Las mujeres somos mucho más que útero y ovarios - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 28 JUNIO, 2017 09:25

Las mujeres somos mucho más que útero y ovarios

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Un jefe de una oficina hace un requerimiento al departamento de Recursos Humanos, lamentablemente, nada inusual: quiere contratar un analista para su área. La gerenta de RRHH, entrenada en detectar sesgos de género, quiere verificar si la condición de ser hombre es solo deseable, o por el contrario, es obligatoria para quien la demanda, y le responde al email que aclare por qué “hombre”. El jefe la llama de vuelta, no le escribe, y en tono confidencial le dice:
-Tú sabes… lo que pasa es que las mujeres tienen hijos, casa, mamá y papá viejitos…

La gerenta contesta:

-Los hombres también tienen hijos, casa, mamá y papá viejitos…

-Sí bueno, pero ellas son las que piden permiso para ocuparse de esas cosas y yo tengo que estar cubriendo sus ausencias. ¡Además! -dice con el entusiasmo de quien cree que le van a dar la razón más contundente- a ellas se les alborotan las hormonas cuando tienen la menstruación y eso es una peleadera. Yo a las 4 que tengo en el área les pedí sus fechas de cuando les viene la regla. Lo tengo anotado en la cartelera, de forma que cuando a dos le coincide el periodo yo las separo, no las meto juntas en las reuniones, y por lo menos estoy pendiente para no llevarles la contraria… me he evitado problemas mayores. ¡Me ha funcionado! Pero meter otra mujer me complicaría el panorama

Dos mitos sexistas en una sola respuesta: 1. A ellas les tocan los cuidados domésticos 2. La menstruación es un problema laboral. Obviaré la evidente muestra de acoso de este jefe al obligar a sus empleadas a revelar una información íntima que aparece publicada en un sitio visible. Me voy a enfocar en el segundo mito, el de la regla, porque creo que si bien ambos son indignantes este segundo tiene la particularidad de que alude a una condición, que a diferencia del primero, no podemos eliminar. O sea, todas las mujeres menstruamos, a menos que haya alguna alteración orgánica que lo impida. El que esta condición natural, biológica, regular y permanente en las mujeres sea una excusa que justifique discriminación laboral es el mito que hay que derribar.

Leíamos en una noticia que en Italia y otros países se está discutiendo una normativa para que todas las mujeres tengan derecho a tres días de permiso remunerado durante su menstruación para reposar de las posibles complicaciones físicas que surjan. Lo posteé en mis redes, mayoritariamente seguida por mujeres, y para mi sorpresa muchas estuvieron de acuerdo aplaudiendo con hurras y vivas la medida. Yo no apruebo para nada esa idea. Para mí esto es un argumento que alimenta más aún la noción de que tener la regla nos inhabilita o imposibilita para trabajar como y cuanto nos dé la gana, como si de una enfermedad se tratara. Cierto es que algunas sufren del llamado síndrome premenstrual, o de cólicos y otros trastornos durante el primer o segundo día de sangrado pero, como toda dolencia, deben ser atendidas médicamente las causas, asumiendo que se trata de un ciclo regular que no debería suponer incapacidades que ameriten tomarse tres días del mes.

A lo que voy es que como mujeres debemos estar alerta a medidas proteccionistas en exceso que ponen a la mujer como débil jurídico, indefensa, necesitada de tutela especial y que lejos de ayudarnos nos dejan fuera del mercado laboral. La Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras de Venezuela, aprobada por el supuesto Gobierno más feminista de la historia, con su extensión al permiso pre y postnatal a seis meses, impuso una carga muy difícil de llevar para los empleadores y empleadoras del país: pago remunerado completo (el seguro social no paga el 66% de salario que estipula la Ley y muchas empresas tienen como política apoyar a las mujeres en su periodo de gestación, parto y postparto por lo que le cancelan completo el reposo), pago de la suplencia para el puesto que queda temporalmente vacante hasta el reintegro de la madre, pago por el trabajo a tiempo parcial mientras dura la lactancia de un año, pago por entrenamiento a quien viene a suplir a la mujer en reposo, y un largo etcétera que se deriva de tales disposiciones legales. Imagínense añadir a esto más días de permiso por menstruar, todos los meses.

Y luego tenemos todo el tema de las hormonas.

Uno de los mensajes patriarcales más comunes y frecuentes, es el de la supuesta dificultad de las mujeres para ponerse de acuerdo, para trabajar juntas, para ser solidarias. Dicen que somos cuaimas, conflictivas, envidiosas, chismosas, y que todo eso se exacerba en “esos días del mes”, porque las hormonas se alborotan o algo así. Yo la verdad, no conozco a un hombre sin hormonas, y también se le alborotan por otras razones. Cualquier situación en la vida produce un cambio orgánico, en hombres y en mujeres. Si nos quedamos en el plano de los estereotipos, puedo decirles que he visto hombres cuaimos, conflictivos, chismosos y alterados por cualquier cosa, por lo que hacer la distinción de que eso sí es un problema laboral en las mujeres y no en ellos, es parte de la cosificación y reduccionismo biologicista en el que el machismo, siguiendo el guion de un pacto misógino, siempre nos ha colocado.

Las mujeres somos mucho más que útero y ovarios. Que el menstruar, con toda la connotación de tabú, incomodidad, suciedad o sufrimiento que nos han vendido desde el patriarcado, deje de ser una excusa para ponernos al margen de las posiciones de poder y que nosotras mismas paremos el cuento, es parte de nuestra agenda feminista.

Foto referencial

***

Las opiniones emitidas en los artículos publicados en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. Efecto Cocuyo.

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2020 04:51

Ruth Bader Ginsburg: justicia feminista

Nunca serán suficientes las palabras de homenaje que merece una mujer como la jueza Ruth Bader Ginsburg, recién fallecida a sus 87 años. Un ícono de superación, de valentía, de resistencia y lucha por la causa feminista desde la más alta posición de justicia en uno de los países más poderosos y machistas del mundo. […]

OPINIÓN · 22 SEPTIEMBRE, 2020 04:35

El “zamureo” de la política

Hay realidades que parecieran no tener explicación. Son realidades turbias. Son realidades que se prestan al juego de la política. Pero de la política cuyo ejercicio es simplemente disimulo. Disimulo para justificar la apariencia que mejor convenga al momento. Así como a los intereses de quienes se aprovechan de las circunstancias situadas en el contexto […]

OPINIÓN · 21 SEPTIEMBRE, 2020 04:45

Venus, ¿el vivo “lucero” de la mañana?

Venus, la estrella vespertina, uno de los objetos más brillantes y bellos del cielo nocturno, es casi un gemelo de la Tierra en tamaño y masa, pero es radicalmente diferente en casi todos los demás aspectos. La temperatura de su superficie promedia los 470 ºC, lo suficientemente caliente como para derretir el plomo. Su atmósfera […]

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2020 04:45

Vía de escape

Todo sistema requiere de alimentación para sobrevivir. En el caso de los sistemas políticos, esto es aún más necesario. Cuando pasa el tiempo y no se dan cambios profundos que permitan una especie de oxigenación, los mecanismos institucionales se van ralentizando en sus respuestas a las demandas de la población. En consecuencia, comienza una fase […]