¿Hacer justicia aunque perezca el mundo? - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 18 OCTUBRE, 2019 05:38

¿Hacer justicia aunque perezca el mundo?

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“No podemos lograr la justicia cueste lo cueste o aunque perezca el mundo”

 El proceso de transición español –al igual que el chileno- representa un ejemplo bastante esclarecedor sobre la estrategia política que debe llevarse a cabo para lograr la ruptura de una dictadura y avanzar hacia la democracia. En el libro “Anatomía de un instante”, del escritor español Javier Cercas, está consolidada –a mi juicio- una formidable descripción de las negociaciones políticas entre el franquismo, los falangistas, la izquierda y todos los grupos de poder político de aquella época española. En este trabajo se destaca las intimidades de los acuerdos, los pactos complejos y los arreglos de todos los actores para sobrevivir. En otras palabras, explica cómo los españoles se convencieron de que el camino era construir, fortalecer, mimar y querer a la democracia para la supervivencia de la nación, antes que la cacería, la persecución, la justicia absoluta o como quiera llamársele.

Cercas relata que, para lograr la ruptura del régimen franquista: “(…) la izquierda hizo muchas concesiones, pero hacer política consiste en hacer concesiones, porque consiste en ceder en lo accesorio para no ceder en lo esencial; la izquierda cedió en lo accesorio, pero los franquistas cedieron en lo esencial, porque el franquismo desapareció y ellos tuvieron que renunciar al poder absoluto que habían detentado durante casi medio siglo. Es cierto que no se hizo del todo justicia, que no se restauró la legitimidad republicana conculcada por el franquismo ni se juzgó a los responsables  de la dictadura ni se resarció a fondo y de inmediato a sus víctimas, pero también es cierto que a cambio de ello se construyó una democracia que hubiese sido imposible construir si el objetivo prioritario no hubiese sido fabricar el futuro sino –Fiat iustitia et pereat mundus- enmendar el pasado (…)”.

El arte de las negociaciones lo expresa el párrafo anterior: Para que logremos superar la autocracia que nos gobierna tenemos que tragarnos varias injusticias y convencer a los autócratas de que es más conveniente unas elecciones que cualquier otra alternativa. Es decir, si queremos construir un período largo de respeto a las libertades, estabilidad política y prosperidad económica, lo mejor será -por lo pronto- olvidarnos de alcanzar la justicia absoluta, ofrecer garantías al madurismo y dejar que las circunstancias y la dinámica política sea quien los premie o acuse mañana.

Sigue Cercas argumentando que: “Es cierto también que el poder político y económico no cambió de manos de un día para otro –cosa que probablemente tampoco hubiera ocurrido si en vez de una ruptura pactada con el franquismo se hubiera producido una ruptura frontal-, pero es evidente que en seguida empezó a someterse a las restricciones impuestas por el nuevo régimen, lo que al cabo de cinco años produjo la llegada de la izquierda al gobierno y desde mucho antes el inicio de la reorganización profunda del poder económico”.

Aquellos que insisten en la confrontación con las armas contra quien es el fabricador de las armas, solamente logrará violencia, muerte y otros saldos rojos. Trágicamente, el camino hacia la transición está lleno de muchas púas, agujas, astillas y espinas. Lamentablemente, no podemos lograr la justicia cueste lo cueste o aunque perezca el mundo. La extinción del otro no es posible, pues, nos convertiríamos en esas personas contra quienes se ha luchado por dos décadas, simplemente, nos convertiríamos en verdugo, tal cual uno de ellos. Y además, no tendrían ningún incentivo para dejar el poder, por lo cual, seguirán profundizando sus bestialidades.

Entonces,  ¿dónde agotamos nuestras energías, en corregir el pasado aplicando justicia irrestricta o construyendo una democracia en sana convivencia y con la participación de todos?  Creo que es una de las dos opciones, desgraciadamente.

Del mismo autor

La ruta está marcada

 

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 NOVIEMBRE, 2019 05:46

De El Cairo a Nairobi en 25 años

En Venezuela, ha sido el Estado quien ha propiciado un retroceso inaceptable en materia de derechos sexuales

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 13:17

¿Y si la solución es un CNE adhoc?

Los ciudadanos piensan que el CNE está conformado por cinco rectores, cuando en realidad su estructura directiva la conforman ocho rectores

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 05:34

José Antonio Anzoátegui: el militar preciso

José Antonio Anzoátegui era un hombre serio, ordenado, urgido por el cumplimiento de sus responsabilidades. Era la valoración que Bolívar tenía de él

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 05:01

Un arca de Noé para bichos

Global Microbiome Conservancy está liderando una iniciativa para recolectar y almacenar microbiomas intestinales de personas en países subdesarrollados