A la MUD: No maten al mensajero - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2016 14:47

A la MUD: No maten al mensajero

Ver más de

Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En periodismo hay una suerte de mantra que recitamos. “Los hechos son sagrados, la opinión es libre”.  Recientemente el periodista Boris Muñoz parafraseó esta idea así. «Cada quien tiene derecho a su propia opinión, pero no a sus propios hechos».

Voy a guiarme con esas premisas para abordar el momento que vive la Mesa de la Unidad Democrática y hacer luego una serie de observaciones muy subjetivas, pero con base en unos hechos que lucen innegables.

La MUD tiene una gran fortaleza y una gran debilidad. Es justamente la diversidad de quienes la integran. Los cuatro grandes partidos (AD, UNT, PJ, VP) han hallado una forma consensuada de la toma de decisiones, pero a la vez han excluido a otros.

Hace más de una semana les hablé de los indicios que me llevaban a suponer que actores del Gobierno y de la oposición estaban conversando, pese a que del lado de la MUD insistieran en negarlo. Para el martes 13 de septiembre ya voceros oficialistas lo habían confirmado y posteriormente ese mismo día  la MUD debió reconocerlo, al emitir un comunicado sobre el diálogo.

Es un hecho. La MUD ocultó y negó sus conversaciones con voceros del Gobierno.

Otros hechos son que la MUD había convocado a una jornada de movilización y activismo para el 14 de septiembre, la cual cambió intempestivamente el lunes 12S; el viernes 16 de septiembre se llevaron a cabo manifestaciones poco masivas de opositores en distintas ciudades del país.

En medio de estos desaciertos, la dirigencia de la MUD recibió severos ataques que se acrecentaron con las declaraciones ofrecidas por el diputado Timoteo Zambrano sobre su rechazo a las sanciones de Mercosur hacia Venezuela.

Y por supuesto no faltó quien comparara la exigua presencia en las calles, el viernes, con la toma multitudinaria Toma de Caracas del pasado 1 de septiembre.

Posteriormente, y luego de lo que puede ser considerada la peor semana de la MUD en lo que va de año, se emitieron nuevos comunicados. Uno de ellos refiere al reconocimiento de errores, aciertos y la necesidad de seguir porque los retos que están planteados son sencillamente muy difíciles.

Espero haber sido lo más «objetiva» en esta descripción de hechos o «eventos desafortunados».

Pero como esto es un artículo de opinión, en lo adelante, les expresaré la mía. Como algunos saben, comparto la frase atribuida a Savater: Las opiniones son como la nariz, todo el mundo tiene una y a quién le importa.

Aunque es loable que haya un reconocimiento de errores, realmente, si existe el claro propósito de no repetirlos, lo importante es que se revise por qué se cometen esos errores.

Esto en razón de que la propia oposición luce polarizada internamente. Hay distintas posiciones. Esto lleva, desde mi perspectiva, a que se cuestione indiscriminadamente, y también a que se evite la crítica. Si unos castigan sin piedad a la MUD, otros prefieren guardar silencio o peor, creen que todo es perfecto, extienden un cheque en blanco y pretenden que otros lo extiendan.

¿Por qué es importante generar un clima de observaciones en donde prevalezca cierta irreverencia, aunque se tenga claro cuáles son los objetivos de la organización?

Por varias razones. Pero la principal es para no aislarse de lo que dice la gente, evitar la tradicional burbuja que aleja a quienes detentan el poder de quienes se lo otorgan con el voto y sobre todo por la necesidad de ser coherentes con lo que se promueve: más democracia.

Durante 17 años he seguido muy de cerca todo el proceso político venezolano, pero más que nada el proceso comunicacional que se ha producido. He visto como muchos dirigentes rojos, empezando por el presidente Chávez atribuían las quejas o cualquier cuestionamiento a una guerra comunicacional. Y cometieron uno de los errores clásicos, pero no por ello, irrepetible. «Matar al mensajero». En pocas palabras, la MUD o sus fans están entrando en un terreno fangoso.

No discutiré si es posible o no que esto derive en una política controladora de la opinión, porque más de uno negaba que algo así pudiese ocurrir en el Gobierno y ya vemos hacia dónde ha ido la llamada hegemonía comunicacional. Es decir, el que está picao ‘e culebra cuando ve bejuco, brinca.

Si la MUD no abre esos espacios de conexión y retroalimentación con sus seguidores e incluso con dirigentes que, ahora, algunos creen son conspirativos, corre el riesgo de quedarse aislada, de no escuchar lo que pasa en el calle. Parte de ese aislamiento lo padece el Gobierno.

Esto no significa que sean los “managers” de tribuna los que decidan las políticas de la MUD, pero sí que los que encabezan la coalición escuchen distintas opiniones y aprendan a manejar mejor los ataques.

Hay otras consideraciones que creo prudente compartir.

Si bien lo menos democrático es un partido político a la usanza venezolana, en el caso de la MUD no estamos hablando de un partido, sino de una coalición, que además lidera a un buen número de venezolanos, quienes, de paso, no quieren nada con los partidos políticos- ya les tocará a esas organizaciones revisarse-. Por tanto no puede aplicarse el argumento de la disciplina partidista para acallar las críticas.

Además, el momento país es muy delicado para asumir posiciones características de Psuv y de Acción Democrática, que en el pasado expulsaba o hacía que se autoexcluyera de sus filas cualquier militante que reclamara sobre el modelo vertical de mando.

Un aspecto que debe cuidar grandemente la MUD es su forma de comunicar. Antes y durante el 6D lucían coherentes. Luego del triunfo en la Asamblea Nacional han venido dando bandazos.

También me referiré a las percepciones que más comparto, de las tantas que he escuchado.

La dirigencia de la MUD luce descoordinada. Aunque el referendo revocatorio es un asunto de ciudadanos y más de derechos constitucionales, que de dirigencia partidista, al asumir la MUD el liderazgo sobre esta iniciativa, lo menos que esperan los partidarios de la oposición es una dirección clara y esto no parece estar ocurriendo.

La MUD le debe explicaciones y rendir cuentas a sus seguidores. Especialmente a los manifestantes, aquellos que fielmente han atendido todos los llamados a estar pacíficamente en la calle. Ellos no son  borregos para seguir a ciegas lo que dispongan los líderes, pero tampoco pueden ser dejados a la libre, sin ningún tipo de mensaje que les permita saber hacia dónde se dirigen.

En los actuales momentos, la MUD tiene grandes retos y responsabilidades. En la conformación de esta plataforma se han cometido errores, pero también han tenido aciertos. Lo de los últimos días podrían engrosar la lista de pelones.

Ojalá que en los próximos días vengan algunos aciertos y que esta hora loca que vivió la semana pasada, sea solo eso, un asunto pasajero.

ESPECIALES · 12 MAYO, 2019

Madres coraje de Venezuela

Texto por Julett Pineda

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 JULIO, 2017

Caracas 450

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2019 04:56

Libertad de Expresión: Desafíos para la próxima década

Estamos a la vuelta de la esquina con el año 2020, envuelto en un cierto aire de expectativa por su resonancia, ya que desde hace bastante se habla del 20-20. En todo caso será el punto de inflexión para dar inicio a lo que será la tercera década del siglo XXI. En diversos campos, al […]

OPINIÓN · 16 SEPTIEMBRE, 2019 05:38

Luchar o huir depende de sus huesos

Cuando enfrentamos un peligro repentino, ya sea encontrarnos con una serpiente de cascabel o ver la última película de terror de Stephen King, la frecuencia cardíaca aumenta, la respiración se vuelve más rápida y se bombea combustible en forma de glucosa por todo el cuerpo para prepararnos a enfrentar el peligro o huir. Se cree […]

OPINIÓN · 15 SEPTIEMBRE, 2019 04:40

¿Se trancó el juego en Venezuela?

El panorama luce demasiado confuso como para avizorar una salida apegada a los principios elementales de la democracia.

OPINIÓN · 14 SEPTIEMBRE, 2019 05:21

Medios y género

Los transfobícos detestan a las mujeres trans porque son hombres que se han feminizado hasta el extremo