OPINIÓN · 14 JULIO, 2021 05:30

Para avanzar más rápido en igualdad empresarial

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Foro Generación Igualdad París convocado por Naciones Unidas, concluyó el pasado 2 de julio con el anuncio de firmes compromisos en materia de igualdad de género y el lanzamiento de un plan de acción global para acelerar los avances en esta materia para el 2026, respaldado por casi 40.000 millones de dólares de inversiones ya confirmadas.

Pero se trata de un plan, según informaron, que no se concentra en más diagnósticos, sino en acciones contundentes y concretas. Sin duda, esta es una excelente noticia porque ya es tiempo de que pasemos de la sensibilización y concientización al real compromiso con la igualdad y que ello se traduzca de verdad, en oportunidades para las mujeres en medio de tan difícil coyuntura económica.

Parece mentira que todavía en 2021 haya que argumentar acerca de los beneficios que aporta la participación masiva de las mujeres en el desarrollo económico de los países, empresas y familias y que sigamos rogando por cuotas cuando somos la mitad de la población. Los datos ya están ahí, por lo que es tiempo de explorar nuevos caminos para lograr que esta radiografía cambie y para que, de una vez por todas, la participación de las mujeres en la vida económica sea ejercida a plenitud, en igualdad de condiciones.

Cuesta llegar

Lograr autonomía financiera en Venezuela es una tarea llena de desafíos monumentales por los problemas que surgen de enfrentar un entorno políticamente inestable, escasez de servicios básicos, hiper inflación sostenida, la creciente fuga de talentos, los efectos perniciosos de la pandemia y una emergencia humanitaria compleja, que impactan a toda la población trabajadora.

Pero si se es mujer es el triple de difícil. Y si es negra, homosexual, indígena, migrante, rural o sufre alguna discapacidad, peor aún, porque todas las fuentes de discriminación se superponen y multiplican la exclusión. Como ya sabemos, las mujeres pobres son más pobres que un hombre pobre.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida del 2020, solo 4 de cada 10 mujeres se encuentran laborando en este momento, aunado al hecho de que existe un 60% de feminización de la jefatura en hogares monoparentales. En el caso de los empleadores, solo 3 de cada 10 personas son mujeres. También se observó que el 45% de las mujeres cuenta con un empleo formal, en comparación con el 60% de los hombres ya formalizados en el área laboral. Son datos que reflejan la enorme dificultad para alcanzar las metas de igualdad en los espacios laborales.

Todo este contexto, unido a las barreras estructurales y los mecanismos de exclusión institucionalizados que habitualmente encontramos en la raíz de la falta de mujeres en los espacios de poder, se conjugan para que muy pocas estén presentes en las juntas directivas o sean dueñas de empresas medianas o grandes, para que haya brecha salarial, para que la maternidad sea una razón para no contratar o penalizar, para que el acoso sexual laboral se ensañe particularmente contra las mujeres y para que muchas tengan que abandonar su carrera o emprendimiento en contra de sus deseos y aspiraciones.

¿Igualdad en las empresas venezolanas?

La mayoría de las empresas en Venezuela, sobre todo las criollas, están lejos de plantearse la igualdad de género como una línea de trabajo importante. Muchas están tomando decisiones derivadas de una visión mecanicista y poco sensibilizada sobre la forma de cómo las mujeres lidian en medio de tantos conflictos, para poder mantener sus empleos y cumplir con los estándares que se les exige y así llegar a la cima gerencial. Ni siquiera están llevando datos desagregados por sexo, ni generando información que les permita darse cuenta de las causas que impiden a sus trabajadoras alcanzar su máximo desarrollo, con el consecuente e histórico desaprovechamiento del talento femenino.

Lo bueno es que el tema ya está sobre la mesa a diferencia de hace unos años atrás cuando se pensaba que nada de esto impactaba la sostenibilidad empresarial y que están haciendo esfuerzos por colocar a más mujeres en posiciones decisorias. Sin embargo, no se trata nada más de un asunto de cantidad de mujeres, sino de acción feminista desde sus haceres diarios.

Caballo de Troya

Por eso, pido a las mujeres que están más cerca de acceder al poder y sobre todo a quienes ya lo están ejerciendo, sea político o económico, para que se formen en teoría y práctica feminista, de manera que puedan abrir a conciencia espacios para las que vienen atrás, para que lideren proyectos destinados a cerrar brechas y para que formulen políticas de género sensitivas que ayuden a nivelar la balanza de poder a lo interno de sus organizaciones.

Esa sería una medida estratégica que nos permitiría avanzar más rápido y además evitaría que las “poderosas no empoderadas” dejen de reproducir los mismos mecanismos de dominación masculinos que les dificultaron a ellas llegar y de los cuales no están siempre conscientes. Creo que las transformaciones culturales se pueden gestar desde adentro de las propias estructuras y nosotras podemos hacerlo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Adiós al melodrama rosa

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China

Esta semana ha estado llena de eventos importantes en la geopolítica mundial, pero sin duda, el más controvertido y que ha generado mayor preocupación internacional ha sido la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos, a Taiwán de manera oficial y en medio de reclamos diplomáticos […]

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022

Para avanzar más rápido en igualdad empresarial

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

El Foro Generación Igualdad París convocado por Naciones Unidas, concluyó el pasado 2 de julio con el anuncio de firmes compromisos en materia de igualdad de género y el lanzamiento de un plan de acción global para acelerar los avances en esta materia para el 2026, respaldado por casi 40.000 millones de dólares de inversiones ya confirmadas.

Pero se trata de un plan, según informaron, que no se concentra en más diagnósticos, sino en acciones contundentes y concretas. Sin duda, esta es una excelente noticia porque ya es tiempo de que pasemos de la sensibilización y concientización al real compromiso con la igualdad y que ello se traduzca de verdad, en oportunidades para las mujeres en medio de tan difícil coyuntura económica.

Parece mentira que todavía en 2021 haya que argumentar acerca de los beneficios que aporta la participación masiva de las mujeres en el desarrollo económico de los países, empresas y familias y que sigamos rogando por cuotas cuando somos la mitad de la población. Los datos ya están ahí, por lo que es tiempo de explorar nuevos caminos para lograr que esta radiografía cambie y para que, de una vez por todas, la participación de las mujeres en la vida económica sea ejercida a plenitud, en igualdad de condiciones.

Cuesta llegar

Lograr autonomía financiera en Venezuela es una tarea llena de desafíos monumentales por los problemas que surgen de enfrentar un entorno políticamente inestable, escasez de servicios básicos, hiper inflación sostenida, la creciente fuga de talentos, los efectos perniciosos de la pandemia y una emergencia humanitaria compleja, que impactan a toda la población trabajadora.

Pero si se es mujer es el triple de difícil. Y si es negra, homosexual, indígena, migrante, rural o sufre alguna discapacidad, peor aún, porque todas las fuentes de discriminación se superponen y multiplican la exclusión. Como ya sabemos, las mujeres pobres son más pobres que un hombre pobre.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida del 2020, solo 4 de cada 10 mujeres se encuentran laborando en este momento, aunado al hecho de que existe un 60% de feminización de la jefatura en hogares monoparentales. En el caso de los empleadores, solo 3 de cada 10 personas son mujeres. También se observó que el 45% de las mujeres cuenta con un empleo formal, en comparación con el 60% de los hombres ya formalizados en el área laboral. Son datos que reflejan la enorme dificultad para alcanzar las metas de igualdad en los espacios laborales.

Todo este contexto, unido a las barreras estructurales y los mecanismos de exclusión institucionalizados que habitualmente encontramos en la raíz de la falta de mujeres en los espacios de poder, se conjugan para que muy pocas estén presentes en las juntas directivas o sean dueñas de empresas medianas o grandes, para que haya brecha salarial, para que la maternidad sea una razón para no contratar o penalizar, para que el acoso sexual laboral se ensañe particularmente contra las mujeres y para que muchas tengan que abandonar su carrera o emprendimiento en contra de sus deseos y aspiraciones.

¿Igualdad en las empresas venezolanas?

La mayoría de las empresas en Venezuela, sobre todo las criollas, están lejos de plantearse la igualdad de género como una línea de trabajo importante. Muchas están tomando decisiones derivadas de una visión mecanicista y poco sensibilizada sobre la forma de cómo las mujeres lidian en medio de tantos conflictos, para poder mantener sus empleos y cumplir con los estándares que se les exige y así llegar a la cima gerencial. Ni siquiera están llevando datos desagregados por sexo, ni generando información que les permita darse cuenta de las causas que impiden a sus trabajadoras alcanzar su máximo desarrollo, con el consecuente e histórico desaprovechamiento del talento femenino.

Lo bueno es que el tema ya está sobre la mesa a diferencia de hace unos años atrás cuando se pensaba que nada de esto impactaba la sostenibilidad empresarial y que están haciendo esfuerzos por colocar a más mujeres en posiciones decisorias. Sin embargo, no se trata nada más de un asunto de cantidad de mujeres, sino de acción feminista desde sus haceres diarios.

Caballo de Troya

Por eso, pido a las mujeres que están más cerca de acceder al poder y sobre todo a quienes ya lo están ejerciendo, sea político o económico, para que se formen en teoría y práctica feminista, de manera que puedan abrir a conciencia espacios para las que vienen atrás, para que lideren proyectos destinados a cerrar brechas y para que formulen políticas de género sensitivas que ayuden a nivelar la balanza de poder a lo interno de sus organizaciones.

Esa sería una medida estratégica que nos permitiría avanzar más rápido y además evitaría que las “poderosas no empoderadas” dejen de reproducir los mismos mecanismos de dominación masculinos que les dificultaron a ellas llegar y de los cuales no están siempre conscientes. Creo que las transformaciones culturales se pueden gestar desde adentro de las propias estructuras y nosotras podemos hacerlo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Adiós al melodrama rosa

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas