OPINIÓN · 17 OCTUBRE, 2022 05:25

Terapia asistida por el mejor amigo del hombre

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Es bien conocido que los perros benefician profundamente la salud mental y brindan apoyo emocional. Según una nueva investigación, las mascotas también podrían ayudar a nuestro cerebro de otras maneras sorprendentes. Los hallazgos de este trabajo fueron publicados el miércoles en la revista PLOS ONE, en el cual se analizó el impacto que tiene el acariciar a un perro sobre la corteza prefrontal del cerebro, arrojando resultados que algún día podrían mejorar los tratamientos de terapia asistida por animales.

La corteza prefrontal del cerebro desempeña un papel vital en el procesamiento de las emociones y la regulación de las tareas relacionadas con el funcionamiento ejecutivo, como la atención, la retención de la memoria, el estrés, la depresión y la resolución de problemas. La corteza es particularmente relevante porque ayuda a regular y procesar las interacciones sociales y emocionales. Los científicos querían saber cómo respondería esta parte del cerebro al interactuar con un perro, que se encuentra entre las mascotas más comunes en las terapias asistidas por animales. Los autores indicaron que «decidimos comenzar este estudio porque se sabe poco sobre la reacción del cerebro al interactuar con animales».

El equipo de investigación analizó cómo se activó la corteza frontal de los 21 voluntarios en respuesta al contacto con un perro o un león de peluche, en comparación con una actividad neutral como mirar una pared blanca. Los investigadores midieron la actividad cerebral utilizando un gorro con sensores que generaba una neuroimagen infrarroja (escáner cerebral portátil), siendo una forma no invasiva de medir la actividad cerebral a través de la saturación de oxígeno de la sangre en el cerebro. También tiene ventajas sobre otros métodos de imágenes cerebrales, dado que los participantes pueden sentarse en una habitación cómoda y sentirse más cómodos.

Cada voluntario participó en seis sesiones: tres con perros (Jack Russell terrier, Golden Retriever y Goldendoodle) y tres con el león de peluche. En las sesiones que involucraban a un animal de peluche, los investigadores colocaron el juguete en el regazo de los participantes para que lo vieran y luego lo pudieran acariciar. De manera similar, colocaban a un perro que se acostaba cerca de la pierna y, en una sesión posterior, se permitía al participante acariciar al animal.

La investigación arrojó dos hallazgos clave que brindaron una visión sorprendente del impacto de los perros en el cerebro humano. Primero: la actividad cerebral en la corteza prefrontal aumentó cuando los participantes tenían un contacto más cercano con el peluche o el perro vivo. «Nuestros resultados confirman estudios previos que vinculan el contacto más cercano con animales o el control de estímulos con una mayor activación cerebral», indicaron en el artículo. Pero, el segundo hallazgo fue aún más concluyente: los participantes del estudio experimentaron una mayor actividad cerebral cuando acariciaban al perro, que cuando interactuaban con el animal de peluche, lo que indica que la respuesta podría estar relacionada con la conexión o el vínculo social entre seres vivos.

¿Por qué es importante esta investigación? El artículo sugiere que acariciar a un perro puede generar emociones positivas y activar la atención de una manera que los animales de peluche no lo pueden hacer. Estos resultados están en línea con estudios previos realizados con caballos y gatos, pero es el primero en documentar una mayor actividad cerebral humana al interactuar con los caninos. Lo nuevo aquí, es que los autores determinaron diferentes respuestas al ver, sentir o acariciar a una mascota. Si bien la actividad cerebral disminuyó entre la primera y la segunda interacción que los participantes tuvieron con el animal de peluche, ocurrió lo contrario con el perro, un resultado que sorprendió a los científicos. Si bien no pudieron decir con certeza por qué la actividad cerebral aumentó con el tiempo mientras acariciaban al perro, los investigadores tienen una sospecha: «nuestra explicación es que el participante estableció un vínculo con el perro». Las señales no verbales positivas y las interacciones recíprocas proporcionadas por un animal vivo podrían explicar en parte esta diferencia.

Esa conexión probablemente les dio a los participantes una sensación de cariño, lo que llevó a un aumento en la atención, indicada por una mayor actividad en la corteza prefrontal, al acariciar al perro en comparación con el animal de peluche. Investigaciones anteriores habían mostrado que los animales pueden mejorar la atención en los humanos, probablemente al aumentar su compromiso emocional. «Creemos que la participación emocional podría ser un mecanismo subyacente central de la activación cerebral en las interacciones entre humanos y animales» explican los especialistas.


Los perros de terapia

Los perros podrían ayudar a los pacientes que tienen dificultades para vincularse con otras personas. Los perros de terapia ya se están utilizando en entornos médicos para el control del dolor y otros fines. Otros resultados podrían ser relevantes para la terapia con pacientes que presentan déficits en la motivación, la atención y el funcionamiento socioemocional. Estas actividades podrían aumentar la posibilidad de aprender sobre estos trastornos y lograr objetivos terapéuticos.

Será necesario realizar más investigaciones para confirmar y aprovechar la investigación, antes de que los perros de terapia puedan ayudar a las personas con déficit de atención. La investigación futura podría centrarse en si los participantes se benefician de un mayor compromiso emocional y atención al acariciar a los cachorros, o si este hallazgo solo se aplica a los humanos a los que ya les gustan los perros. Este estudio es solo un primer paso.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Nobel a la transformación de la química

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

La OFAC extendió la licencia general 41 que autoriza a la multinacional petrolera Chevron a reiniciar sus operaciones de producción y exportación de crudo, el pasado 26 de noviembre. La licencia no permite realizar pagos de regalías o utilidades al gobierno nacional, PDVSA o empresas relacionadas, así como a personas u organizaciones vinculadas con Rusia. […]

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

¿Qué está pasando en el país?, ¿por qué tanta crueldad hacia los niños? El video de un niño siendo abusado por varias mujeres reavivó el sentimiento. El Fiscal General presentó un balance en el marco del 53° Aniversario del Ministerio Público que concluye que se han registrado un total de 1.494 casos de delitos de […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Mi historia, mis términos

Así se llama el libro que en días pasados presentamos desde la ONGs Resonalia y FeminismoINC, fruto de un trabajo liderado por la activista feminista María Luisa Campos y en esfuerzo solidario con muchas otras mujeres y organizaciones feministas en Venezuela. Se trata de un libro para sobrevivientes de violencia sexual basado en una traducción […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022

Terapia asistida por el mejor amigo del hombre

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Es bien conocido que los perros benefician profundamente la salud mental y brindan apoyo emocional. Según una nueva investigación, las mascotas también podrían ayudar a nuestro cerebro de otras maneras sorprendentes. Los hallazgos de este trabajo fueron publicados el miércoles en la revista PLOS ONE, en el cual se analizó el impacto que tiene el acariciar a un perro sobre la corteza prefrontal del cerebro, arrojando resultados que algún día podrían mejorar los tratamientos de terapia asistida por animales.

La corteza prefrontal del cerebro desempeña un papel vital en el procesamiento de las emociones y la regulación de las tareas relacionadas con el funcionamiento ejecutivo, como la atención, la retención de la memoria, el estrés, la depresión y la resolución de problemas. La corteza es particularmente relevante porque ayuda a regular y procesar las interacciones sociales y emocionales. Los científicos querían saber cómo respondería esta parte del cerebro al interactuar con un perro, que se encuentra entre las mascotas más comunes en las terapias asistidas por animales. Los autores indicaron que «decidimos comenzar este estudio porque se sabe poco sobre la reacción del cerebro al interactuar con animales».

