OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Colombia y Venezuela ocupan un eje geográfico al norte de Suramérica con una historia común pero llena de ambigüedades e intereses contrapuestos. Una región cuyo intercambio comercial por la década de los noventa llegó a estar por el orden de los diez mil millones de dólares al año, con una generación de empleos a ambos lados de la frontera y enriqueciendo comercialmente unos vínculos culturales de larga data. No obstante, comenzando el siglo XXI la política volvió por sus fueros y las diferencias no se pudieron procesar adecuadamente y las consecuencias para los ciudadanos de ambos lados no se hicieron esperar.

Si bien es cierto que los más de dos mil kilómetros de línea fronteriza han estado caracterizados por el control de grupos paramilitares (de derecha e izquierda) con negocios turbulentos incluido el narcotráfico, cuando las relaciones económicas se fortalecieron, ambos Estados lograron ejercer una mayor gobernabilidad en las fronteras para el beneficio de la gran población que vive a ambos lados. Destacable la particularidad del conflicto armado que durante más de 50 años ha afectado a Colombia y que, en un momento determinado, promovió la migración masiva hacia Venezuela y otras latitudes de la región. Y a partir del inicio de este siglo, con la exacerbación de la polarización política interna y la aplicación de un modelo económico retrógrado, se invirtió el proceso, llevando desde Venezuela hacia Colombia, a más de dos millones de personas que aún hoy, tratan de salir adelante en un contexto nuevo.

Con la llegada al poder en Bogotá de Gustavo Petro, recientemente investido como presidente colombiano, las grandes expectativas generadas en la región ya comienzan a aflorar. La restitución de las embajadas y la designación de sus representantes diplomáticos, la reapertura de las fronteras, entre otras medidas anunciadas, muestran un camino que probablemente, no estará exento de dificultades y diferencias, pero que vuelve a un cauce de ejercicio institucional con resultados prácticos y positivos para quienes viven a ambos lados de la frontera y particularmente, para los venezolanos que se esparcen por toda la geografía neogranadina. En este contraste de dinámicas de forma pendular, esperemos que ahora la sindéresis prime por encima de los intereses del gobierno y se centre en la gente.

La Comunidad Andina de Naciones, una organización que nunca debió abandonarse por ser el eje natural de desarrollo equilibrado para los países que la componían, puede ser la vía para relanzar la complementariedad económica necesaria para fortalecer las finanzas públicas de sus Estados miembros. Las divisiones políticas entre nuestros países han favorecido el crecimiento económico de China, Vietnam, India, Malasia, entre otros Estados, que aprovechan al máximo la competitividad y el descuido de las políticas públicas apuntaladas al desarrollo de países como los nuestros, para inundarnos de sus productos a bajo precio. Lo cual no es malo para el consumidor pero sí para la economía que pierde empleos e impulso productivo.

Las relaciones colombo-venezolanas han entrado en una dinámica declarativa que las ubica en primer plano de la agenda pública de ambos Estados. Esto es demasiado simbólico y puede desencadenar acciones de rápidas alternativas que consoliden al eje andino en los próximos años. A la par, la recuperación del control institucional de ambos Estados de la frontera en detrimento de los grupos irregulares que pululan, puede, sin duda alguna, servir de marco para que los ciudadanos de la frontera sean los verdaderos protagonistas de la hermandad histórica de colombianos y venezolanos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Los dientes de China

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

La democracia es el régimen de gobierno que más garantiza el ejercicio pleno de los derechos humanos. Aunque, evidentemente, la historia se ha encargado de mostrarnos sus fallas, carencias y desviaciones, y no en pocas oportunidades han causado cansancio, por parte de poblaciones enteras. Esto no significa que no sea perfectible y en el marco […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

Septiembre de 2022 pasará a la historia marcado por la muerte de una mujer, pero debería ser por la de dos o de muchas. En Inglaterra murió la Reina que llevó en su cabeza la corona bien puesta durante décadas y todo el mundo -literalmente- aplaudió y honró su muerte por causas naturales. Esto, aunque, […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Tolerancia y religión

Las intensas protestas en Irán por la muerte de la joven Mahsa Amini no cesan. Su muerte se produjo por cometer una infracción a la ley islámica: llevar mal puesto el velo (donde básicamente mostraba un poco su cabello). Esto fue razón suficiente para que la Policía de la Moral (vigilante de las normas islámicas) […]

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2022 05:00

El bolívar y sus circunstancias

Antonio Guzmán Blanco -quien gobernó nuestro país en varias ocasiones entre 1870 a 1888- dijo en una oportunidad: «Venezuela es como un cuero seco, lo pisan por un lado y se levanta por el otro». Con esta aseveración, se refería a la situación económica de entonces. Casi 150 años después, lamentablemente, no podemos decir algo […]

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2022

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

Texto por Piero Trepiccione

Colombia y Venezuela ocupan un eje geográfico al norte de Suramérica con una historia común pero llena de ambigüedades e intereses contrapuestos. Una región cuyo intercambio comercial por la década de los noventa llegó a estar por el orden de los diez mil millones de dólares al año, con una generación de empleos a ambos lados de la frontera y enriqueciendo comercialmente unos vínculos culturales de larga data. No obstante, comenzando el siglo XXI la política volvió por sus fueros y las diferencias no se pudieron procesar adecuadamente y las consecuencias para los ciudadanos de ambos lados no se hicieron esperar.

Si bien es cierto que los más de dos mil kilómetros de línea fronteriza han estado caracterizados por el control de grupos paramilitares (de derecha e izquierda) con negocios turbulentos incluido el narcotráfico, cuando las relaciones económicas se fortalecieron, ambos Estados lograron ejercer una mayor gobernabilidad en las fronteras para el beneficio de la gran población que vive a ambos lados. Destacable la particularidad del conflicto armado que durante más de 50 años ha afectado a Colombia y que, en un momento determinado, promovió la migración masiva hacia Venezuela y otras latitudes de la región. Y a partir del inicio de este siglo, con la exacerbación de la polarización política interna y la aplicación de un modelo económico retrógrado, se invirtió el proceso, llevando desde Venezuela hacia Colombia, a más de dos millones de personas que aún hoy, tratan de salir adelante en un contexto nuevo.

Con la llegada al poder en Bogotá de Gustavo Petro, recientemente investido como presidente colombiano, las grandes expectativas generadas en la región ya comienzan a aflorar. La restitución de las embajadas y la designación de sus representantes diplomáticos, la reapertura de las fronteras, entre otras medidas anunciadas, muestran un camino que probablemente, no estará exento de dificultades y diferencias, pero que vuelve a un cauce de ejercicio institucional con resultados prácticos y positivos para quienes viven a ambos lados de la frontera y particularmente, para los venezolanos que se esparcen por toda la geografía neogranadina. En este contraste de dinámicas de forma pendular, esperemos que ahora la sindéresis prime por encima de los intereses del gobierno y se centre en la gente.

La Comunidad Andina de Naciones, una organización que nunca debió abandonarse por ser el eje natural de desarrollo equilibrado para los países que la componían, puede ser la vía para relanzar la complementariedad económica necesaria para fortalecer las finanzas públicas de sus Estados miembros. Las divisiones políticas entre nuestros países han favorecido el crecimiento económico de China, Vietnam, India, Malasia, entre otros Estados, que aprovechan al máximo la competitividad y el descuido de las políticas públicas apuntaladas al desarrollo de países como los nuestros, para inundarnos de sus productos a bajo precio. Lo cual no es malo para el consumidor pero sí para la economía que pierde empleos e impulso productivo.

Las relaciones colombo-venezolanas han entrado en una dinámica declarativa que las ubica en primer plano de la agenda pública de ambos Estados. Esto es demasiado simbólico y puede desencadenar acciones de rápidas alternativas que consoliden al eje andino en los próximos años. A la par, la recuperación del control institucional de ambos Estados de la frontera en detrimento de los grupos irregulares que pululan, puede, sin duda alguna, servir de marco para que los ciudadanos de la frontera sean los verdaderos protagonistas de la hermandad histórica de colombianos y venezolanos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Los dientes de China

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Tolerancia y religión