OPINIÓN · 10 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Hablemos de placer

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En la primera semana de septiembre de cada año se celebra el día mundial de la salud sexual, curiosamente poco divulgado a pesar de la importancia que esa temática tiene para todo el mundo. Por ello, vamos a contribuir a su divulgación.

El día de la salud sexual

Según información en internet, el día mundial de la salud sexual fue instaurado, en el 2010, por la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés), » un organismo internacional que agrupa sociedades científicas, organizaciones no gubernamentales y profesionales en el campo de la sexualidad humana», según reza en su presentación.

El objetivo de la Asociación Mundial para la Salud Sexual es “convocar a la comunidad global a unirse en la promoción de la salud y bienestar sexuales”. No queda claro si esta agrupación es reconocida por la Organización Mundial de la Salud o es una iniciativa particular con nombre rimbombante. Pero lo importante es haber creado una plataforma que hace bandera de su trabajo la promoción de los derechos sexuales como parte de los derechos humanos y eso ya es un gran favor a la humanidad.

Para la conmemoración del día mundial de la salud sexual en el 2022, se ha escogido como lema: Hablemos de placer

¿En salud sexual dónde queda el placer?

La terminología del documento de presentación de la Asociación Mundial para la Salud Sexual permite inferir que se trata de organización medicalizada, que se rige por los patrones de la medicina, como madre de las disciplinas profesionales en el mundo positivista. Un movimiento que desplazó a la filosofía como madre de los saberes.

La medicalización del saber nos ha llevado a ver la vida en el continuum salud y enfermedad como alguna vez lo fue el bien y el mal. Promover la salud sexual como lo deseable presupone que existe otro polo: la enfermedad sexual, como lo indeseable. El mal.

Existen enfermedades o infecciones de transmisión sexual, a nivel orgánico, por supuesto, pero la cosa se complica cuando pasamos al plano de lo cognitivo, emocional, conductual de lo sexual. ¿Cuáles pensamientos, sentires, conductas sexuales son enfermos, cuáles sanos? Allí pisamos un peligroso terreno donde hay abono moral. De alguna forma, volvemos a la filosofía, a lo arbitrario de la filosofía.

Las dimensiones del placer

La sexualidad, por ser asociada al placer, a la carne, al cuerpo – lo opuesto al alma y al espíritu- ha sido una dimensión invisibilizada, censurada, castigada por las religiones y a partir de ellas, por las culturas de casi todas las sociedades a través de la historia. El placer se ha asociado al pecado. Por ello, hay que ocultarlo o desplazar a otras dimensiones, inclusive a la de la salud y enfermedad.

Placer sentimos al comer algo que nos gusta, al abrigarnos cuando el frío arrecia, al dormirnos cuando el cansancio agota, al recrearnos cuando nos liberamos de las obligaciones, al disfrutar de una lectura, una película, una música, una obra creativa en cualquier expresión, cuando estamos con seres queridos, al enamorarnos. Todos esos son parte de la amplia gama de placeres que la vida nos ofrece y la sociedad nos permite dentro de lo que considera decente, bien hecho o políticamente correcto.

Hay placeres menos aceptados socialmente por lo que son considerados prosaicos, vulgares, indecorosos, escatológicos, como el defecar, orinar y otro, también asociado a los genitales, en el sumun de lo censurado: El placer sexual. De eso suele hablarse solo cuando es problema y, si acaso.

El sexual es quizás el mayor placer humano. Es el más primitivo, el más animal pero, en los humanos, involucra cuerpo y mente (por aquello de las fantasías, el deseo). Es sexual el placer más deseado, por una inmensa mayoría de gente, que pudiera serlo por lo idealizado, por comer el fruto prohibido.

El sexual es un placer silencioso, oculto, callado fuera de la intimidad. Un tabú para mucha gente. De eso no se habla. Es el placer de la vergüenza, el del miedo a sentir y por eso se puede inhibir. Lo sexual es objeto de castigo si se disfruta contra lo convenido en las leyes y según conceptos celestiales y terráqueos.

Placer sexual es libertad

El placer sexual es intrínseco a la actividad sexual. Sexo sin placer es su negación. Por eso extraña que se proponga como lema de una conmemoración de la salud sexual `hablemos de placer´ como si fuese algo adicional, que pudiera estar o no, en un acto sexual. Y es que, en efecto, pudiera no estar.

Para la Asociación Mundial para la Salud Sexual “el placer sexual es la satisfacción y disfrute físico y/o psicológico derivado de experiencias eróticas compartidas o solitarias, incluyendo pensamientos, fantasías, sueños, emociones y sentimientos”. Simplifiquemos esa definición, digamos que el placer sexual es lo que nos hace gozar sexualmente. Goce y placer van de la mano y en lo sexual no se sueltan.

El goce sexual se obtiene en soledad o en compañía. Se goza cuando la relación sexual es con quien te atrae, donde y de la forma que provoque pero siempre y cuando todo eso sea aceptado, consensuado, entre quienes participen. Sexo obligado es la negación del placer.

Hay diversas formas de placer, de goce sexual sin llegar al orgasmo, sin eyacular, con solo ver, tocar, decir, oír, imaginar, inclusive, rezar.

“El placer sexual es parte de la libertad de expresión”. Esa frase del documento de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, me gusta. Sintetiza la promoción de la libertad sexual como parte fundamental de la libertad personal.

