Transportistas y usuarios esperan información detallada del pasaje digital

LA HUMANIDAD · 29 SEPTIEMBRE, 2021 16:11

Ver más de

Mabel Sarmiento | @mabelsarmiento


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No es nuevo el cobro automatizado del pasaje en Venezuela. Los sistemas Metro de Caracas y Ferrocarril, también algunas líneas como el Buscaracas y las rutas Yutong en Mérida, Maracaibo, Barcelona, entre otros estados y ciudades del país, ya venían haciendo uso de los tickets y tarjetas magnéticas. 

En el año 2017, el gobierno de Nicolás Maduro aprobó más de 7 millones de dólares para la compra de máquinas inteligentes para el pasaje estudiantil, plan que finalmente no fue concretado.

En Miranda, con la escasez de efectivo, algunas rutas (Guatire, Guarenas y Altos Mirandinos) hicieron uso de las transferencias y, luego, del pago móvil para poder seguir operativas. Similar estrategia se vio en rutas de El Junquito y La Guaira.

Más recientemente, en la parroquia 23 de Enero, municipio Libertador, se implementó un plan piloto de cobro de pasaje digital, que tampoco termina de cuajar entre los transportistas y los pasajeros.  

Lo nuevo: el código QR

Pero, ahora, la novedad viene adornada con el código QR. Un mecanismo que invita a la actualización tecnológica, pero que -a la vez- genera controversias y dudas por las dificultades en su aplicación: básicamente es necesario un teléfono inteligente y conexión para poder pagar el pasaje.

Con los anteriores sistemas magnéticos la recarga del pasaje no estaba directamente vinculada con el usuario. Simplemente con presentar la tarjeta ante el operador se hacía efectiva la actualización del instrumento.

Incluso, con dinero en efectivo, el pasajero podía decirle al vendedor cuántos viajes necesitaba de acuerdo a su disponibilidad monetaria.

¿Cuál es la propuesta?

La propuesta actual, completamente virtual, es que incluso desde su casa la persona pueda cancelar los viajes bien sea de la ruta urbana, troncal o suburbana. 

Pero, en un país con fallas constantes de electricidad y Internet, ¿es posible mantener esa actualización tecnológica? Pues bien, hay seguidores y detractores de la propuesta.

“Por un lado nos quitamos de encima el problema del efectivo. Con el pasaje a 1.500.000 no es fácil ahora. A veces hago tres y cuatro viajes en un día. Si salgo el lunes no puedo hacerlo el martes. Tal vez si hago el pago a través de una plataforma agilizo y puedo salir varias veces en la semana”, dijo Óscar Báez, de 34 años de edad.

Báez simplificó y le buscó el lado positivo al uso de esta modalidad anunciada por el Ejecutivo nacional. Pero, Ana Fuentes, de 71 años de edad, no lo vio fácil para ella.

“Dicen que ahora vamos a pagar el pasaje con el carnet de la patria. Yo lo tengo, pero siempre tengo que estar yendo a casa de un nieto para que me ayude a escanear el código. Si tengo que pagar pasaje no me quiero imaginar eso.  Para mí es engorroso, a menos que vuelvan a aceptar el pasaje preferencial para la tercera edad que desde hace como dos años que los transportistas lo quitaron de un plumazo”.

Poca información

Lo que se sabe es este nuevo cobro es una información muy generalizada que dio la vicepresidenta Delcy Rodríguez. Sin embargo, lo que ha dicho el ministro de Transporte, Hipólito Abreu, es que el pago se hará bajo las modalidades post pago (con el uso de un ticket), prepago (con tarjetas magnéticas que se podrán recargar desde las casas) y con la metodología QR la cual podrá vincularse con las tarjetas bancarias.

Para Luis Alberto Salazar, presidente del Comité de Usuarios del Transporte Público, esto es un avance y “es algo por lo que hemos venido luchando desde hace mucho tiempo. En la época de Claudio Farías al frente del ministerio ya se había instalado una mesa para trabajar ese tema.

Pero mucho antes, en 2014 los trasportistas habían presentado una propuesta de digitalización. Sin embargo, el gobierno no dio luz verde. Luego cuando se habló de las tarjetas inteligentes (incluso Valeven estaba en esas reuniones) todo el proyecto se vino abajo por la hiperinflación”.

Por esa razón, explicó, propusieron usar el mecanismo Patria, donde el gobierno dice que tiene registrados 25 millones de venezolanos. “Eso no generaría ningún costo adicional. Era un paso adelantado, a pesar de los detractores. Además, otro punto a favor era que los autobuses Yutong, los llamados rojos rojitos, ya tenían sistema de lectores “.

De esas unidades hay en Mérida, Cumaná, Anzoátegui, Bolívar. “Las hay en varios estados y es un camino abonado para ir a la digitalización”.

¿Qué pasará con el transporte privado?

El otro eslabón de la cadena: los transportistas privados. Para ellos, dijo Salazar, se está haciendo un convenio con el Banco Plaza para el uso de su billetera digital. También están los quiscos dispensadores del QR donde el usuario sin teléfono puede comprarlo y hacer sus recargas.

“Toca también que los consejos comunales y los Clap hagan su trabajo como estructura social. A través de esas organizaciones se pueden distribuir en las comunidades los códigos y así masificar su uso. De hecho, ya estamos haciendo esa prueba en algunas zonas. Este fin de semana iremos a Barcelona para ver su uso e implementación”.

Del lado de los conductores, aún hay muchos deshojando la margarita, debido a la falta de información. José Peralta de la ruta Catia Chacaíto, dijo que no está claro el sistema de cobro.

“No nos han dicho cómo vamos a recuperar el dinero, dicen que irá a nuestras cuentas, pero si es a través del Sistema Patria, ¿se hace la transferencia inmediata?. Eso no está claro. Lo otro es que desde 2014 propusimos un sistema similar y es, ahora, cuando todo el servicio está caído que inventan esto. Puede facilitar el tema del efectivo, pero no es una plataforma a la mano para todos. He visto a la gente haciendo colas para escanear el carnet cuando pagan un bono y eso sucede porque no tienen teléfono”.

Dudas entre los transportistas

En el gremio de los transportistas ahora surge la duda porque para ellos el dinero en efectivo tiene más valor en una Venezuela inflacionaria. “Si tengo que comprar aceite lo hago con lo que gano en el día, no puedo esperar para hacer un punto de corte de la cuenta bancaria al final del día”, resaltó Peralta quien recordó que ya han tenido experiencias la respecto con el tema del pasaje estudiantil.

Este martes, 28 de septiembre, el Comando Intergremial del Transporte se reunió con voceros del órgano nacional del transporte y, de acuerdo a la minuta que se divulgó en entre los agremiados, no se habló del pasaje digital.

Se trataron varios puntos: entre ellos el pasaje estudiantil, tarifa (de cara a la reconversión), aranceles de importación de partes y repuestos automotrices, distribución  de gasolina y producción de cauchos para el sector. Por ahora, el cobro del pasaje digital sigue generando más dudas que opiniones positivas.