OPINIÓN · 11 MARZO, 2022 05:08

Mucho camisón pa’ Petra

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

¿Cómo valoras esta información?

10
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No son pocas las personas que perciben una recuperación económica en nuestro país. Sin embargo, esto no es más que un cruel espejismo, dado que las principales causas de nuestros males no se han superado y, tristemente, tampoco estamos cerca. Por ejemplo, pese a que en los últimos años el gobierno ha tomado decisiones en materia económica (flexibilización cambiaria, liberación del control de precios, facilidades para las importaciones, entre otros), todavía nadie se atrevería a decir que Venezuela goza de plenas libertades económicas, políticas, sociales y, mucho menos, certeza jurídica.

Por otra parte, esa rareza de tener dos presidentes, dos congresos y dos tribunales, no le ofrecen garantías de estabilidad institucional —ni mental— a nadie para llevar a cabo las grandes inversiones productivas en los sectores que imprimen mayor dinamismo económico (léase agroindustria, construcción, manufactura, transporte, etc.). La última encuesta de Conindustria da cuenta de aquello: casi el 60% de las empresas manufactureras encuestadas no tuvo cambios en su nómina en el 2021 y tampoco cree que generará nuevas fuentes de trabajo en el año en curso.

Cuando queramos hablar seriamente de recuperación económica debemos preguntarnos cuál es la situación del capital humano, y para nadie es un secreto que ya no contamos en abundancia de ese insumo imprescindible para la reconstrucción de la nación. En otras palabras, sin talento y liderazgo productivo es muy difícil tomar las decisiones correctas para retomar la senda del crecimiento nacional. Es sabido que, más allá de las maquinarias y los activos de capital, lo más importante de un país es su recurso humano. Y en el horizonte tampoco se percibe que esto cambie, muy por el contrario, la pérdida en la calidad de la educación, el incremento de la pobreza y la desnutrición son factores que alejan posibles mejoras en este aspecto.

Otra consideración que debemos mirar de cerca al momento de convencernos de que estamos experimentando síntomas saludables de un restablecimiento sostenido de la actividad económica, es la situación de los servicios públicos para expandir las capacidades productivas o, en palabras simples, debemos preguntarnos si tenemos las mínimas condiciones para ampliar la producción. Y aquí ya sabemos que el suministro eléctrico, las telecomunicaciones o el agua no son los servicios más automáticos y fiables que tenemos.

Y, aún más, para recuperar la eficiencia de dichos servicios se requiere de grandes inversiones. ¿De cuánto hablamos? Hace dos meses atrás, el ingeniero José María De Viana (expresidente de Hidrocapital y Movilnet) estimaba que, «en agua, por ejemplo, tenemos que invertir 1.500 millones de dólares en tres años; en energía eléctrica 15.000 millones de dólares y en el caso de las telecomunicaciones, dependiendo de lo que quieras hacer, 10.000 millones de dólares». Con estas cifras, y conociendo el actual estado de la hacienda pública y la baja confianza que tiene nuestro país para que actores internos y externos se animen con este tipo de inversiones, lamentablemente a uno no se le ocurre otra cosa que decir: mucho camisón pa’ Petra.

Así pues, lo que estamos viviendo son alivios (después de tener una economía deprimida/agonizada y la pérdida cercana a un 80% del PIB), pequeños paliativos, pero el enfermo está lejos de haber superado su enfermedad. Algunos sobreestiman los signos de recuperación, pues la verdad es que se necesita un trabajo consensuado por mucho tiempo para hablar verdaderamente de un crecimiento real, inclusivo y sostenido o, simplemente, para decir: la reconstrucción goza de buena salud y está en marcha.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La corrupción de cada día

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 AGOSTO, 2022 04:39

Drama o bendición en Venezuela

Dos testimonios que denotan cómo se ha visto amputada la niñez y la adolescencia para poder sobrevivir en el país. El primero es sobre un joven de 23 años que busca fuentes de financiamiento para su negocio en Maiquetía, pero que comenzó a trabajar cuando tenía seis años; y el segundo es Darwin, un niño […]

OPINIÓN · 18 AGOSTO, 2022 05:45

Tolerancia cero al abuso sexual infantil

Recientemente, el Fiscal Tarek William Saab expresaba que se iniciaría una campaña contra la pedofilia, bajo la etiqueta #PedofiliaesCrimen. Agregó que se desarrollará una línea de comunicación en redes y otra de sensibilización a través de actividades presenciales. De entrada, debemos señalar el apoyo a cualquier iniciativa que busque desnaturalizar cualquier forma de violencia hacia […]

OPINIÓN · 17 AGOSTO, 2022 04:30

El mito del síndrome de la impostora

Una participante en un foro mencionó que en una oportunidad le negaron una promoción en su empresa bajo la excusa de que ese movimiento hubiese dejado por fuera a su jefe inmediato, quien por cierto tenía menos credenciales que ella. Reclamó, pero recibió el mensaje de que su insistencia no sería bien vista, por lo […]

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

In memóriam a mi perro Roy Toda buena amistad deja huellas que construyen sueños y motivan realidades. Huellas que aleccionan para la vida. Lecciones que marcan emociones, momentos y experiencias. Igualmente, actitudes. Esto lo ofrecen sólo los amigos. Ellos saben brindar el socorro que clama la necesidad. Desde la más llana, hasta aquellas que no […]

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022

Mucho camisón pa’ Petra

Texto por Oscar Morales Rodríguez

No son pocas las personas que perciben una recuperación económica en nuestro país. Sin embargo, esto no es más que un cruel espejismo, dado que las principales causas de nuestros males no se han superado y, tristemente, tampoco estamos cerca. Por ejemplo, pese a que en los últimos años el gobierno ha tomado decisiones en materia económica (flexibilización cambiaria, liberación del control de precios, facilidades para las importaciones, entre otros), todavía nadie se atrevería a decir que Venezuela goza de plenas libertades económicas, políticas, sociales y, mucho menos, certeza jurídica.

Por otra parte, esa rareza de tener dos presidentes, dos congresos y dos tribunales, no le ofrecen garantías de estabilidad institucional —ni mental— a nadie para llevar a cabo las grandes inversiones productivas en los sectores que imprimen mayor dinamismo económico (léase agroindustria, construcción, manufactura, transporte, etc.). La última encuesta de Conindustria da cuenta de aquello: casi el 60% de las empresas manufactureras encuestadas no tuvo cambios en su nómina en el 2021 y tampoco cree que generará nuevas fuentes de trabajo en el año en curso.

Cuando queramos hablar seriamente de recuperación económica debemos preguntarnos cuál es la situación del capital humano, y para nadie es un secreto que ya no contamos en abundancia de ese insumo imprescindible para la reconstrucción de la nación. En otras palabras, sin talento y liderazgo productivo es muy difícil tomar las decisiones correctas para retomar la senda del crecimiento nacional. Es sabido que, más allá de las maquinarias y los activos de capital, lo más importante de un país es su recurso humano. Y en el horizonte tampoco se percibe que esto cambie, muy por el contrario, la pérdida en la calidad de la educación, el incremento de la pobreza y la desnutrición son factores que alejan posibles mejoras en este aspecto.

Otra consideración que debemos mirar de cerca al momento de convencernos de que estamos experimentando síntomas saludables de un restablecimiento sostenido de la actividad económica, es la situación de los servicios públicos para expandir las capacidades productivas o, en palabras simples, debemos preguntarnos si tenemos las mínimas condiciones para ampliar la producción. Y aquí ya sabemos que el suministro eléctrico, las telecomunicaciones o el agua no son los servicios más automáticos y fiables que tenemos.

Y, aún más, para recuperar la eficiencia de dichos servicios se requiere de grandes inversiones. ¿De cuánto hablamos? Hace dos meses atrás, el ingeniero José María De Viana (expresidente de Hidrocapital y Movilnet) estimaba que, «en agua, por ejemplo, tenemos que invertir 1.500 millones de dólares en tres años; en energía eléctrica 15.000 millones de dólares y en el caso de las telecomunicaciones, dependiendo de lo que quieras hacer, 10.000 millones de dólares». Con estas cifras, y conociendo el actual estado de la hacienda pública y la baja confianza que tiene nuestro país para que actores internos y externos se animen con este tipo de inversiones, lamentablemente a uno no se le ocurre otra cosa que decir: mucho camisón pa’ Petra.

Así pues, lo que estamos viviendo son alivios (después de tener una economía deprimida/agonizada y la pérdida cercana a un 80% del PIB), pequeños paliativos, pero el enfermo está lejos de haber superado su enfermedad. Algunos sobreestiman los signos de recuperación, pues la verdad es que se necesita un trabajo consensuado por mucho tiempo para hablar verdaderamente de un crecimiento real, inclusivo y sostenido o, simplemente, para decir: la reconstrucción goza de buena salud y está en marcha.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La corrupción de cada día

¿Cómo valoras esta información?

10

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 19 AGOSTO, 2022 04:39

Drama o bendición en Venezuela

OPINIÓN · 18 AGOSTO, 2022 05:45

Tolerancia cero al abuso sexual infantil

OPINIÓN · 17 AGOSTO, 2022 04:30

El mito del síndrome de la impostora