"Ya no hay límites. Vendrán más ataques a periodistas", alertan analistas - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 16 MARZO, 2019 09:54

«Ya no hay límites. Vendrán más ataques a periodistas», alertan analistas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Detenciones arbitrarias en enero, febrero y marzo. Expulsiones de corresponsales extranjeros en este lapso. Y ahora, la imputación de periodistas con influencia y reconocimiento, tanto en redes sociales como en la opinión pública. El caso del periodista Luis Carlos Díaz marca un antes y un después: fue desaparecido, detenido arbitrariamente, su residencia allanada y además lo imputaron de cargos poco verosímiles.

¿Qué se puede esperar ahora en Venezuela, después de la detención arbitraria contra Luis Carlos Díaz y su posterior imputación?. Esta pregunta fue respondida por Andrés Cañizalez, director de Medianálisis y Carlos Correa, quienes están al frente de la ONG de defensa de la libertad de expresión, Espacio Público.

Cañizalez lo advierte: «El Gobierno no tiene límites y podemos esperar más ataques a los periodistas nacionales y extranjeros». Pero antes de la aprehensión de Luis Carlos Díaz, que ocurrió el pasado lunes 11 de marzo, recordó lo que pasó con el periodista y presentador mexicano, Jorge Ramos.

«El caso de Ramos refleja algo inaudito: que un periodista sea apresado mientras un jefe de Estado le revisa una entrevista. No sé si Stalin lo hizo, pero por ejemplo Fidel Castro habló con muchos y nunca ocurrió algo así. Se han traspasado unos límites que no creo que se vayan a echar para atrás, podemos en cambio prever más acciones  de ese tipo», dijo a Efecto Cocuyo.

Sin embargo, dijo que lo hecho con Díaz tiene un elemento agravante: «Estamos viviendo una etapa en la cual el régimen venezolano no es que sea más fuerte, pero sí es más agresivo. Esa agresividad está relacionada con sus propias debilidades y contradicciones».

Cañizalez explicó que en este último caso, el Gobierno de Maduro sabe quién es Luis Carlos y a pesar de eso lo apresaron, aunque la presión en el país y también la internacional lograron su excarcelación 24 horas después, pero esto no deja que cesen los ataques en su contra.

Diosdado Cabello, quien manipuló un video donde Luis Carlos Díaz hablaba de cómo actuar ante un blackout informativo, insistió en mostrar nuevamente esa pieza audiovisual que el equipo de producción de su programa «Con el mazo dando«, presentó una vez más este miércoles, 13 de marzo.

Un día después de que Luis Carlos fue imputado, Cabello remarcó que a pesar de la presión de la alta comisionada para derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, «la justicia actuará».

«Diosdado Cabello sigue arremetiendo contra él, allí hay unas contradicciones dentro del régimen», sostuvo Cañizalez.

Sin miedo al régimen

Resaltó que a pesar del amedrentamiento, el detenerlo y posteriormente imputarlo, la reacción a su favor tanto de periodistas y el resto de venezolanos que conocen su trabajo, da cuenta de que la gente le perdió el miedo al régimen.

«Hasta ahora el régimen de Maduro había fustigado y atacado a diversos periodistas, los había amedrentado y amenazado, pero hasta donde yo recuerdo ningún periodista que sea figura pública había ido a los calabozos del Sebin. Luis Carlos marca un antes y un después».

Pero este antes y después no es solo su paso por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por un día. «Hay  un mensaje muy duro, muy contundente. Tal vez en otro contexto hubiera generado más autocensura, hay cosas que el gobierno no está midiendo y es que estamos en una fase ya final, obviamente. Se ha perdido mucho miedo, del miedo que antes inspiraba el régimen, eso es algo notable hoy en Venezuela», manifestó el director de Medianálisis.

Y añadió que esto «eso juega en contra de que la detención de Luis Carlos sea aleccionadora porque en la medida que la comunidad de blogueros, de tuiteros, de gente que está en el mundo de las redes sociales tiene una posición más beligerante, de menos temor a lo que ocurra, de menos respeto a la represión, eso contribuye a que pierda fuerza esa intención represiva original».

Tejer redes

Carlos Correa, de Espacio Público, expresó su preocupación por el caso de Luis Carlos. La ONG le presta asesoría jurídica y esperan que obtenga la libertad plena. Sin embargo, el monitoreo que llevan en lo que va de 2019 revela cómo aumenta «la criminalización del ejercicio de la libertad de expresión, tanto de periodistas como de voceros sindicales y ciudadanos tuiteros».

«Son indicadores muy preocupantes, más de 40 periodistas y trabajadores de la prensa han sido detenidos. Hay más de 50 personas, de gente que trabaja en instituciones públicas que han sido perseguidos por sus declaraciones. Hay un recrudecimiento de la criminalización de la libertad de expresión, un ataque mayor a este derecho. Es el caso de Luis Carlos, de los periodistas que han sido expulsados. Y específicamente en casos de Coddy y Luis Carlos quieren señalarlos con temas por cobertura informativa por frontera, seguridad y la Faes o por la crisis eléctrica».

Tanto Cañizales como Correa instan a los periodistas y ciudadanos a seguir el ejemplo de Luis Carlos Díaz: Hay que tejer redes en el país y fuera de él. Tener mecanismos de protección y respaldo.

Correa lo resume así: «La sociedad venezolana está generando mecanismos para mantenerse informados y la gente tiene que buscar ante escenarios más restrictivos, validar la información que reciben, no replicar información falsa y en cualquier escenario interactuar y conectarse con otras personas para estar informado».

Cañizalez aconseja a los periodistas estar alertas y movilizados. Felicitó el trabajo activo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp), porque ayuda a visibilizar los casos. Y además recomendó a los periodistas mantenerse activados y crear redes.

«Con lo de Luis Carlos hubo mucha presencia en las redes porque es una persona que ha tejido muchas redes y eso es parte de las fortalezas que puedes tener en el país, pero también el apoyo de organismos internacionales de libertad de expresión para que a la hora de un caso, alguien desde fuera pueda levantar la voz y eso es importante».

2019: Más ataques a periodistas

Desde enero hasta el 11 de marzo, el Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela (Ipys-Venezuela) documentó 155 violaciones a la libertad de expresión, así como la detención de 39 periodistas y la expulsión de 10 corresponsales extranjeros del país por parte de Nicolás Maduro.

El caso más reciente fue denunciado por el Sntp. Se trata del periodista polaco Tomasz Surdel, quien este jueves 14 de marzo en horas de la noche fue detenido arbitrariamente por la Fuerza de Seguridad de Acciones Especiales (Faes) de la PNB.

Lo agredieron, lo golpearon en la cara, que se la taparon con un saco y simularon que sería ejecutado al dispararle con un arma descargada.

Surdel es corresponsal del medio polaco Gazeta Wyborcza y tiene dos meses trabajando desde Caracas. Su caso engrosa la larga lista de ataques a los periodistas extranjeros y venezolanos atacados por cuerpos de seguridad del Estado, al servicio de Maduro.

Medina Ezaine sigue preso

En Venezuela a la fecha hay un trabajador de la prensa encarcelado. Se trata de Jesús Medina Ezaine, reportero gráfico de Dólar Today, a quien detuvieron el 29 de agosto en la estación del Metro de Plaza Venezuela.

Lo imputaron por «legitimación de capitales, asociación para delinquir, instigación al odio y obtención de lucro ilegal contra actos de la administración pública». Desde entonces se encuentra en la cárcel de Ramo Verde y su audiencia a tribunales ha sido diferida al menos en cinco ocasiones.

La noche del viernes 15 de marzo excarcelaron al periodista alemán Billy Six, quien estuvo cuatro meses privado de libertad en El Helicoide. Como a Luis Carlos Díaz, le dictaron prohibición de salida del país, declarar a los medios de su caso y presentarse cada 15 días en tribunales.

También fue imputado por supuesta traición a la patria, rebelión y espionaje. Lo presentaron en un tribunal militar e impidieron por más de un mes que tuviera acceso a la asesoría jurídica de la embajada alemana en Venezuela.

Antes, el director de Reporte Confidencial, Braulio Jatar, fue detenido por funcionarios del Sebin en Margarita. Se produjo el 3 de septiembre de 2016, cuando lo apresaron por publicar imágenes y un video de una protesta contra Nicolás Maduro en Nueva Esparta, en el sector Villa Rosa.

Jatar estuvo preso entre el Sebin de Nueva Esparta, en la cárcel 26 de julio (Guárico); el retén judicial de Cumaná en el estado Sucre, y el penal de San Antonio en la isla de Margarita. En mayo de 2017 le dieron casa por cárcel, pero su juicio está paralizado.

Se trata de la imputación de al menos dos periodistas, el directivo de un medio y un reportero gráfico encarcelado.

Pero hay más. Rafael González, quien presta servicios en una empresa de seguridad para la cadena de noticias CNN se encuentra desaparecido. Desde hace 36 horas su familia desconoce su paradero. Se encontraba en Maiquetía con un equipo del canal internacional cuando fue detenido de forma arbitraria.

El Sntp denunció su desaparición y el posterior allanamiento a su residencia por parte del Sebin.

Lea también:

Sebin allana residencia y oficina de trabajador de CNN desaparecido, denuncia Sntp