OPINIÓN · 3 AGOSTO, 2022 05:20

Las mujeres no estamos en la agenda política

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Leemos en El País: “Ni mujeres ni negros entre los favoritos a gobernar Brasil. Bolsonaro y Lula da Silva escogen a hombres blancos que peinan canas como aspirantes a la vicepresidencia. Las candidaturas dan la espalda a la diversidad de género, color, edad y origen que se abre paso en el resto del continente”. Ni los de izquierda, ni los de derecha. A las mujeres no nos quieren gobernando por estas latitudes.

Los reportes y cifras que arroja Naciones Unidas para 2021 reflejan un rezago enorme en la presencia de mujeres al mando, advirtiendo que, de no tomar correctivos audaces, el cierre de esta brecha no llegaría a la mayor parte del mundo antes de finales de este siglo o bien entrado el siglo XXII.

Los avances y logros más llamativos en representación, empoderamiento e igualdad de derechos entre hombres y mujeres, derivados de las líneas de política pública y concienciación colectiva que se vinieron gestionando tras varias décadas de esfuerzos y reivindicaciones cargadas de sacrificios individuales y colectivos, han venido dando paso a un ritmo más lento de cambios que, en algunos casos, pudiera incluso suponer retrocesos, incluso en los países más avanzados.

No estamos en las agendas

La clase política latinoamericana está lejos de comprender la estrecha relación y dependencia de cualquier posibilidad de desarrollo territorial sostenible con la paridad democrática. Por el contrario, lo que observamos en los niveles nacional, estatal y municipal en la mayoría de los países de la región, es una dirigencia partidista empeñada en mantener el estatus quo o, incluso, retrotraer algunos avances de participación de las mujeres en la política, por considerarlo innecesario o a lo mejor amenazante.

Es una tarea titánica convencer a los líderes políticos (no uso genérico masculino) para que reconozcan de manera fácil y eficaz los mecanismos que pueden canalizar compromisos pro-igualdad entre hombres y mujeres. Muchos partidos creen que creando secretarías “de la familia”, -equiparando equivocadamente mujeres con familia-, o comités de “asuntos femeninos”, están ya ocupándose del tema. O como una especie de favor, nos meten en el saco de la inclusión junto a otras minorías -como reza el titular de El País mencionado arriba-, cuando las mujeres no somos un colectivo sino la mitad de la población que exige igualdad de trato y respeto a los derechos basados en nuestro sexo.

Una agenda política moderna y avanzada debería estar dirigida a comprender los elementos que atentan contra la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y hacerse eco de la necesidad de trabajar de forma multidisciplinar hacia la transversalización de la igualdad en todos los espacios, procesos y organizaciones.

Deberían acometer con sentido de urgencia proyectos de empoderamiento y autonomía financiera de las mujeres por aquello de la activación de la economía, por ejemplo. Tendrían que estar trabajando en estrategias para reducir y castigar las múltiples formas de violencia que dificultan a niñas y mujeres su libertad y acceso al poder. Vistas las cifras de femicidios y explotación sexual de niñas, adolescentes y mujeres, deberían haber declarado una emergencia pública global y atender la prevención y acompañamiento a víctimas de violencia machista como prioridad.

Tendrían que estar ocupados en idear formas eficaces para incrementar la representación de mujeres y en elevar la calidad democrática de esta participación. Pero nada esto pasa. No vemos en sus discursos ni en las agendas públicas programas de equidad conducentes a lograr autonomía económica, política y física de las mujeres.

Hay que persistir

Ojalá las lideresas que ya están en posiciones de poder político usen valientemente su capacidad dialógica y decisoria como factor impulsor crítico de estos cambios y tengan éxito coordinando y articulando actores y escenarios para materializar los avances en representación paritaria en todos los sistemas de liderazgo y representación político-institucional.

Ellas deben entrenarse en transformación cultural para que sepan manejar resistencias, detectar tácticas dilatorias, proponer alternativas, luchar por las cuotas de participación. Urge que se formen en feminismo para que entiendan las razones históricas y estructurales que explican las razones de tanta discriminación y no se conformen con migajas ni se resignen a esperar a que a los dueños del patio les caiga la locha.

Los hombres políticos tienen que formarse también, entender cómo opera el patriarcado y sus derivados de la misoginia, el sexismo, la violencia y todas las intolerancias hacia las mujeres, y que se desempoderen un poco, por qué no, para que entiendan de una vez por todas, que otra forma de hacer política es posible.

