Sector agrícola continúa en problemas por la escasez de combustible

LA HUMANIDAD · 23 JUNIO, 2020 21:50

Sector agrícola continúa en problemas por la escasez de combustible

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A pesar de que desde el 1 de junio el gobierno de Nicolás Maduro empezó a distribuir gasolina iraní, de acuerdo con productores entrevistados por Efecto Cocuyo el sector agrícola no ha sido abastecido con suficiente combustible.

De nuevo con los tractores paralizados, muchos de los problemas que los productores de alimentos venían acarreando desde inicios de la cuarentena aún permanecen este martes 23 de junio.

En La Grita “nunca hubo gasolina”. Así lo afirmó Robert Maldonado, productor de la región.

En la mayoría de los estados el racionamiento se hacía de acuerdo con la terminación de la placa del vehículo, pero en Táchira y Zulia, que ya tenían historial de escasez del combustible, los turnos se asignaban de acuerdo a la Tarjeta de Administración de la Gasolina (TAG).

En estos estados en lugar de atender a dos números dos veces a la semana, a cada usuario le correspondía asistir a la estación de servicio cada diez días según la terminación de su chip, “asumiendo que había gasolina corrido”, agregó Maldonado.

Sin embargo, la irregularidad con la que llegaban las cisternas de combustible a este sector agrícola limitó a las estaciones de servicio a surtir al usuario promedio tan solo una vez en tres semanas y , desde el pasado viernes 19, “no hay gasolina”, dijo Maldonado.

Además, el productor denunció que “30 litros de gasolina no sirven para trabajar” las tierras.

Sin gasoil

Robert Maldonado también denunció que, así como desapareció la gasolina que los productores necesitan sobre todo para la cosecha de hortalizas en las zonas más altas de tierra andina, tampoco consiguen el gasoil para sus camiones que transportan los alimentos por la carretera.

Este combustible diésel también lo estaban regularizando. De los 86 litros que el TAG permitía que se le administrara a un vehículo tipo tractor, los miliares solo estaban otorgando hasta 40 litros en las estaciones de servicio. Ahora tampoco se consigue.

“Por la carretera no hay gasoil en el resto de los estados. No consigues en el camino en Santa Elena de Uairén o Ciudad Bolívar (estado Bolívar). Hay que llegar las ciudades principales”, explicó.

Sin embargo “ofreciendo dinero sí hay gasoil”. A los funcionarios de las zonas estratégicas Zodi se les puede sobornar con 20, 40 y hasta 50 dólares para que administren el gasoil.

“Agarraron el coronavirus para el negocio”, dijo Maldonado a cerca de los uniformados.

Otra denuncia que repiten los productores andinos esta semana es que los funcionarios militares exigen salvoconducto a los camioneros en los puntos de control, cuando no hay ninguna institución que esté emitiendo este documento.

“Yo lo que hago es que le entrego a los ferieros copia de la Gaceta Oficial, donde da la excepción a los productores de alimentos” para que puedan movilizarse en el contexto de confinamiento estricto.

Lo que se perdió, se perdió

Los productores en los Andes siguen buscando la forma de trabajar a pesar de la “grave” situación”.

“El productor que nunca más tuvo gasolina pagó un flete” mencionó Maldonado y a pesar del cierre de la frontera por la pandemia todavía hay “trocheros” que van al país vecino a traer todos los indumentos necesarios para la producción alimentaria que no se encuentran en Venezuela, como pesticidas, abono y semillas. Incluso los productores han comprado gasolina colombiana.

Estas compras ya de por si aumentan los costos de los rubros, pero además “lo que se perdió se perdió”. A partir de la escasez de la gasolina la producción bajó ya que no se podían extraer los cultivos o buscar las plántulas en los herbarios, por lo cual los gastos se dividieron entre los pocos alimentos que pudieron producir.

“Un saco de pimentón hace seis meses estaba en 20 mil pesos (1 millón 600 mil bolívares) y esta semana en 75 mil pesos (4 millones de bolívares), el saco de papa que estaba en 60 mil pesos (3 millones 400 mil bolívares) va a costar 120 mil pesos (6 millones 800 mil bolívares) y el calabacín, si se consigue, estará en 30 millones de bolívares”, alertó Maldonado.

La papa, la zanahoria y el calabacín solo se siembran en estas tierras frías. Además, una buena parte del ajoporro y el cebollín que se cosecha en Venezuela viene de Táchira.

Portuguesa sin maíz

Álvaro García, productor de Guanare, dijo en entrevista con Efecto Cocuyo que la problemática de la gasolina es la misma en esta región de Portuguesa.

“Estamos en ciclo de siembra sin combustible”, lamentó García ya que “la gasolina no es que está bien del todo”

En ir y venir de la finca a su hogar gasta medio tanque de gasolina al día, por lo cual es insuficiente la administración de 120 litros mensuales subsidiados que supuestamente garantiza el gobierno. El excedente debe comprarlo a precio Premium de 0,50 dólares el litro.

En Guanare no hay acceso a gasoil a menos que sea “bachaqueado o el que venden las empresas”, lo cual aumentaría el costo de los rubros que ahí se producen.

En general “hemos bajado muchísimo la producción, no hemos producido prácticamente nada durante la cuarentena” debido a los problemas de combustible, explicó García.

Para esta época del año esperaban haber empezado el sembradío del maíz, que es el principal alimento en la mesa venezolana. Sin embargo, “los organismos que financiaban las semillas son nulos y la que llegó importada está costosísima”, por lo cual, al igual que otros productores, García no sembró maíz este año.

En promedio un productor agrícola de Portuguesa necesita de 5 mil litros semanales de gasoil a  para trabajar la tierra, por lo cual cuentan con tanques con capacidad de almacenamiento de 40 mil litros que antes solían llenar con cisternas, pero ahora se encuentran vacíos.

Hasta hace quince días en Turén, el principal sector agrícola de Portuguesa, las estaciones de servicio administraban hasta dos “tambores” de 200 litros semanales. Pero las gasolineras recientemente han surtido lo que necesiten los productores según Gilberto Esteva, de Visión Agropecuaria.

Ganaderos coinciden en el poco combustible

Para Armando Chacín, de la Federación nacional de ganaderos (Fedenaga) “las perspectivas no son positivas”.

“Los sectores rurales todavía no se ha visto la posibilidad de tener todavía combustible” dijo Chacín en una entrevista el 16 de junio con el medio especializado. En el espacio radial aclaró que “el sector pecuario vive la misma o más profunda crisis que viven todos los venezolanos.”

Sin embargo “estamos intentando estimular al productor agropecuario en cualquiera de los 16 estados productores de alimentos. No vamos a dejar de hacer ninguna diligencia”, cerró.

Chacín aún cree que “el venezolano ha sentido que el productor ha hecho un esfuerzo a llevar el alimento lo más cerca de su mesa.”