El equipo de investigación analizó cómo se activó la corteza frontal de los 21 voluntarios en respuesta al contacto con un perro o un león de peluche, en comparación con una actividad neutral como mirar una pared blanca. Los investigadores midieron la actividad cerebral utilizando un gorro con sensores que generaba una neuroimagen infrarroja (escáner cerebral portátil), siendo una forma no invasiva de medir la actividad cerebral a través de la saturación de oxígeno de la sangre en el cerebro. También tiene ventajas sobre otros métodos de imágenes cerebrales, dado que los participantes pueden sentarse en una habitación cómoda y sentirse más cómodos.

Cada voluntario participó en seis sesiones: tres con perros (Jack Russell terrier, Golden Retriever y Goldendoodle) y tres con el león de peluche. En las sesiones que involucraban a un animal de peluche, los investigadores colocaron el juguete en el regazo de los participantes para que lo vieran y luego lo pudieran acariciar. De manera similar, colocaban a un perro que se acostaba cerca de la pierna y, en una sesión posterior, se permitía al participante acariciar al animal.

La investigación arrojó dos hallazgos clave que brindaron una visión sorprendente del impacto de los perros en el cerebro humano. Primero: la actividad cerebral en la corteza prefrontal aumentó cuando los participantes tenían un contacto más cercano con el peluche o el perro vivo. «Nuestros resultados confirman estudios previos que vinculan el contacto más cercano con animales o el control de estímulos con una mayor activación cerebral», indicaron en el artículo. Pero, el segundo hallazgo fue aún más concluyente: los participantes del estudio experimentaron una mayor actividad cerebral cuando acariciaban al perro, que cuando interactuaban con el animal de peluche, lo que indica que la respuesta podría estar relacionada con la conexión o el vínculo social entre seres vivos.

¿Por qué es importante esta investigación? El artículo sugiere que acariciar a un perro puede generar emociones positivas y activar la atención de una manera que los animales de peluche no lo pueden hacer. Estos resultados están en línea con estudios previos realizados con caballos y gatos, pero es el primero en documentar una mayor actividad cerebral humana al interactuar con los caninos. Lo nuevo aquí, es que los autores determinaron diferentes respuestas al ver, sentir o acariciar a una mascota. Si bien la actividad cerebral disminuyó entre la primera y la segunda interacción que los participantes tuvieron con el animal de peluche, ocurrió lo contrario con el perro, un resultado que sorprendió a los científicos. Si bien no pudieron decir con certeza por qué la actividad cerebral aumentó con el tiempo mientras acariciaban al perro, los investigadores tienen una sospecha: «nuestra explicación es que el participante estableció un vínculo con el perro». Las señales no verbales positivas y las interacciones recíprocas proporcionadas por un animal vivo podrían explicar en parte esta diferencia.

Esa conexión probablemente les dio a los participantes una sensación de cariño, lo que llevó a un aumento en la atención, indicada por una mayor actividad en la corteza prefrontal, al acariciar al perro en comparación con el animal de peluche. Investigaciones anteriores habían mostrado que los animales pueden mejorar la atención en los humanos, probablemente al aumentar su compromiso emocional. «Creemos que la participación emocional podría ser un mecanismo subyacente central de la activación cerebral en las interacciones entre humanos y animales» explican los especialistas.


Los perros de terapia

Los perros podrían ayudar a los pacientes que tienen dificultades para vincularse con otras personas. Los perros de terapia ya se están utilizando en entornos médicos para el control del dolor y otros fines. Otros resultados podrían ser relevantes para la terapia con pacientes que presentan déficits en la motivación, la atención y el funcionamiento socioemocional. Estas actividades podrían aumentar la posibilidad de aprender sobre estos trastornos y lograr objetivos terapéuticos.

Será necesario realizar más investigaciones para confirmar y aprovechar la investigación, antes de que los perros de terapia puedan ayudar a las personas con déficit de atención. La investigación futura podría centrarse en si los participantes se benefician de un mayor compromiso emocional y atención al acariciar a los cachorros, o si este hallazgo solo se aplica a los humanos a los que ya les gustan los perros. Este estudio es solo un primer paso.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Nobel a la transformación de la química

 

¿Cómo valoras esta información?

7

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños