OPINIÓN · 10 ENERO, 2023 05:30

Los fantasmas de aquel presidente

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hoy, entrado 2023, los escenarios nacionales tanto como los espacios regionales del país se atiborran de hombres y mujeres -de todas las edades y rangos socioculturales y económicos- buscando elevar su protesta ante el crujido de un régimen tambaleante por moribundo. Pero peor aún, consumido por los más bochornosos delitos que hayan podido verse en lo que registra la historia política contemporánea venezolana.

La teoría política pareciera tener que rediseñarse en aras de formular nuevos postulados que descifren la génesis y el ocaso de lo que en los predios del gobierno venezolano se ha desatado. No hay forma de explicar tanta incongruencia toda vez que en medio de la bonanza petrolera que ha disfrutado el alto gobierno, lejos de construir lo que repetidas veces vociferaron sus principales representantes, los indicadores de desarrollo han revelado una contracción económica de grave contundencia. Han evidenciado un retroceso social sin parangón. Han dejado ver un estancamiento administrativo y un embrollo político-partidista que a ningún lado ha conducido. Sobre todo, luego de recordar las expresiones grandilocuentes que puso a sonar la retórica gubernamental desde el primer momento de pretendida gestión. Aunque nunca terminada.

Hoy, ya comenzada la tercera década del siglo XXI, las realidades dieron un vuelco no más sorprendente que inédito. Aunque voces proféticas, lo habían vaticinado. Tan cruda crisis, se veía venir al lado de la ristra de exclusiones e improvisaciones, imposiciones y disociaciones, desarticulaciones y desviaciones, todas cometidas y asumidas por el alto gobierno. Aún, sin que tales yerros pudieran haber evitado de irrespetar principios de cooperación y solidaridad, concurrencia y responsabilidad que, supuestamente, sigue todo gobierno que se precie de ser un “Estado democrático y social de Derecho y de Justicia”.

Pero no fue así. Ni tampoco en su inicio. Por lo contrario, comenzó malogrando lo que a su paso encontraba. Y así ha sucedido a lo largo de lo que va de siglo XXI. El gobierno central no entendió que todo esfuerzo compromete un alto costo no sólo en recursos. También en tiempo, conocimientos, dedicación y disposición. Fue renuente para comprender que los métodos para conseguir fácilmente lo trazado, no suelen funcionar.

Sin duda, que no hay situación política exenta de tropiezos capaces de atraer mayores complicaciones. Y esa fue la ruta que marcó la gestión del presente régimen. Más aún, cuando no supo cómo enfrentar la lucha de conciencia que planteó la entonces “oposición democrática” al advertir los atolladeros. O dificultades que luego fueron retrasando al país en términos de su necesario y comprometido desarrollo económico, político y social.

Todo se complicó más de lo que las pretensiones gubernamentales previeron o permitieron. Políticas distorsionadas llevaron a sentir a Venezuela como un país que, sin ser objeto de alguna guerra militar, se viera devastado. Pudiera decirse que desapareció, pues pasó a ser contexto de cuantos problemas pudiera provocar cualquier crisis política, económica y social carente del más exiguo control.

Todo pareció ser consecuencia del miedo, del hambre, la tristeza y de la desconfianza que logró sembrarse en el curso de estas tres décadas de gobierno cuya gestión se ha ocupado de extender la agonía que significaron promesas muertas y desgracias consumadas.

Compromisos rotos u olvidados en la más miserable revolución bolivariana disfrazada de socialista. El país se hundió en el marasmo que la inmoralidad le concede a las tentaciones mórbidas de la corrupción. Eso llevó a que Venezuela transitara de la opulencia a la indigencia en el alba y ya adelantado siglo XXI, fecundo de expectativas y esperanzas. Pero bastó que un alarde de “patriotas”, viciados de perversiones (uniformados y sin uniforme), incitados por una política contaminada de deshonestidad, se enroscaran al gobierno para que Venezuela se viera atestada de marrulleros, socarrones y chapuceros de la política. O es que quizás han sido ¿los fantasmas de aquel presidente?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Jugando con candela?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

Los fantasmas de aquel presidente

Texto por Antonio José Monagas

Hoy, entrado 2023, los escenarios nacionales tanto como los espacios regionales del país se atiborran de hombres y mujeres -de todas las edades y rangos socioculturales y económicos- buscando elevar su protesta ante el crujido de un régimen tambaleante por moribundo. Pero peor aún, consumido por los más bochornosos delitos que hayan podido verse en lo que registra la historia política contemporánea venezolana.

La teoría política pareciera tener que rediseñarse en aras de formular nuevos postulados que descifren la génesis y el ocaso de lo que en los predios del gobierno venezolano se ha desatado. No hay forma de explicar tanta incongruencia toda vez que en medio de la bonanza petrolera que ha disfrutado el alto gobierno, lejos de construir lo que repetidas veces vociferaron sus principales representantes, los indicadores de desarrollo han revelado una contracción económica de grave contundencia. Han evidenciado un retroceso social sin parangón. Han dejado ver un estancamiento administrativo y un embrollo político-partidista que a ningún lado ha conducido. Sobre todo, luego de recordar las expresiones grandilocuentes que puso a sonar la retórica gubernamental desde el primer momento de pretendida gestión. Aunque nunca terminada.

Hoy, ya comenzada la tercera década del siglo XXI, las realidades dieron un vuelco no más sorprendente que inédito. Aunque voces proféticas, lo habían vaticinado. Tan cruda crisis, se veía venir al lado de la ristra de exclusiones e improvisaciones, imposiciones y disociaciones, desarticulaciones y desviaciones, todas cometidas y asumidas por el alto gobierno. Aún, sin que tales yerros pudieran haber evitado de irrespetar principios de cooperación y solidaridad, concurrencia y responsabilidad que, supuestamente, sigue todo gobierno que se precie de ser un “Estado democrático y social de Derecho y de Justicia”.

Pero no fue así. Ni tampoco en su inicio. Por lo contrario, comenzó malogrando lo que a su paso encontraba. Y así ha sucedido a lo largo de lo que va de siglo XXI. El gobierno central no entendió que todo esfuerzo compromete un alto costo no sólo en recursos. También en tiempo, conocimientos, dedicación y disposición. Fue renuente para comprender que los métodos para conseguir fácilmente lo trazado, no suelen funcionar.

Sin duda, que no hay situación política exenta de tropiezos capaces de atraer mayores complicaciones. Y esa fue la ruta que marcó la gestión del presente régimen. Más aún, cuando no supo cómo enfrentar la lucha de conciencia que planteó la entonces “oposición democrática” al advertir los atolladeros. O dificultades que luego fueron retrasando al país en términos de su necesario y comprometido desarrollo económico, político y social.

Todo se complicó más de lo que las pretensiones gubernamentales previeron o permitieron. Políticas distorsionadas llevaron a sentir a Venezuela como un país que, sin ser objeto de alguna guerra militar, se viera devastado. Pudiera decirse que desapareció, pues pasó a ser contexto de cuantos problemas pudiera provocar cualquier crisis política, económica y social carente del más exiguo control.

Todo pareció ser consecuencia del miedo, del hambre, la tristeza y de la desconfianza que logró sembrarse en el curso de estas tres décadas de gobierno cuya gestión se ha ocupado de extender la agonía que significaron promesas muertas y desgracias consumadas.

Compromisos rotos u olvidados en la más miserable revolución bolivariana disfrazada de socialista. El país se hundió en el marasmo que la inmoralidad le concede a las tentaciones mórbidas de la corrupción. Eso llevó a que Venezuela transitara de la opulencia a la indigencia en el alba y ya adelantado siglo XXI, fecundo de expectativas y esperanzas. Pero bastó que un alarde de “patriotas”, viciados de perversiones (uniformados y sin uniforme), incitados por una política contaminada de deshonestidad, se enroscaran al gobierno para que Venezuela se viera atestada de marrulleros, socarrones y chapuceros de la política. O es que quizás han sido ¿los fantasmas de aquel presidente?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Jugando con candela?

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia