OPINIÓN · 11 MAYO, 2020 04:45

En el feminismo, nosotras somos las protagonistas

Ver más de

María Corina Muskus Toro | @macomuskus.

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

“Las feministas también vimos las respuestas violentas en contra del movimiento #MeToo”

No nací feminista. Ha sido un trabajo de años en formación y deconstrucción que a la fecha sigue su cauce. Nací en un mundo machista, y nada tiene que ver esta aclaratoria con una comparación sobre machismo y feminismo, los cuales no son antónimos. Se los dejo de tarea

En este mundo machista todavía tenemos que explicar por qué no está bien que los hombres quieran asumir espacios y lugares que corresponden a las mujeres. Los hombres han transitado este mundo en libertad, comodidad y confianza desde hace millones de años. Cuando me refiero a hombres, debo aclarar que en su mayoría es a un tipo: blancos, heterosexuales, de clase alta.

Vamos a recorrer la historia para entender un poco por qué en la lucha feminista nosotras somos las protagonistas. En los años 1000 en Inglaterra durante la Época Medieval, Matilda se había convertido en la heredera del trono. Sería la primera reina de Inglaterra. Sin embargo, las cortes y el poderío masculino hizo todo lo que estuvo a su alcance para que Matilda no asumiera ese liderazgo. ¿A dónde voy con esto? Es que el poder históricamente lo han tenido los hombres y es tan normal para ellos verse en todos los espacios, que tan sólo imaginar lugares donde sus voces no tengan relevancia es imposible. Como muy bien decía Beauvoir, al referirse a un compañero “él nunca se ha cuestionado sus derechos en el mundo”.

Seguimos avanzando en la historia. Llegamos a Olympia de Gouges, una activista política y feminista que en el siglo XVIII decide escribir la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. Una adaptación a la conocida Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano; pero esta, en cambio, proponía la igualdad entre hombres y mujeres. Esta maravillosa mujer a quien no tuve el gusto de conocer durante mis estudios como bachiller, porque pasábamos mucho tiempo hablando de Locke, Rousseau y Montesquieu, fue guillotinada por sus ideas revolucionarias. Así que no se preocupen, llevan años tratando de silenciarnos.

Los hombres tienen que entender de barreras y espacios. Esto no significa ser excluyente. Así como no entienden del acoso callejero y les parece normal comentar sobre nuestros cuerpos. Corresponde entender que los espacios del feminismo son nuestros: nuestras vivencias, nuestras experiencias.

Los hombres han estado presentes en todos los espacios durante toda nuestra historia. Las mujeres hemos tenido que luchar  —muchos años— por el acceso a espacios de participación pública y espacios de poder. Allí llegamos a las  sufragistas, movimiento político del siglo XIX, quienes lucharon por el voto de la mujer. Lydia Becker, militante sufragista, en su artículo sobre el sufragio femenino ya comentaba: “No puede ser negado que las mujeres tienen, y deben poder y expresar sus opiniones sobre asuntos de interés público”.

En este siglo XXI llegamos al movimiento creado por Tarana Burke. Conocido por la explosión del caso en Hollywood donde las mujeres decidieron contar sus historias sobre el acoso en muchos lugares del mundo. Así el #MeToo nos hace entender la importancia de las voces de las mujeres cuando hablamos de feminismos.

Este movimiento visibiliza la impunidad sobre los casos de acoso sexual en contra de las mujeres, el cual ha sido y sigue siendo normalizado. Las feministas también vimos las respuestas violentas en contra de este movimiento. Vimos cómo los hombres se sienten atacados porque “ahora invitar a salir a una mujer de la oficina es acoso”. Si piensas así, no has entendido nada de este movimiento. La experiencia de la violencia sexual, del acoso, lo sienten y los experimentan las mujeres, en su mayoría. Permitir que los hombres, como observadores, hablen de nuestras experiencias es nuevamente invisibilizar nuestras historias. Sería olvidar a quienes sufren, sienten y pueden aportar desde sus vivencias: las mujeres. 

Así como yo no podría hablar de las experiencias de las mujeres afrodescendientes o mujeres indígenas porque no soy ni indígena ni afrodescendiente; de esta misma manera, los hombres no pueden hablar sobre nuestras experiencias como mujeres y de nuestra lucha histórica. Cada vivencia corresponde a un colectivo, a su identidad y luchas. Y en esta lucha feminista su opinión está de más: nosotras las mujeres somos las protagonistas.

Los hombres pueden educarse en feminismo, y no necesitan un título ni maestría para ello. ¿Qué tal si comienzan por escucharnos? Luego lean a autoras feministas, lean sobre los feminismos y sus corrientes. Después podremos debatir y no de posturas formadas sin educarse en feminismo, porque podrían incurrir en opiniones desconociendo conceptos históricamente construidos por el feminismo como es el feminicidio.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Ver más artículos de la misma autora

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 AGOSTO, 2022 04:39

Drama o bendición en Venezuela

Dos testimonios que denotan cómo se ha visto amputada la niñez y la adolescencia para poder sobrevivir en el país. El primero es sobre un joven de 23 años que busca fuentes de financiamiento para su negocio en Maiquetía, pero que comenzó a trabajar cuando tenía seis años; y el segundo es Darwin, un niño […]

OPINIÓN · 18 AGOSTO, 2022 05:45

Tolerancia cero al abuso sexual infantil

Recientemente, el Fiscal Tarek William Saab expresaba que se iniciaría una campaña contra la pedofilia, bajo la etiqueta #PedofiliaesCrimen. Agregó que se desarrollará una línea de comunicación en redes y otra de sensibilización a través de actividades presenciales. De entrada, debemos señalar el apoyo a cualquier iniciativa que busque desnaturalizar cualquier forma de violencia hacia […]

OPINIÓN · 17 AGOSTO, 2022 04:30

El mito del síndrome de la impostora

Una participante en un foro mencionó que en una oportunidad le negaron una promoción en su empresa bajo la excusa de que ese movimiento hubiese dejado por fuera a su jefe inmediato, quien por cierto tenía menos credenciales que ella. Reclamó, pero recibió el mensaje de que su insistencia no sería bien vista, por lo […]

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

In memóriam a mi perro Roy Toda buena amistad deja huellas que construyen sueños y motivan realidades. Huellas que aleccionan para la vida. Lecciones que marcan emociones, momentos y experiencias. Igualmente, actitudes. Esto lo ofrecen sólo los amigos. Ellos saben brindar el socorro que clama la necesidad. Desde la más llana, hasta aquellas que no […]

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022

En el feminismo, nosotras somos las protagonistas

Texto por María Corina Muskus Toro | @macomuskus.

No nací feminista. Ha sido un trabajo de años en formación y deconstrucción que a la fecha sigue su cauce. Nací en un mundo machista, y nada tiene que ver esta aclaratoria con una comparación sobre machismo y feminismo, los cuales no son antónimos. Se los dejo de tarea

En este mundo machista todavía tenemos que explicar por qué no está bien que los hombres quieran asumir espacios y lugares que corresponden a las mujeres. Los hombres han transitado este mundo en libertad, comodidad y confianza desde hace millones de años. Cuando me refiero a hombres, debo aclarar que en su mayoría es a un tipo: blancos, heterosexuales, de clase alta.

Vamos a recorrer la historia para entender un poco por qué en la lucha feminista nosotras somos las protagonistas. En los años 1000 en Inglaterra durante la Época Medieval, Matilda se había convertido en la heredera del trono. Sería la primera reina de Inglaterra. Sin embargo, las cortes y el poderío masculino hizo todo lo que estuvo a su alcance para que Matilda no asumiera ese liderazgo. ¿A dónde voy con esto? Es que el poder históricamente lo han tenido los hombres y es tan normal para ellos verse en todos los espacios, que tan sólo imaginar lugares donde sus voces no tengan relevancia es imposible. Como muy bien decía Beauvoir, al referirse a un compañero “él nunca se ha cuestionado sus derechos en el mundo”.

Seguimos avanzando en la historia. Llegamos a Olympia de Gouges, una activista política y feminista que en el siglo XVIII decide escribir la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. Una adaptación a la conocida Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano; pero esta, en cambio, proponía la igualdad entre hombres y mujeres. Esta maravillosa mujer a quien no tuve el gusto de conocer durante mis estudios como bachiller, porque pasábamos mucho tiempo hablando de Locke, Rousseau y Montesquieu, fue guillotinada por sus ideas revolucionarias. Así que no se preocupen, llevan años tratando de silenciarnos.

Los hombres tienen que entender de barreras y espacios. Esto no significa ser excluyente. Así como no entienden del acoso callejero y les parece normal comentar sobre nuestros cuerpos. Corresponde entender que los espacios del feminismo son nuestros: nuestras vivencias, nuestras experiencias.

Los hombres han estado presentes en todos los espacios durante toda nuestra historia. Las mujeres hemos tenido que luchar  —muchos años— por el acceso a espacios de participación pública y espacios de poder. Allí llegamos a las  sufragistas, movimiento político del siglo XIX, quienes lucharon por el voto de la mujer. Lydia Becker, militante sufragista, en su artículo sobre el sufragio femenino ya comentaba: “No puede ser negado que las mujeres tienen, y deben poder y expresar sus opiniones sobre asuntos de interés público”.

En este siglo XXI llegamos al movimiento creado por Tarana Burke. Conocido por la explosión del caso en Hollywood donde las mujeres decidieron contar sus historias sobre el acoso en muchos lugares del mundo. Así el #MeToo nos hace entender la importancia de las voces de las mujeres cuando hablamos de feminismos.

Este movimiento visibiliza la impunidad sobre los casos de acoso sexual en contra de las mujeres, el cual ha sido y sigue siendo normalizado. Las feministas también vimos las respuestas violentas en contra de este movimiento. Vimos cómo los hombres se sienten atacados porque “ahora invitar a salir a una mujer de la oficina es acoso”. Si piensas así, no has entendido nada de este movimiento. La experiencia de la violencia sexual, del acoso, lo sienten y los experimentan las mujeres, en su mayoría. Permitir que los hombres, como observadores, hablen de nuestras experiencias es nuevamente invisibilizar nuestras historias. Sería olvidar a quienes sufren, sienten y pueden aportar desde sus vivencias: las mujeres. 

Así como yo no podría hablar de las experiencias de las mujeres afrodescendientes o mujeres indígenas porque no soy ni indígena ni afrodescendiente; de esta misma manera, los hombres no pueden hablar sobre nuestras experiencias como mujeres y de nuestra lucha histórica. Cada vivencia corresponde a un colectivo, a su identidad y luchas. Y en esta lucha feminista su opinión está de más: nosotras las mujeres somos las protagonistas.

Los hombres pueden educarse en feminismo, y no necesitan un título ni maestría para ello. ¿Qué tal si comienzan por escucharnos? Luego lean a autoras feministas, lean sobre los feminismos y sus corrientes. Después podremos debatir y no de posturas formadas sin educarse en feminismo, porque podrían incurrir en opiniones desconociendo conceptos históricamente construidos por el feminismo como es el feminicidio.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Ver más artículos de la misma autora

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 19 AGOSTO, 2022 04:39

Drama o bendición en Venezuela

OPINIÓN · 18 AGOSTO, 2022 05:45

Tolerancia cero al abuso sexual infantil

OPINIÓN · 17 AGOSTO, 2022 04:30

El mito del síndrome de la impostora