Acuerdo político no será viable mientras oposición no sea una amenaza electoral, según analista

POLÍTICA · 26 NOVIEMBRE, 2022 12:15

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Acuerdo político. La politóloga y doctora en ciencias sociales María Puerta Riera opina que la oposición no tiene capacidad, en este momento, para imponerle condiciones al gobierno de Nicolás Maduro en la mesa de negociación a la que regresan este sábado 26 de noviembre.

Por esta razón, para que los temas medulares del conflicto venezolano sean discutidos, como la restitución de derechos políticos y la reinstitucionalización del país, la Plataforma Unitaria debe recuperar fuerza para representar una «amenaza electoral», señala.

.-¿Tiene la oposición condiciones para exigir acuerdos políticos, que son el origen del conflicto venezolano, además de los sociales?, ¿está Juan Guaidó fuera de foco cuando condiciona las conversaciones a una resolución política? 

El rol de toda la oposición es lograr condiciones favorables para su agenda política. De eso se trata precisamente la lucha política, porque un gobierno ineficiente o autoritario no necesariamente se traduce en el apoyo popular hacia la Oposición, que es lo que estamos viendo.

En este sentido, no solamente (Juan) Guaidó, sino todos los líderes políticos de la oposición deben entender que no tienen la capacidad política de ponerle condiciones al gobierno de Maduro, que está accediendo a este nuevo intento de negociación promovido por países de la región que entienden la necesidad de lograr descongelar las conversaciones, y que Maduro -como ha sido su costumbre- aprovechará para avanzar en su agenda de levantamiento de las sanciones económicas por parte de los EE.UU. La agenda política no es su prioridad, y la oposición está consciente de ello.

.-¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de la oposición en México?

Las fortalezas continúan siendo el apoyo y la participación de países de la región, además de la mediación de Noruega y Francia en esta fase del proceso. Eso le otorga unas garantías al proceso donde la oposición todavía goza del reconocimiento de la comunidad internacional, a pesar de las circunstancias que rodean al proceso de acercamiento.

Las debilidades tienen que ver con los permanentes desencuentros y rivalidades dentro de la oposición, que el gobierno de Maduro sabe explotar, traduciéndose en una frágil capacidad para la representación que se observa en la valoración que tiene entre la sociedad venezolana. A esto se añaden las inconsistencias de la agenda política y la estrategia de lucha, que se mantienen como rasgos distintivos de las fuerzas opositoras.

.-¿Qué acciones debe ejecutar la oposición para recuperar fuerza, en medio de una relación de asimetría que se plantea en la mesa de negociación?

El tema es la credibilidad en la oposición, y por ende, en la dirigencia opositora. La oposición no tiene poder real, efectivo, pero las oposiciones tienen el poder y la fuerza de la representación. El músculo político de la oposición se encuentra desarticulado, atomizado, por la falta de representación, agudizada luego del outsourcing que hicieran con el gobierno de los EE.UU.

Esto en un escenario donde las tácticas han fallado porque la estrategia ha sido inconsistente, lo que ha contribuido con su debilitamiento. Entonces, lo que cabe esperar es que la oposición reconstruya su propuesta (además de su identidad) para rescatar la confianza de los venezolanos con una estrategia coherente. En síntesis, renunciar al zigzag de estrategia de fuerza por la vía rápida, para luego volver con la estrategia de fondo de condiciones electorales.

-¿Cómo evalúa el paso dado por la oposición con la designación de la Comisión Nacional de Primaria?

 Esta iniciativa es un ejemplo de estrategia de largo alcance con el propósito de generar condiciones, propiciando el crecimiento (reagrupación) de la oposición. Es una iniciativa coherente con la búsqueda de condiciones favorables, comenzando con la creación de confianza entre la sociedad. Si hay respeto por el trabajo de esta comisión es posible pensar en un cambio favorable en la valoración de la oposición.

.-El gobierno de Maduro parece estar más dispuesto a ofrecer una apertura económica que una transición política. En este sentido, ¿puede este proceso avanzar en acuerdos políticos?

El problema es que la gravedad y la profundidad de la crisis económica han forzado a cambiar el orden de prioridades, y el gobierno de Maduro tiene más incentivos para contribuir con esta situación, pues mantiene al país sumergido en la lucha por la supervivencia material, pasando la lucha por condiciones políticas democráticas a un segundo plano.

Mientras la oposición no represente una amenaza electoral para el chavismo esos acuerdos políticos no serán una prioridad para Maduro, porque no serán necesarios para la supervivencia de su régimen.

.-¿Qué puede comentar sobre el papel de EEUU de cara a Venezuela y su interés energético? Hay quienes opinan que Biden necesita mejorar las relaciones con el sector petrolero en casa y reforzar los suministros de petróleo en el extranjero (para combatir la inflación).

La crisis venezolana no es solo un tema de interés en la región, sino que además se ha convertido en un problema con repercusiones en el plano doméstico en los EE.UU. Los expertos petroleros han alertado que la capacidad de producción petrolera de Venezuela está muy mermada, por tanto no se trata tanto de contar con su suministro para incidir en la dinámica de precios del mercado, sino de combatir la influencia de Rusia y China, en el país y la región.

Ahora bien, sin duda que este giro tendría implicaciones a lo interno que podrían ser bienvenidas en el caso de los sectores vinculados a la industria petrolera, pero para quienes apuestan por un cambio en la política energética del país, esto sería motivo de conflicto.

.-Su lectura sobre la “ofensiva diplomática” de Francia, Colombia y Argentina para relanzar la negociación.

La crisis venezolana se convirtió en un problema regional con el éxodo de migrantes en Suramérica, afectando especialmente a países que vieron agudizadas sus propias crisis sociales. Esta situación ha obligado a varios países de la región, junto con la Unión Europea, a buscar salidas a la crisis política venezolana, y a su vez organizar esfuerzos para ayudar a mitigar los efectos de la crisis humanitaria.

Este es el contexto en el que se inscriben las acciones de los gobiernos interviniendo en favor de una negociación política. Sin embargo, en el caso colombiano, el presidente (Gustavo) Petro tiene además en su agenda el tema de la guerrilla, donde el gobierno de Maduro tiene un rol importante que desempeñar. Se trata entonces, por una parte, del tema migratorio, y por el otro, el conflicto con los rebeldes guerrilleros.

Conozca los siete puntos que están en la agenda de negociación en México.

POLÍTICA · 26 ENERO, 2023

Acuerdo político no será viable mientras oposición no sea una amenaza electoral, según analista

Texto por Ibis Leon | @ibisL
Foto por Mairet Chourio

Acuerdo político. La politóloga y doctora en ciencias sociales María Puerta Riera opina que la oposición no tiene capacidad, en este momento, para imponerle condiciones al gobierno de Nicolás Maduro en la mesa de negociación a la que regresan este sábado 26 de noviembre.

Por esta razón, para que los temas medulares del conflicto venezolano sean discutidos, como la restitución de derechos políticos y la reinstitucionalización del país, la Plataforma Unitaria debe recuperar fuerza para representar una «amenaza electoral», señala.

.-¿Tiene la oposición condiciones para exigir acuerdos políticos, que son el origen del conflicto venezolano, además de los sociales?, ¿está Juan Guaidó fuera de foco cuando condiciona las conversaciones a una resolución política? 

El rol de toda la oposición es lograr condiciones favorables para su agenda política. De eso se trata precisamente la lucha política, porque un gobierno ineficiente o autoritario no necesariamente se traduce en el apoyo popular hacia la Oposición, que es lo que estamos viendo.

En este sentido, no solamente (Juan) Guaidó, sino todos los líderes políticos de la oposición deben entender que no tienen la capacidad política de ponerle condiciones al gobierno de Maduro, que está accediendo a este nuevo intento de negociación promovido por países de la región que entienden la necesidad de lograr descongelar las conversaciones, y que Maduro -como ha sido su costumbre- aprovechará para avanzar en su agenda de levantamiento de las sanciones económicas por parte de los EE.UU. La agenda política no es su prioridad, y la oposición está consciente de ello.

.-¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de la oposición en México?

Las fortalezas continúan siendo el apoyo y la participación de países de la región, además de la mediación de Noruega y Francia en esta fase del proceso. Eso le otorga unas garantías al proceso donde la oposición todavía goza del reconocimiento de la comunidad internacional, a pesar de las circunstancias que rodean al proceso de acercamiento.

Las debilidades tienen que ver con los permanentes desencuentros y rivalidades dentro de la oposición, que el gobierno de Maduro sabe explotar, traduciéndose en una frágil capacidad para la representación que se observa en la valoración que tiene entre la sociedad venezolana. A esto se añaden las inconsistencias de la agenda política y la estrategia de lucha, que se mantienen como rasgos distintivos de las fuerzas opositoras.

.-¿Qué acciones debe ejecutar la oposición para recuperar fuerza, en medio de una relación de asimetría que se plantea en la mesa de negociación?

El tema es la credibilidad en la oposición, y por ende, en la dirigencia opositora. La oposición no tiene poder real, efectivo, pero las oposiciones tienen el poder y la fuerza de la representación. El músculo político de la oposición se encuentra desarticulado, atomizado, por la falta de representación, agudizada luego del outsourcing que hicieran con el gobierno de los EE.UU.

Esto en un escenario donde las tácticas han fallado porque la estrategia ha sido inconsistente, lo que ha contribuido con su debilitamiento. Entonces, lo que cabe esperar es que la oposición reconstruya su propuesta (además de su identidad) para rescatar la confianza de los venezolanos con una estrategia coherente. En síntesis, renunciar al zigzag de estrategia de fuerza por la vía rápida, para luego volver con la estrategia de fondo de condiciones electorales.

-¿Cómo evalúa el paso dado por la oposición con la designación de la Comisión Nacional de Primaria?

 Esta iniciativa es un ejemplo de estrategia de largo alcance con el propósito de generar condiciones, propiciando el crecimiento (reagrupación) de la oposición. Es una iniciativa coherente con la búsqueda de condiciones favorables, comenzando con la creación de confianza entre la sociedad. Si hay respeto por el trabajo de esta comisión es posible pensar en un cambio favorable en la valoración de la oposición.

.-El gobierno de Maduro parece estar más dispuesto a ofrecer una apertura económica que una transición política. En este sentido, ¿puede este proceso avanzar en acuerdos políticos?

El problema es que la gravedad y la profundidad de la crisis económica han forzado a cambiar el orden de prioridades, y el gobierno de Maduro tiene más incentivos para contribuir con esta situación, pues mantiene al país sumergido en la lucha por la supervivencia material, pasando la lucha por condiciones políticas democráticas a un segundo plano.

Mientras la oposición no represente una amenaza electoral para el chavismo esos acuerdos políticos no serán una prioridad para Maduro, porque no serán necesarios para la supervivencia de su régimen.

.-¿Qué puede comentar sobre el papel de EEUU de cara a Venezuela y su interés energético? Hay quienes opinan que Biden necesita mejorar las relaciones con el sector petrolero en casa y reforzar los suministros de petróleo en el extranjero (para combatir la inflación).

La crisis venezolana no es solo un tema de interés en la región, sino que además se ha convertido en un problema con repercusiones en el plano doméstico en los EE.UU. Los expertos petroleros han alertado que la capacidad de producción petrolera de Venezuela está muy mermada, por tanto no se trata tanto de contar con su suministro para incidir en la dinámica de precios del mercado, sino de combatir la influencia de Rusia y China, en el país y la región.

Ahora bien, sin duda que este giro tendría implicaciones a lo interno que podrían ser bienvenidas en el caso de los sectores vinculados a la industria petrolera, pero para quienes apuestan por un cambio en la política energética del país, esto sería motivo de conflicto.

.-Su lectura sobre la “ofensiva diplomática” de Francia, Colombia y Argentina para relanzar la negociación.

La crisis venezolana se convirtió en un problema regional con el éxodo de migrantes en Suramérica, afectando especialmente a países que vieron agudizadas sus propias crisis sociales. Esta situación ha obligado a varios países de la región, junto con la Unión Europea, a buscar salidas a la crisis política venezolana, y a su vez organizar esfuerzos para ayudar a mitigar los efectos de la crisis humanitaria.

Este es el contexto en el que se inscriben las acciones de los gobiernos interviniendo en favor de una negociación política. Sin embargo, en el caso colombiano, el presidente (Gustavo) Petro tiene además en su agenda el tema de la guerrilla, donde el gobierno de Maduro tiene un rol importante que desempeñar. Se trata entonces, por una parte, del tema migratorio, y por el otro, el conflicto con los rebeldes guerrilleros.

Conozca los siete puntos que están en la agenda de negociación en México.

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO