Se registra novena muerte por explosión de bombonas en Monagas

LA HUMANIDAD · 6 FEBRERO, 2021 18:08

Se registra novena muerte por explosión de bombonas de gas en Monagas

Texto por Efecto Cocuyo @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Este sábado 6 de febrero se produjo la novena muerte producto de la explosión de 150 bombonas de gas doméstico en la comunidad Caño de Los Becerros, del municipio Piar en el estado Monagas. Se trata de Rutselis Leonett, de 34 años.

 El presidente de la ONG Cáritas Maturín, sacerdote Gerónimo Sifontes, confirmó a Efecto Cocuyo el deceso en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar de Maturín, como consecuencia de las quemaduras de tercer grado que sufrió en el incidente ocurrido el 28 de diciembre.

 Ese día, en un centro de acopio de la comunidad, la fuga de gas en varias bombonas provocó una reacción en cadena que dejó 46 heridos, 36 de ellos más graves a quienes trasladaron en condiciones precarias al hospital de Maturín.

 Hospital sin personal ni medicinas

 Leonett era tía de otros dos fallecidos luego de la explosión, los hermanos Emilis de 13 años y Herderson Leonett de nueve años. La adolescente murió el 5 de enero y el niño el 31 de enero.

 “Fue (Rutselis) una de las últimas víctimas que sacaron de la clínica donde les trataban la infección por la bacteria que habían agarrado en el hospital. El traslado a la clínica fue el 2 de enero por presión a la gobernadora (de Monagas), pero luego retiró el apoyo y los desalojaron. A ella (Rutselis) la sacaron hace seis días, al llegar al hospital donde no hay personal, ni insumos, ni medicinas, desmejoró”, denuncia Sifontes.

 Relató que desde hace días Leonett presentaba un cuadro de fiebre y delirios, hasta complicarse la noche del viernes y morir de un paro respiratorio este sábado. Resalta con pesar que es la quinta víctima mortal de una sola familia que resultó herida de gravedad en el Caño.

 Piden ayuda

 Sifontes indica que aun permanecen cuatro heridos de gravedad en el hospital de Maturín por el suceso del Caño, más dos que fueron trasladados al estado Bolívar para recibir atención.

“Todos los días, los familiares y nosotros de Cáritas tenemos que salir a la calle para tratar de conseguir Meropenem (antibiótico), ácido fólico y diclofenac potásico porque en el hospital no hay medicinas ni insumos, se requiere de mucha ayuda” expresa el sacerdote.

Rechaza que la Gobernación ni la Alcaldía de Maturín haya vuelto siquiera al hospital para saber la situación de los heridos y lo que necesitan. Cuestiona que en ambas instancias de gobierno, la ayuda a las familias se ha limitado a proporcionar la urna para los fallecidos.

Señala que la ayuda requerida abarca lo emocional y psicológico, por lo que hace un llamado a profesionales psicólogos y psiquiatras que puedan prestar su colaboración.

“Un papá intentó suicidarse porque cuatro de sus familiares murieron, se quedó solo, hay mucho duelo que hay que ayudar a sanar”, dice.