Lo doméstico en tiempos de cuarentena - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 8 ABRIL, 2020 04:57

Lo doméstico en tiempos de cuarentena

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

“El mundo debe aprovechar la crisis para avanzar como sociedad.”

Los hombres empleados y con trabajo formal siguen siendo abrumadora mayoría en hogares donde solo uno de los miembros de la pareja heterosexual trabaja. En los hogares donde ambos trabajan, suele ser mayoritariamente femenina la sobrecarga de horas vinculadas a los cuidados del hogar.

A nivel general, en todas las encuestas oficiales de uso del tiempo en América Latina, puede constatarse que la proporción de tiempo dedicado a quehaceres domésticos y cuidados no remunerados de las mujeres triplica a la de los varones en la mayor parte de los países.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, se registra un alto porcentaje de mujeres en la región con trabajo informal o a tiempo parcial, para poder conciliar trabajo y familia, comparado con sus pares masculinos. En promedio, 73% de las mujeres hacen labor doméstica sin paga.

Estadísticas mundiales confirman una y otra vez que las mujeres ganan menos que los varones, hacen más trabajo doméstico no remunerado y enfrentan tasas de desempleo más altas. Adicionalmente, ganan menos dinero, son dueñas de menos propiedades y poseen menos riqueza cuando se jubilan. Aunque tienen más estudios que los hombres, enfrentan más obstáculos para llegar a lugares de poder. Estos datos no los recogen gobernantes ni decisores de políticas públicas, a pesar del enorme impacto que tiene en la sostenibilidad del modelo económico.

Las grandes batallas feministas por incrementar el poder de las mujeres en el espacio de lo público tienen como contracara batallas más silentes. Por ejemplo, balancear la carga de trabajo en el hogar y más allá de ejercicios puntuales de redistribución, el feminismo enfrenta la guerra cultural por resignificar estos cuidados para generalizarlos. Es decir, para desfemenizarlos. Y también para hacer notable la enorme contribución que estas labores, realizadas por mujeres, aportan al sistema productivo sin retribución monetaria ni valoración social positiva.

Las interacciones que trajo la cuarentena

En tiempos de cuarentena por el COVID-19, allá donde sea factible cumplir el “quédate en casa” –ya comentamos en un artículo anterior de esta columna que para media Latinoamérica era extremadamente difícil y en muchos casos imposible confinarse– pareciera que se abren oportunidades a los ejercicios de redistribución de los cuidados a niños, adultos mayores y el mantenimiento operativo del hogar. 

¿Habrá llegado la oportunidad para corregir la asimetría?

En estos días hablaba con una amiga de esas nuevas interacciones que la cuarentena ha dibujado. Ella es una mujer acostumbrada al gobierno del espacio privado en su hogar, en una clase media sin grandes compromisos financieros, pero tampoco con grandes lujos. Viven de los ingresos profesionales de su marido y de un alquiler que reciben por un apartamento. Tiene dos hijos adolescentes y un tercero más pequeño, que le ocupa mucho de su semana habitual, sin quejas. Sin embargo, estaba completamente desacostumbrada a tener a su marido todo el día en la casa. Me decía que ni los domingos pasaban todo el día juntos, porque él solía visitar a su familia y solo algunas veces ella le acompañaba. 

Aunque ambos eran muy familiares, él trabajaba en su despacho de 7 a 7 la mayor parte de los días y ella se organizaba para que estuvieran juntos casi todas las cenas de la semana. Ahora él parece un león enjaulado y, debía reconocerlo, también ella ansiaba el fin de aquella situación.

Yo le indagué sobre las tareas de la casa y ella, ajena a los planteamientos feministas sobre este tema, se reía solo de la idea de que su marido considerara lavar su propia ropa. A veces se animaba a cocinar, pero el desastre que dejaba en la cocina era habitualmente abordado por ella y su hija mayor.

Si la mayoría de los hogares tienen al varón o a ambos trabajando en la calle y repentinamente ambos deben estar en el hogar ¿Se repartirán homogéneamente las tareas de cuidados? ¿O será más común que la mujer siga recogiendo la casa, lave la ropa, haga la cena, además de dar clases a los hijos y atender remotamente su trabajo? ¿Qué tan habitual será ver varones “fastidiados” frente al televisor, incrédulos ante la falta de sus espectáculos deportivos favoritos, esperando que les sirvan el almuerzo? 

Las tareas domésticas son ejemplo cotidiano de una especialización del trabajo con marcados matices de género.

La agenda pendiente

La superación del matrimonio arreglado, la tutela masculina y el permiso para estudiar fue parte de batallas esenciales del feminismo en el pasado y aún lo sigue siendo en muchos lugares del mundo, especialmente en los espacios rurales de países en vías de desarrollo. El acceso laboral también. El ejercicio pleno de funciones laborales directivas y en sectores medulares de operación e ingeniería, por ejemplo, aún hoy son demandas en marcha. Las luchas contra la objetivización sexual femenina en los espacios publicitarios y en los imaginarios culturales, así como la relación entre libertad sexual femenina e inmoralidad siguen siendo puntos de la agenda.

Pero media guerra del feminismo, cualquiera que esta sea, se labra cotidianamente en medio de la idealización del hogar con una mujer feliz, callada, sumisa, arregladita y feliz en espera de su marido proveedor.

Las feministas no tenemos nada en contra de una mujer que desee parir y priorizar su condición de madre a su desarrollo profesional o empresarial en lugar de compatibilizar ambos con su pareja. El modelo es válido siempre que surja de la absoluta libertad de elección, en condiciones y proporciones semejantes a las que podrían llevar a un hombre a acompañar desde la casa la carrera profesional de una mujer mientras él se dedica a los cuidados de los pequeños y los mayores. 

Pero la conducta observada en la mayor parte de las sociedades del planeta demanda una gran cantidad de esfuerzos transformacionales para reducir, reconocer y equilibrar las cargas domésticas y romper el estigma de las bondades vinculadas con este modelo, mayoritariamente sustentada con rebatibles argumentos esencialistas y religiosos.

Compartamos las cargas

En tiempos de coronavirus, las mujeres y los hombres que acceden a redes y todo el que sienta efectivamente que el mundo debe aprovechar la crisis para avanzar como sociedad, no sólo para evitar el impacto de nuevas morbilidades como esta neumonía, sino para aprovechar y considerar prioritariamente la morbilidad emocional y social de raíz patriarcal, debería movilizarse y practicar modelos más genero-equitativos, inducirlos desde la comunicación familiar temprana, desde el sistema educativo formal (especialmente en preescolar y básica) y desde el espacio de la salud familiar con el que se inicia la seguridad social.

No permitamos que el confinamiento refuerce y amplíe las brechas. No caigamos en la tentación de aceptar que esto no es prioridad porque está muriendo gente. Mi experiencia es que, si no reclamamos incorporar perspectiva de género en este y otros problemas sociales, la transversalización no existe y las respuestas siempre serán limitadas. Abramos espacios de asistencia social en línea para que todos, mujeres, hombres, adolescentes, niñas y niños, conversemos sobre el necesario equilibrio de la carga doméstica y los cuidados como tarea prioritaria en medio de la cuarentena.

 

 

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: La cuarentena como privilegio

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 JUNIO, 2020 04:53

“El madurazo” trae más desigualdad

El autodenominado gobierno obrero, gobierna contra los obreros. Aumenta la miseria y agiganta la desigualdad social. Una característica de la política económica de Maduro en los dos últimos años es adoptar medidas pensando en quienes tienen algunos ingresos en dólares, ya sea por remesas o por honorarios y salarios. Resolvió, en buena parte, la escasez […]

OPINIÓN · 4 JUNIO, 2020 04:25

Riesgos en la red: pedofilia solo a un clic

Hemos planteado en este espacio cómo el confinamiento ha creado condiciones ideales para los abusadores sexuales en las casas y entornos cercanos a los niños, así como en las redes sociales. Mencionamos cómo algunas personas siguen pensando: “eso no ocurre aquí”, “eso le pasa a otras personas” o “pasa en otros tipos de familia”. La […]

OPINIÓN · 3 JUNIO, 2020 04:35

El mal manejo de las emociones también es una pandemia

He dado no menos de diez charlas en los últimos días sobre el manejo de las emociones durante la cuarentena. La llamo “Manejo de las corona-emociones” y han estado bastante concurridos por gente del ámbito organizacional, pero también particulares en busca de alguna recomendación sanadora. Como le decía a una amiga, los psicólogos nos estamos […]

OPINIÓN · 2 JUNIO, 2020 04:31

Los enemigos del pensamiento

Para escapar de una patética suerte, muchas personas escogen caminar en sentido inverso al que dictan las circunstancias. Es decir, como el “cangrejo”. Así que para evitar afrontar las contingencias que les depara la vida en su vaivén pendular, optan por encarar las vicisitudes. Sin medir o calcular los efectos que resultarían de la decisión […]