Libertad, un concepto filosófico fundamental que deberíamos promulgar quienes trabajamos con sexualidad, inclusive, me atrevo a decir, más importante que el de salud.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: A propósito de la pederastia

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022

Hablemos de placer

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

En la primera semana de septiembre de cada año se celebra el día mundial de la salud sexual, curiosamente poco divulgado a pesar de la importancia que esa temática tiene para todo el mundo. Por ello, vamos a contribuir a su divulgación.

El día de la salud sexual

Según información en internet, el día mundial de la salud sexual fue instaurado, en el 2010, por la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés), » un organismo internacional que agrupa sociedades científicas, organizaciones no gubernamentales y profesionales en el campo de la sexualidad humana», según reza en su presentación.

El objetivo de la Asociación Mundial para la Salud Sexual es “convocar a la comunidad global a unirse en la promoción de la salud y bienestar sexuales”. No queda claro si esta agrupación es reconocida por la Organización Mundial de la Salud o es una iniciativa particular con nombre rimbombante. Pero lo importante es haber creado una plataforma que hace bandera de su trabajo la promoción de los derechos sexuales como parte de los derechos humanos y eso ya es un gran favor a la humanidad.

Para la conmemoración del día mundial de la salud sexual en el 2022, se ha escogido como lema: Hablemos de placer

¿En salud sexual dónde queda el placer?

La terminología del documento de presentación de la Asociación Mundial para la Salud Sexual permite inferir que se trata de organización medicalizada, que se rige por los patrones de la medicina, como madre de las disciplinas profesionales en el mundo positivista. Un movimiento que desplazó a la filosofía como madre de los saberes.

La medicalización del saber nos ha llevado a ver la vida en el continuum salud y enfermedad como alguna vez lo fue el bien y el mal. Promover la salud sexual como lo deseable presupone que existe otro polo: la enfermedad sexual, como lo indeseable. El mal.

Existen enfermedades o infecciones de transmisión sexual, a nivel orgánico, por supuesto, pero la cosa se complica cuando pasamos al plano de lo cognitivo, emocional, conductual de lo sexual. ¿Cuáles pensamientos, sentires, conductas sexuales son enfermos, cuáles sanos? Allí pisamos un peligroso terreno donde hay abono moral. De alguna forma, volvemos a la filosofía, a lo arbitrario de la filosofía.

Las dimensiones del placer

La sexualidad, por ser asociada al placer, a la carne, al cuerpo – lo opuesto al alma y al espíritu- ha sido una dimensión invisibilizada, censurada, castigada por las religiones y a partir de ellas, por las culturas de casi todas las sociedades a través de la historia. El placer se ha asociado al pecado. Por ello, hay que ocultarlo o desplazar a otras dimensiones, inclusive a la de la salud y enfermedad.

Placer sentimos al comer algo que nos gusta, al abrigarnos cuando el frío arrecia, al dormirnos cuando el cansancio agota, al recrearnos cuando nos liberamos de las obligaciones, al disfrutar de una lectura, una película, una música, una obra creativa en cualquier expresión, cuando estamos con seres queridos, al enamorarnos. Todos esos son parte de la amplia gama de placeres que la vida nos ofrece y la sociedad nos permite dentro de lo que considera decente, bien hecho o políticamente correcto.

Hay placeres menos aceptados socialmente por lo que son considerados prosaicos, vulgares, indecorosos, escatológicos, como el defecar, orinar y otro, también asociado a los genitales, en el sumun de lo censurado: El placer sexual. De eso suele hablarse solo cuando es problema y, si acaso.

El sexual es quizás el mayor placer humano. Es el más primitivo, el más animal pero, en los humanos, involucra cuerpo y mente (por aquello de las fantasías, el deseo). Es sexual el placer más deseado, por una inmensa mayoría de gente, que pudiera serlo por lo idealizado, por comer el fruto prohibido.

El sexual es un placer silencioso, oculto, callado fuera de la intimidad. Un tabú para mucha gente. De eso no se habla. Es el placer de la vergüenza, el del miedo a sentir y por eso se puede inhibir. Lo sexual es objeto de castigo si se disfruta contra lo convenido en las leyes y según conceptos celestiales y terráqueos.

Placer sexual es libertad

El placer sexual es intrínseco a la actividad sexual. Sexo sin placer es su negación. Por eso extraña que se proponga como lema de una conmemoración de la salud sexual `hablemos de placer´ como si fuese algo adicional, que pudiera estar o no, en un acto sexual. Y es que, en efecto, pudiera no estar.

Para la Asociación Mundial para la Salud Sexual “el placer sexual es la satisfacción y disfrute físico y/o psicológico derivado de experiencias eróticas compartidas o solitarias, incluyendo pensamientos, fantasías, sueños, emociones y sentimientos”. Simplifiquemos esa definición, digamos que el placer sexual es lo que nos hace gozar sexualmente. Goce y placer van de la mano y en lo sexual no se sueltan.

El goce sexual se obtiene en soledad o en compañía. Se goza cuando la relación sexual es con quien te atrae, donde y de la forma que provoque pero siempre y cuando todo eso sea aceptado, consensuado, entre quienes participen. Sexo obligado es la negación del placer.

Hay diversas formas de placer, de goce sexual sin llegar al orgasmo, sin eyacular, con solo ver, tocar, decir, oír, imaginar, inclusive, rezar.

“El placer sexual es parte de la libertad de expresión”. Esa frase del documento de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, me gusta. Sintetiza la promoción de la libertad sexual como parte fundamental de la libertad personal.

Libertad, un concepto filosófico fundamental que deberíamos promulgar quienes trabajamos con sexualidad, inclusive, me atrevo a decir, más importante que el de salud.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: A propósito de la pederastia

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones