OPINIÓN · 24 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué un científico estudiaría el decir groserías?

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los insultos han sido excluidos como tema de investigación seria porque se suponía que era simplemente un signo de agresión, dominio deficiente del idioma o incluso una falta de inteligencia. ¿Es dañino decir groserías? ¿Se debe permitir que los niños las digan? Los psicólogos, lingüistas, antropólogos y sociólogos, tienen la mejor formación para responder preguntas al respecto. Ahora hay suficiente evidencia para desafiar este “lenguaje tabú”, lo que lleva a reconsiderar la naturaleza y el poder de insultar.

Diga o no groserías, es probable que muchos recurran a ellas de vez en cuando, debido a que los insultos están fuertemente influenciadas por variables que pueden cuantificarse a nivel individual. Para estimar el poder de las malas palabras y determinar de dónde provienen, se han revisado recientemente más de cien artículos académicos de diferentes disciplinas. El estudio, publicado en la revista Lingua, muestra que el uso de palabras tabú puede afectar profundamente la forma en que pensamos, actuamos y nos relacionamos.

Las personas a menudo asocian las groserías con hacer catarsis. Es innegablemente diferente y más poderoso que otras formas de uso del lenguaje. Curiosamente, para los hablantes de más de un idioma, la catarsis es casi siempre mayor cuando se insulta primero en el idioma materno, antes que en los idiomas aprendidos posteriormente.

Insultar también activa cambios en el cuerpo, se puede medir en respuestas automáticas, como aumento de la sudoración y, a veces, incremento de la frecuencia cardíaca. Estos cambios sugieren que insultar desencadena la función de “lucha o huida”. La investigación neurocientífica indica que las ofensas podrían estar ubicadas en otras regiones del cerebro asociadas con el habla. Específicamente, podría activar partes del “sistema límbico”, grupo de estructuras que dirigen las emociones y el comportamiento. Estas estructuras están involucradas en aspectos del procesamiento de la memoria y las emociones que son instintivas y difíciles de inhibir. Esto podría explicar por qué las groserías pueden permanecer intactas en personas que han sufrido daño cerebral, como un ACV, y tienen dificultades para hablar.

Los experimentos de laboratorio también muestran efectos cognitivos. Se sabe que las malas palabras llaman más la atención y se recuerdan mejor que otras. Pero también interfieren con el procesamiento cognitivo de otras palabras o estímulos, por lo que parece que las “malas palabras” también pueden interferir con el pensamiento. En experimentos que requieren que las personas sumerjan una mano en agua helada, proferir insultos produce alivio ante el dolor. En estos estudios, vocalizar una palabrota conduce a una mayor tolerancia al dolor y un umbral más alto en comparación con las palabras neutras. En otro artículo han observado una mayor fuerza física en las personas después de maldecir.

Pero maldecir o decir groserías no solo influye en la salud, sino que también afecta nuestras relaciones con los demás. La investigación «ha mostrado una variedad de propósitos sociales distintivos de las groserías, desde expresar agresión y causar ofensas hasta vínculos sociales, humorístico y narración de historias». Las malas palabras pueden incluso ayudarnos a manejar nuestras identidades, mostrar intimidad y confianza, así como aumentar la atención y el dominio sobre otras personas.

Para llegar al fondo de por qué las malas palabras tienen un efecto tan profundo en las personas, se debe investigar la naturaleza de los recuerdos. ¿Las groserías siempre traían consecuencias desagradables, como el castigo, o también había beneficios? ¿Qué pasa con las experiencias de las personas que insultan continuamente a lo largo de su vida? Una explicación es que el “condicionamiento aversivo”, el uso del castigo para evitar que se sigan diciendo groserías, generalmente ocurre durante la infancia. Esto puede establecer una conexión visceral entre el uso del lenguaje y la respuesta emocional. Si bien esta hipótesis suena correcta, solo se evidencia débilmente en un estudio que investigó los recuerdos del castigo infantil por decir groserías. Casi no hay estudios de los vínculos entre tales recuerdos y las respuestas de los adultos con las groserías.

Los investigadores consideran que sería posible que las malas palabras tengan un patrón de memoria similar al de la música durante la adolescencia: «eso es porque, al igual que la música, decir groserías o insultar posiblemente adquiere un nuevo significado en la juventud». Se convierte en una forma importante de responder a las emociones intensas que se tienen durante ese tiempo, pudiendo ser un acto que señala la independencia de los padres y la conexión con los amigos. Por lo tanto, las malas palabras y las canciones utilizadas durante este tiempo, pueden vincularse para siempre con experiencias importantes y memorables.

Aun falta por investigar si existe un vínculo entre los recuerdos al decir malas palabras y los efectos observados en los experimentos, verificando si las personas con recuerdos más positivos responden de manera diferente ante estas palabras. Además, se necesita una muestra mucho más amplia y diversa para caracterizar mejor el uso del lenguaje tabú, respondiendo con mayor precisión a todas las preguntas formuladas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Terapia asistida por el mejor amigo del hombre

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2022 05:30

Un hijo de inmigrantes conmociona la tradición política británica

El origen étnico, la juventud y la fortuna de Rishi Sunak, nuevo Primer Ministro del Reino Unido, sacuden los cimientos de la política británica. Este líder del Partido Conservador recibió el aval de 100 parlamentarios para asumir el cargo en esta democracia parlamentaria, asediada por una crisis económica y un desgaste derivado de la renuncia […]

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

Mientras los procesos de formación universitaria sigan acumulando procesos de enseñanza-aprendizaje en forma de datos inertes, los resultados serán profesionales apáticos. Por consiguiente, profesionales sin mayor observancia de problemas del desarrollo, con actitudes empobrecidas ante las necesidades que crea la complejidad de las realidades. Además, actitudes siempre escurridizas de la atención que requiere el desencuentro […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

Todas las especies son transitorias, pueden extinguirse, generar otras nuevas o transformarse con el tiempo debido a las mutaciones y los cambios ambientales. Entonces ¿qué se podría esperar de una especie al evolucionar en la Tierra durante un millón de años? En ese momento, los continentes tendrán un aspecto similar al actual y el Sol […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

Una nueva ronda de negociación se ha iniciado en México para abordar la particular situación de Venezuela. Un acuerdo social suscrito por las partes va a permitir reabrir el juego financiero para atender la difícil complejidad social del país. En medio de la desconfianza precedente y las aristas que han envuelto las posiciones en torno […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022

¿Por qué un científico estudiaría el decir groserías?

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Los insultos han sido excluidos como tema de investigación seria porque se suponía que era simplemente un signo de agresión, dominio deficiente del idioma o incluso una falta de inteligencia. ¿Es dañino decir groserías? ¿Se debe permitir que los niños las digan? Los psicólogos, lingüistas, antropólogos y sociólogos, tienen la mejor formación para responder preguntas al respecto. Ahora hay suficiente evidencia para desafiar este “lenguaje tabú”, lo que lleva a reconsiderar la naturaleza y el poder de insultar.

Diga o no groserías, es probable que muchos recurran a ellas de vez en cuando, debido a que los insultos están fuertemente influenciadas por variables que pueden cuantificarse a nivel individual. Para estimar el poder de las malas palabras y determinar de dónde provienen, se han revisado recientemente más de cien artículos académicos de diferentes disciplinas. El estudio, publicado en la revista Lingua, muestra que el uso de palabras tabú puede afectar profundamente la forma en que pensamos, actuamos y nos relacionamos.

Las personas a menudo asocian las groserías con hacer catarsis. Es innegablemente diferente y más poderoso que otras formas de uso del lenguaje. Curiosamente, para los hablantes de más de un idioma, la catarsis es casi siempre mayor cuando se insulta primero en el idioma materno, antes que en los idiomas aprendidos posteriormente.

Insultar también activa cambios en el cuerpo, se puede medir en respuestas automáticas, como aumento de la sudoración y, a veces, incremento de la frecuencia cardíaca. Estos cambios sugieren que insultar desencadena la función de “lucha o huida”. La investigación neurocientífica indica que las ofensas podrían estar ubicadas en otras regiones del cerebro asociadas con el habla. Específicamente, podría activar partes del “sistema límbico”, grupo de estructuras que dirigen las emociones y el comportamiento. Estas estructuras están involucradas en aspectos del procesamiento de la memoria y las emociones que son instintivas y difíciles de inhibir. Esto podría explicar por qué las groserías pueden permanecer intactas en personas que han sufrido daño cerebral, como un ACV, y tienen dificultades para hablar.

Los experimentos de laboratorio también muestran efectos cognitivos. Se sabe que las malas palabras llaman más la atención y se recuerdan mejor que otras. Pero también interfieren con el procesamiento cognitivo de otras palabras o estímulos, por lo que parece que las “malas palabras” también pueden interferir con el pensamiento. En experimentos que requieren que las personas sumerjan una mano en agua helada, proferir insultos produce alivio ante el dolor. En estos estudios, vocalizar una palabrota conduce a una mayor tolerancia al dolor y un umbral más alto en comparación con las palabras neutras. En otro artículo han observado una mayor fuerza física en las personas después de maldecir.

Pero maldecir o decir groserías no solo influye en la salud, sino que también afecta nuestras relaciones con los demás. La investigación «ha mostrado una variedad de propósitos sociales distintivos de las groserías, desde expresar agresión y causar ofensas hasta vínculos sociales, humorístico y narración de historias». Las malas palabras pueden incluso ayudarnos a manejar nuestras identidades, mostrar intimidad y confianza, así como aumentar la atención y el dominio sobre otras personas.

Para llegar al fondo de por qué las malas palabras tienen un efecto tan profundo en las personas, se debe investigar la naturaleza de los recuerdos. ¿Las groserías siempre traían consecuencias desagradables, como el castigo, o también había beneficios? ¿Qué pasa con las experiencias de las personas que insultan continuamente a lo largo de su vida? Una explicación es que el “condicionamiento aversivo”, el uso del castigo para evitar que se sigan diciendo groserías, generalmente ocurre durante la infancia. Esto puede establecer una conexión visceral entre el uso del lenguaje y la respuesta emocional. Si bien esta hipótesis suena correcta, solo se evidencia débilmente en un estudio que investigó los recuerdos del castigo infantil por decir groserías. Casi no hay estudios de los vínculos entre tales recuerdos y las respuestas de los adultos con las groserías.

Los investigadores consideran que sería posible que las malas palabras tengan un patrón de memoria similar al de la música durante la adolescencia: «eso es porque, al igual que la música, decir groserías o insultar posiblemente adquiere un nuevo significado en la juventud». Se convierte en una forma importante de responder a las emociones intensas que se tienen durante ese tiempo, pudiendo ser un acto que señala la independencia de los padres y la conexión con los amigos. Por lo tanto, las malas palabras y las canciones utilizadas durante este tiempo, pueden vincularse para siempre con experiencias importantes y memorables.

Aun falta por investigar si existe un vínculo entre los recuerdos al decir malas palabras y los efectos observados en los experimentos, verificando si las personas con recuerdos más positivos responden de manera diferente ante estas palabras. Además, se necesita una muestra mucho más amplia y diversa para caracterizar mejor el uso del lenguaje tabú, respondiendo con mayor precisión a todas las preguntas formuladas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Terapia asistida por el mejor amigo del hombre

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?