Pillan a un PNB y una mujer robando en residencia estudiantil de Plaza Venezuela

LA HUMANIDAD · 5 OCTUBRE, 2015 02:00

Ver más de

Odell Lopez @odelopez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

Habían pasado cinco minutos de la medianoche de este domingo 4 de octubre, cuando un rebulicio se formó dentro del antiguo edificio Los Andes, expropiado para crear una residencia estudiantil. Dos sujetos entraron a la edificación para robar a quienes habitan en el complejo residencial estudiantil Livia Governeau, como ahora se llama la estructura.

Un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de nombre Ibrahim Chirinos junto con una mujer no identificada, fueron detectados en el piso 6 de la estructura, cuando esperaban que uno de los estudiantes saliera del baño de su habitación para someterlo con un palo. A estas alturas ya se habían robado las pertenencias del joven y de otros residentes que no se percataron de la situación.

El joven recién bañado salió corriendo apenas vio a los extraños e inmediatamente alertó a todos los jóvenes que viven en la residencia, quienes comenzaron, cual gato y ratón una persecución dentro del edificio para capturar a los malhechores.

El sonido de las carreras en las escaleras era lo que se escuchaba dentro del edificio alrededor de las 12:20 de la medianoche. ¡Agárrenlo! Se escuchó durante la persecución que terminó con la captura, por parte de los mismos estudiantes, de los delincuentes.

A empujones bajaron al “polimalandro” y a la mujer que lo acompañaba al lobby de la residencia. Todos con caras de consternación, entre los murmullos se preguntaban, cómo entraron al edificio que es exclusivo de estudiantes. Los jóvenes aseguraban que los ladrones estaban ebrios y drogados.

En ese momento llegaron tres patrullas de la PNB y una de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), quienes tras constatar la situación no detuvieron a los malhechores porque “ellos conocen a alguien del edificio. Ustedes están viviendo con los delincuentes”, se escuchó de uno de los policías quien se dirigía a los residentes.

Tras 45 minutos, los policías se acercaron a la reja de la residencia estudiantil y a través de rendijas tomaron los datos de los delincuentes, mientras estos eran retenidos por los estudiantes quienes exigían justicia.

Luego de hora y media desde que inició el incidente, los funcionarios policiales se llevaron a los delincuentes para presentarlos ante el Ministerio Público junto a unos testigos para declarar sobre el hecho.

¿Y cómo entraron?

Daniela venía caminando por la avenida Abraham Lincoinl de Plaza Venezuela, ya cerca de la entrada de las residencias Livia Governeau se le pegaron los dos sujetos con total normalidad. Ella entró al edificio y ellos más atrás con total naturalidad, como unos estudiantes más.

La mirada de los funcionarios de la GNB que resguardan la planta baja del edificio estaba desviada en ese momento. De hecho, casi siempre está desviada, relatan los estudiantes quienes aseguran que ellos no están pendientes de quien entra o sale. “Aquí todos nos conocemos, pero ellos se turnan y no los conocen a todos. De igual forma se ponen a hablar entre ellos y el mundo se cae”, confesó aEfecto Cocuyo un estudiante residente que prefirió mantenerse en el anonimato.

Los jóvenes residentes del antiguo edificio Los Andes saben que las calles de Caracas son nichos de delincuencia, por lo que en dos oportunidades han pedido a la Alcaldía de Libertador que instalen torniquetes de acceso en la entrada, para que solo quienes tengan carnet pueda ingresar al edificio. “Nunca nos han dado respuesta”, enfatizó el joven informante.