El aseo urbano mejor evaluado en encuesta del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos

LA HUMANIDAD · 2 ABRIL, 2022 12:23

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

Foto por Construyenpais.com

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La calidad del servicio de aseo urbano fue valorado de manera positiva en la última medición de percepción ciudadana llevada a cabo por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (Ovsp) en 12 urbes del país durante enero de 2022.

De los usuarios que se expresaron favorablemente del servicio de aseo urbano, 92,2 %, argumentó su respuesta en que cuenta con la recolección de desechos sólidos con una frecuencia adecuada y oportuna. Casi un tercio de los encuestados indicó que las unidades de recolección pasan al menos una vez por semana y otro tercio dijo que pasan entre dos y cinco días a la semana.

Sobre los porcentajes de calidad del servicio de aseo urbano obtenidos por ciudades, Porlamar (estado Nueva Esparta) presentó el mayor valor con 79,6 % de opiniones positivas; en segunda posición, Valencia (Carabobo) con 69,9 % y, en tercera posición, Caracas con 67,6 % de la percepción ciudadana.

Esta tendencia se mantiene al menos desde octubre de 2021. En ese entonces, Porlamar, Mérida y Caracas encabezaban la lista de urbes con percepción positiva del servicio.

A falta de aseo

El Observatorio de Medios y Redes de Comunicación Nacionales del Ovsp, a través del monitoreo diario de noticias, pudo evidenciar que cuando los usuarios no cuentan con el servicio de recolección, proceden a quemar los desechos y trasladarlos a otros lugares que pueden no estar en condiciones para tal fin.

Lo recopilado coincide con lo hallado en la encuesta: 47,5 % de los usuarios traslada los desechos a un botadero cercano cuando no hay esquemas de recolección en su comunidad, 17,3 % le paga a un camión, 15,4 % practica la quema, 11,8 % los coloca en la vía pública.

Según la Guía general para la gestión de desechos sólidos domiciliarios (2016) publicada por la Comisión Económica para América Latina (Cepal), las prácticas mencionadas repercuten en la salud de los afectados “en especial debido a enfermedades entéricas, como tifus, cólera y hepatitis”.