ensañaron más, le tuvo miedo a su símbolo del 11 de abril, al compadrazgo con Chávez que hizo más visceral la pelea entre ambos. Es un mensaje de lo que le puede pasar a los traidores”, advierte Sucre Heredia.

A su juicio, el cobro de la  “traición” llevó primero a que en 2010, Baduel fuera procesado por corrupción (desvío de 3,9 millones de dólares) durante su gestión como ministro y condenado a siete años de prisión. En 2015 se le otorgó libertad condicional y sale de la cárcel militar de Ramo Verde en Los Teques, estado Miranda, tras cumplir más de la mitad de su sentencia. Pero en 2017 es apresado de nuevo con Maduro en Miraflores.

Persecución a su familia 

Barragán destaca que que la saña contra Baduel alcanzó a su familia que ha sufrido de persecución política. Su hijo Raúl Emilio Baduel fue detenido durante las protestas de 2014 y fue excarcelado en 2018. Otro dijo, Josnars Adolfo Baduel está preso desde mayo del año pasado, señalado de participar en la fallida insurrección en las costas venezolanas. Se han denunciado torturas como la asfixia contra él. Posteriormente, en agosto, fue apresado Raúl Iván Baduel.

Fue muy costoso para Baduel su rectificación porque la represión fue más allá de él y afectó a su familia. Su visión particular del país y su futuro, que coincidió al principio con la estafa histórica que representó Chávez, tuvo una ruptura inevitable con el chavismo y su fórmula socialista y eso no fue perdonado, suscitó odios y rencores y procuraron borrarlo de la faz de la tierra, pero asumió las consecuencias de su postura y nunca claudicó”, destacó.

De Baduel también se recuerda que se opuso a la creación de la Milicia Bolivariana y rechazó la reforma constitucional de 2007, propuesta por Chávez. Para Barragán haberse formado bajo la democracia representativa en la que la FANB con todos y sus problemas, respetaba la subordinación del poder militar al civil, terminó pesando más en el general en jefe.

Aunque, de acuerdo con Sucre Heredia, haber sido sondeado por la sociedad opositora de entonces, no así la oposición tradicional, que le hizo sentir que “era el hombre” para un cambio que desplazara a Hugo Chávez, también llevaron a Baduel a rectificar el rumbo, algo a lo que en su momento se habría negado Diosdado Cabello. Esta postura, de conspiración, dijo, le restó puntos entre sus compañeros leales a Chávez.