Las políticas, empresarias, académicas, activistas, todas tenemos que lograr que nuestros problemas se posicionen en la agenda pública para que se dé la necesaria presión ciudadana sobre la urgencia e importancia de estas transformaciones. Solo así, un electorado consciente condenará candidaturas que perpetúen las viejas y fracasadas, por excluyentes, formas de gobernar.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Las feministas somos intensas

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

Estamos creciendo económicamente, incluso, tendremos el más alto de toda la región latinoamericana. Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) la economía nacional creció 12,3% en el primer semestre de 2022, con respecto al mismo período de 2021. Se trata de una recuperación «desde el sótano» donde estábamos, pues en los últimos seis años, la […]

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022

Las mujeres no estamos en la agenda política

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Leemos en El País: “Ni mujeres ni negros entre los favoritos a gobernar Brasil. Bolsonaro y Lula da Silva escogen a hombres blancos que peinan canas como aspirantes a la vicepresidencia. Las candidaturas dan la espalda a la diversidad de género, color, edad y origen que se abre paso en el resto del continente”. Ni los de izquierda, ni los de derecha. A las mujeres no nos quieren gobernando por estas latitudes.

Los reportes y cifras que arroja Naciones Unidas para 2021 reflejan un rezago enorme en la presencia de mujeres al mando, advirtiendo que, de no tomar correctivos audaces, el cierre de esta brecha no llegaría a la mayor parte del mundo antes de finales de este siglo o bien entrado el siglo XXII.

Los avances y logros más llamativos en representación, empoderamiento e igualdad de derechos entre hombres y mujeres, derivados de las líneas de política pública y concienciación colectiva que se vinieron gestionando tras varias décadas de esfuerzos y reivindicaciones cargadas de sacrificios individuales y colectivos, han venido dando paso a un ritmo más lento de cambios que, en algunos casos, pudiera incluso suponer retrocesos, incluso en los países más avanzados.

No estamos en las agendas

La clase política latinoamericana está lejos de comprender la estrecha relación y dependencia de cualquier posibilidad de desarrollo territorial sostenible con la paridad democrática. Por el contrario, lo que observamos en los niveles nacional, estatal y municipal en la mayoría de los países de la región, es una dirigencia partidista empeñada en mantener el estatus quo o, incluso, retrotraer algunos avances de participación de las mujeres en la política, por considerarlo innecesario o a lo mejor amenazante.

Es una tarea titánica convencer a los líderes políticos (no uso genérico masculino) para que reconozcan de manera fácil y eficaz los mecanismos que pueden canalizar compromisos pro-igualdad entre hombres y mujeres. Muchos partidos creen que creando secretarías “de la familia”, -equiparando equivocadamente mujeres con familia-, o comités de “asuntos femeninos”, están ya ocupándose del tema. O como una especie de favor, nos meten en el saco de la inclusión junto a otras minorías -como reza el titular de El País mencionado arriba-, cuando las mujeres no somos un colectivo sino la mitad de la población que exige igualdad de trato y respeto a los derechos basados en nuestro sexo.

Una agenda política moderna y avanzada debería estar dirigida a comprender los elementos que atentan contra la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y hacerse eco de la necesidad de trabajar de forma multidisciplinar hacia la transversalización de la igualdad en todos los espacios, procesos y organizaciones.

Deberían acometer con sentido de urgencia proyectos de empoderamiento y autonomía financiera de las mujeres por aquello de la activación de la economía, por ejemplo. Tendrían que estar trabajando en estrategias para reducir y castigar las múltiples formas de violencia que dificultan a niñas y mujeres su libertad y acceso al poder. Vistas las cifras de femicidios y explotación sexual de niñas, adolescentes y mujeres, deberían haber declarado una emergencia pública global y atender la prevención y acompañamiento a víctimas de violencia machista como prioridad.

Tendrían que estar ocupados en idear formas eficaces para incrementar la representación de mujeres y en elevar la calidad democrática de esta participación. Pero nada esto pasa. No vemos en sus discursos ni en las agendas públicas programas de equidad conducentes a lograr autonomía económica, política y física de las mujeres.

Hay que persistir

Ojalá las lideresas que ya están en posiciones de poder político usen valientemente su capacidad dialógica y decisoria como factor impulsor crítico de estos cambios y tengan éxito coordinando y articulando actores y escenarios para materializar los avances en representación paritaria en todos los sistemas de liderazgo y representación político-institucional.

Ellas deben entrenarse en transformación cultural para que sepan manejar resistencias, detectar tácticas dilatorias, proponer alternativas, luchar por las cuotas de participación. Urge que se formen en feminismo para que entiendan las razones históricas y estructurales que explican las razones de tanta discriminación y no se conformen con migajas ni se resignen a esperar a que a los dueños del patio les caiga la locha.

Los hombres políticos tienen que formarse también, entender cómo opera el patriarcado y sus derivados de la misoginia, el sexismo, la violencia y todas las intolerancias hacia las mujeres, y que se desempoderen un poco, por qué no, para que entiendan de una vez por todas, que otra forma de hacer política es posible.

Las políticas, empresarias, académicas, activistas, todas tenemos que lograr que nuestros problemas se posicionen en la agenda pública para que se dé la necesaria presión ciudadana sobre la urgencia e importancia de estas transformaciones. Solo así, un electorado consciente condenará candidaturas que perpetúen las viejas y fracasadas, por excluyentes, formas de gobernar.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Las feministas somos intensas

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas