Autoritarismo, tensiones y preocupación por democracia crecen en Latinoamérica, advierte Félix Arellano - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 10 JUNIO, 2021 19:15

Autoritarismo, tensiones y preocupación por democracia crecen en Latinoamérica, advierte Félix Arellano

Texto por Deisy Martínez

Ver más de

Deisy Martínez

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Un balance de la turbulencia política que afecta a América Latina, arroja crecimiento de autoritarismos hegemónicos, nuevos autoritarismos, tensiones y preocupación por el futuro de la democracia, de acuerdo con el internacionalista, Félix Arellano.

Durante el foro en línea organizado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Ucab, el analista internacional situó a Venezuela, Nicaragua y Cuba, que son gobiernos aliados, en el grupo de países donde el autoritarismo hegemónico (elecciones a la medida, control de las instituciones y la represión aumenta), mientras la crisis, especialmente la venezolana, se agrava.

“Venezuela, Nicaragua y Cuba desmontaron la institucionalidad democrática, no hay posibilidad de competir democráticamente. Todo el que pueda ser una amenaza a la reelección de (Daniel) Ortega en noviembre es detenido. Hace una semanas la popularidad de (Juan Sebastián) Chamorro, detenida en su casa, no tenía alcance nacional, pero por la represión se fortalece su liderazgo, no lo puede ejercer porque hay control absoluto de los poderes públicos pero hay un espíritu libertario que también crece”, expresó.

La noche de este miércoles 9 de junio se produjo la detención del precandidato opositor a la presidencia de Nicaragua, Juan Sebastián Chamorro García, bajo la acusación de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”. Es la cuarta aprehensión de un aspirante de la oposición a la jefatura de Estado en una semana.

La primera detenida fue Cristiana Chamorro, prima de Juan Sebastián, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro y la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales de noviembre próximo. El segundo fue Arturo Cruz, embajador en Estados Unidos del Gobierno de Ortega entre 2007 y 2009. El tercero fue el también precandidato Félix Maradiaga.

Señales de alerta

En el Salvador, Bolivia y México hay señales de alerta, según Arellano, porque si bien todavía hay elecciones competitivas, caminan hacia el autoritarismo.

Se retoma la agenda autoritaria, hay control de poderes públicos, se sataniza a los medios, pero todavía hay elecciones competitivas´´, señala el profesor universitario.

En las recientes elecciones legislativas y locales en México, el izquierdista partido del presidente Manuel López Obrador, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) retuvo la mayoría en la Cámara de Diputados, ganó 15 de 32 gobernadores, 30 congresos locales y más de 1.900 ayuntamientos. Perdió la capacidad para reformar la Constitución, aunque Arellano apunta que aún lo puede lograr si negocia con otros partidos.

En su exposición, el internacionalista igualmente aludió a la situación política “de alta sensibilidad” para el futuro de la democracia en Perú, Colombia y Honduras.

La realidad colombiana es muy compleja como para creer que la crisis se debe solo a influencia de (Nicolás) Maduro para quitar a Iván Duque. No tengo duda de que hay apoyo a grupos radicales, pero hay una crisis institucional que es histórica. Venezuela (el gobierno de Maduro) no es la culpable de lo que pasa en Colombia, la alimenta sí, la beneficia, por supuesto, pero no es la única causa”´ advierte, al ser consultado sobre la supuesta injerencia de Miraflores en las protestas sociales en el vecino país, a raíz de proyecto de reforma tributaria.

Las tensiones, a juicio de Arellano, también crecen en Brasil, Chile, Argentina, Paraguay, Panamá y Ecuador, donde Guillermo Lasso tomó posesión de la presidencia el pasado 24 de mayo.

“En Ecuador Lasso requiere de capacidad negociadora para lograr gobernabilidad con un congreso adverso y un movimiento indígena que se crece”, acotó.

Migrantes afectados

Dada la turbulencia latinoamericana, Arellano considera que los migrantes venezolanos resultan afectados porque siente que se están quedando sin opciones en la búsqueda de mejores oportunidades en países arropados por crisis.

 Sobre las soluciones, el experto advierte que no son “quirúrgicas”´ y no dependen de la intervención de potencias como Estados Unidos sino de los propios nacionales, de la presión que puedan ejercer los factores políticos y sociales.

“Los organismos internacionales actúan según su capacidad, hay que tener cuidado al exigirles más de lo que pueden dar o ser excesivamente duros en las críticas. No le pidamos a la OEA (Organización de Estados Americanos) lo que no puede hacer, el secretario general (Luis) Almagro no tiene control sobre los países. La OEA es lo que los gobiernos que la conforman quieren y es mejor reclamar y denunciar, estando dentro que afuera”, sostuvo.