OPINIÓN · 17 JULIO, 2022 05:46

Ciudadanía abstracta versus ciudadanía real

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Elon Musk echó para atrás la compra de la red social Twitter. Luego de haber sorprendido al mundo y haber elogiado el papel de esta novedosa herramienta comunicacional digital como espacio público para el ejercicio de la democracia y el debate de ideas, esta semana, intempestivamente ha cambiado de opinión. Uno de los argumentos más potentes que ha esgrimido tiene que ver con la cantidad de cuentas falsas que operan sin ningún control y que generan tendencias de opinión diariamente sin que exista algún tipo de escrutinio sobre ellas. Vale decir que cada cuenta en realidad no representa a un ser humano en específico con lo cual, aquello de “una persona, un voto” cambiado a “una persona, una opinión” no aplica.


Y es que, con el crecimiento exponencial de las redes sociales como mecanismos alternativos de comunicación, su importancia ha venido creciendo cada día tanto como su impacto en las sociedades alrededor del mundo. Ello no ha pasado desapercibido en las disputas por el poder y “colonizarlas” ha sido la constante de los últimos tiempos para catapultar la búsqueda o afianzamiento de los actores que lo tienen o lo anhelan.

Con este proceso de “colonización” se ha abierto todo un debate alrededor del tema. Estamos en presencia de un ejercicio que involucra la activación de dos formas de ciudadanía. En primer lugar, la abstracta, ejercida por un cuantioso ejército de bots y cuentas anónimas que no representan a verdaderas personas sino que son operadas o de manera automatizada o a través de individuos que manejan una cantidad de cuentas alineadas para generar tendencias. Y en segundo lugar, la ciudadanía real ejercida por personas con cuentas individuales que opinan según su parecer o según le dicte su conciencia. Lamentablemente, con el paso del tiempo, los ciudadanos abstractos han ido ganando demasiado terreno en las redes y eso se siente en las analíticas diarias acerca de tendencias que obedecen a intereses muy particulares en desmedro de los intereses y temas asociados a la realidad.

Esta fenomenología comunicacional promovida desde las redes sociales está provocando cambios importantes en la convivencia democrática, cuya tendencia a su debilitamiento en favor de autocracias y derrumbe de instituciones viene afectando severamente a las poblaciones más vulnerables en todo el planeta. Surge entonces la siguiente pregunta: ¿puede la humanidad darse el lujo de ser gobernada por tendencias y ciudadanos abstractos? En este momento eso ha venido ocurriendo y si no existe una verdadera voluntad de los propietarios de las redes de depurar profundamente aquellas cuentas por las que nadie responde en realidad, con el paso del tiempo, la desinformación y los procesos de manipulación pueden agravarse hasta tal punto, que la humanidad vuelva a episodios bélicos de baja, mediana y alta intensidad como los que ya comenzamos a ver en Ucrania. Siglos de desarrollo civilizatorio para crear instituciones que generen contrapesos pueden venirse a pique frente al accionar de la ciudadanía abstracta. No es cualquier cosa lo que estamos afirmando, y aunque parezca paradójico porque lo afirme un empresario como Musk, acostumbrado a imponer su voluntad por sobre los demás, no deja de tener razón. Las cuentas fantasmas no pueden dirigir un espacio que debe ser absolutamente público. Este debate apenas comienza, pero su impacto sobre la vitalidad de la democracia como sistema es esencialmente crucial.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Podrán los partidos acabar con las arremetidas de la antipolítica?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China

Esta semana ha estado llena de eventos importantes en la geopolítica mundial, pero sin duda, el más controvertido y que ha generado mayor preocupación internacional ha sido la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos, a Taiwán de manera oficial y en medio de reclamos diplomáticos […]

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022

Ciudadanía abstracta versus ciudadanía real

Texto por Piero Trepiccione

Elon Musk echó para atrás la compra de la red social Twitter. Luego de haber sorprendido al mundo y haber elogiado el papel de esta novedosa herramienta comunicacional digital como espacio público para el ejercicio de la democracia y el debate de ideas, esta semana, intempestivamente ha cambiado de opinión. Uno de los argumentos más potentes que ha esgrimido tiene que ver con la cantidad de cuentas falsas que operan sin ningún control y que generan tendencias de opinión diariamente sin que exista algún tipo de escrutinio sobre ellas. Vale decir que cada cuenta en realidad no representa a un ser humano en específico con lo cual, aquello de “una persona, un voto” cambiado a “una persona, una opinión” no aplica.


Y es que, con el crecimiento exponencial de las redes sociales como mecanismos alternativos de comunicación, su importancia ha venido creciendo cada día tanto como su impacto en las sociedades alrededor del mundo. Ello no ha pasado desapercibido en las disputas por el poder y “colonizarlas” ha sido la constante de los últimos tiempos para catapultar la búsqueda o afianzamiento de los actores que lo tienen o lo anhelan.

Con este proceso de “colonización” se ha abierto todo un debate alrededor del tema. Estamos en presencia de un ejercicio que involucra la activación de dos formas de ciudadanía. En primer lugar, la abstracta, ejercida por un cuantioso ejército de bots y cuentas anónimas que no representan a verdaderas personas sino que son operadas o de manera automatizada o a través de individuos que manejan una cantidad de cuentas alineadas para generar tendencias. Y en segundo lugar, la ciudadanía real ejercida por personas con cuentas individuales que opinan según su parecer o según le dicte su conciencia. Lamentablemente, con el paso del tiempo, los ciudadanos abstractos han ido ganando demasiado terreno en las redes y eso se siente en las analíticas diarias acerca de tendencias que obedecen a intereses muy particulares en desmedro de los intereses y temas asociados a la realidad.

Esta fenomenología comunicacional promovida desde las redes sociales está provocando cambios importantes en la convivencia democrática, cuya tendencia a su debilitamiento en favor de autocracias y derrumbe de instituciones viene afectando severamente a las poblaciones más vulnerables en todo el planeta. Surge entonces la siguiente pregunta: ¿puede la humanidad darse el lujo de ser gobernada por tendencias y ciudadanos abstractos? En este momento eso ha venido ocurriendo y si no existe una verdadera voluntad de los propietarios de las redes de depurar profundamente aquellas cuentas por las que nadie responde en realidad, con el paso del tiempo, la desinformación y los procesos de manipulación pueden agravarse hasta tal punto, que la humanidad vuelva a episodios bélicos de baja, mediana y alta intensidad como los que ya comenzamos a ver en Ucrania. Siglos de desarrollo civilizatorio para crear instituciones que generen contrapesos pueden venirse a pique frente al accionar de la ciudadanía abstracta. No es cualquier cosa lo que estamos afirmando, y aunque parezca paradójico porque lo afirme un empresario como Musk, acostumbrado a imponer su voluntad por sobre los demás, no deja de tener razón. Las cuentas fantasmas no pueden dirigir un espacio que debe ser absolutamente público. Este debate apenas comienza, pero su impacto sobre la vitalidad de la democracia como sistema es esencialmente crucial.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Podrán los partidos acabar con las arremetidas de la antipolítica?

¿Cómo valoras esta información?

5

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas