OPINIÓN · 20 FEBRERO, 2018 17:34

La necesaria reconstrucción del entramado social

Ver más de

Tadeo Arrieche Franco | @arriechet

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Durante los últimos años, los actores políticos se han ocupado discursivamente de la noticia imprevista e inmediata, dejando poca evidencia de los aspectos que el país requiere cambiar para comenzar un nuevo camino.

El impulso de un nuevo texto constitucional en 1999 generó ciertas expectativas en la sociedad venezolana al intentar modificaciones en los aspectos político, económico y social, sin embargo, transcurridos más 18 de años de la aprobación de la Constitución el resultado es la ruptura del entramado social.

Un tejido invisible de relaciones entre las personas que conviven en una sociedad, con roles y tareas diferentes de acuerdo a las necesidades propias y del entorno y cuya satisfacción se logra de manera libre y flexible, constituye el denominado entramado social.

Cuando el Estado interviene de manera excesiva en ese cúmulo de relaciones originalmente libres o cuando su rol es absolutamente débil para garantizar elementos básicos para el ser humano, ese entramado social se trastoca y eso se esparce por toda la sociedad hasta romper aspectos básicos de la convivencia.

La violencia que vive la sociedad venezolana tiene varios matices, teniendo poco alcance cualquier política pública que se agote en la prevención y la represión, no solo porque no ataca el problema de fondo sino motivado adicionalmente que quien previene y reprime tiene las debilidades propias de la sociedad en crisis.

La ruptura del entramado social se vuelve más grave cuando la violencia escala a otros niveles, influyendo en la independencia de las personas y en la violación de los derechos de otros.

La crisis económica que atraviesan los venezolanos los ha sometido a supuestos esquemas de protección social creados por el gobierno, que van desde el forzado desconocimiento de los derechos de propiedad de los comerciantes sobre sus mercancías para que las personas las adquieran a precios por debajo de los costos de fabricación o adquisición, hasta el otorgamiento de eventuales beneficios sociales vinculados al típico “clientelismo” político.

A ese esquema podemos agregar la constante vista en nuestras ciudades, donde personas hurgan en las bolsas de basura para tratar de ingerir alimentos o participan en una riña colectiva para obtener un producto de consumo esencial para su familia.

Es así como la violencia ya no solo tiene una vertiente en el incremento de la delincuencia que atenta contra los personas, sino que ahora se suma la violencia socio-económica impuesta por la omisión de políticas públicas que permitan a las personas satisfacer sus necesidades por sí mismas.

Ese trauma en la convivencia social era previsible al observar que durante los últimos años se disolvió el vínculo entre educación, trabajo y productividad, al no concebirse su mezcla como un mecanismo de ascenso social, siendo sustituido por un supuesto esquema de seguridad social y de controles económicos, que terminaron por profundizar una palmaria desigualdad social en medio de discursos de lucha de clase y desconocimiento de valores democráticos.

Ante esa circunstancia, la prioridad de la clase política, adicional al cambio en los factores que ejercen el poder, debe ser constituirse en un liderazgo civil positivo que dirija la reconstrucción del entramado social a través del apoyo sustancial a la familia y la escuela, como escenarios de fortalecimiento de la interacción entre las personas donde se recuperen códigos de convivencia social.

Tal apoyo implica reivindicar la libertad como derecho y como modo de vida en todas sus aristas, evitando las dependencias y las subvenciones innecesarias por parte de un Estado que bajo ese perfil genera más conflictos que soluciones, limitando la capacidad de desarrollo de la sociedad mediante la frustración del talento de sus miembros.

Como sociedad tenemos la necesidad de reinventarnos en libertad.

Foto: Horacio Siciliano  @hsiciliano

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. 

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

La necesaria reconstrucción del entramado social

Texto por Tadeo Arrieche Franco | @arriechet

Durante los últimos años, los actores políticos se han ocupado discursivamente de la noticia imprevista e inmediata, dejando poca evidencia de los aspectos que el país requiere cambiar para comenzar un nuevo camino.

El impulso de un nuevo texto constitucional en 1999 generó ciertas expectativas en la sociedad venezolana al intentar modificaciones en los aspectos político, económico y social, sin embargo, transcurridos más 18 de años de la aprobación de la Constitución el resultado es la ruptura del entramado social.

Un tejido invisible de relaciones entre las personas que conviven en una sociedad, con roles y tareas diferentes de acuerdo a las necesidades propias y del entorno y cuya satisfacción se logra de manera libre y flexible, constituye el denominado entramado social.

Cuando el Estado interviene de manera excesiva en ese cúmulo de relaciones originalmente libres o cuando su rol es absolutamente débil para garantizar elementos básicos para el ser humano, ese entramado social se trastoca y eso se esparce por toda la sociedad hasta romper aspectos básicos de la convivencia.

La violencia que vive la sociedad venezolana tiene varios matices, teniendo poco alcance cualquier política pública que se agote en la prevención y la represión, no solo porque no ataca el problema de fondo sino motivado adicionalmente que quien previene y reprime tiene las debilidades propias de la sociedad en crisis.

La ruptura del entramado social se vuelve más grave cuando la violencia escala a otros niveles, influyendo en la independencia de las personas y en la violación de los derechos de otros.

La crisis económica que atraviesan los venezolanos los ha sometido a supuestos esquemas de protección social creados por el gobierno, que van desde el forzado desconocimiento de los derechos de propiedad de los comerciantes sobre sus mercancías para que las personas las adquieran a precios por debajo de los costos de fabricación o adquisición, hasta el otorgamiento de eventuales beneficios sociales vinculados al típico “clientelismo” político.

A ese esquema podemos agregar la constante vista en nuestras ciudades, donde personas hurgan en las bolsas de basura para tratar de ingerir alimentos o participan en una riña colectiva para obtener un producto de consumo esencial para su familia.

Es así como la violencia ya no solo tiene una vertiente en el incremento de la delincuencia que atenta contra los personas, sino que ahora se suma la violencia socio-económica impuesta por la omisión de políticas públicas que permitan a las personas satisfacer sus necesidades por sí mismas.

Ese trauma en la convivencia social era previsible al observar que durante los últimos años se disolvió el vínculo entre educación, trabajo y productividad, al no concebirse su mezcla como un mecanismo de ascenso social, siendo sustituido por un supuesto esquema de seguridad social y de controles económicos, que terminaron por profundizar una palmaria desigualdad social en medio de discursos de lucha de clase y desconocimiento de valores democráticos.

Ante esa circunstancia, la prioridad de la clase política, adicional al cambio en los factores que ejercen el poder, debe ser constituirse en un liderazgo civil positivo que dirija la reconstrucción del entramado social a través del apoyo sustancial a la familia y la escuela, como escenarios de fortalecimiento de la interacción entre las personas donde se recuperen códigos de convivencia social.

Tal apoyo implica reivindicar la libertad como derecho y como modo de vida en todas sus aristas, evitando las dependencias y las subvenciones innecesarias por parte de un Estado que bajo ese perfil genera más conflictos que soluciones, limitando la capacidad de desarrollo de la sociedad mediante la frustración del talento de sus miembros.

Como sociedad tenemos la necesidad de reinventarnos en libertad.

Foto: Horacio Siciliano  @hsiciliano

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. 

 

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia