Petareños celebran nueva Diócesis y nombramiento del obispo Juan Carlos Bravo

LA HUMANIDAD · 16 NOVIEMBRE, 2021 20:35

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los feligreses petareños se levantaron este 16 de noviembre con una buena noticia. El anuncio del papa Francisco de erigir la nueva Diócesis de Petare se esparció rápidamente entre las casas de los católicos a tempranas horas de la mañana.

Encargados de la iglesia Dulce Nombre de Jesús (próxima catedral) y catequistas enviaron mensajes a jóvenes y adultos, para celebrar el nombramiento del primer obispo de la recién designada circunscripción eclesiástica a monseñor Juan Carlos Bravo. 

«Me enteré por el grupo de WhatsApp, me acuerdo y me dan escalofríos. Veo que me mandan los mensajes y luego oigo que en las noticias nombran a Petare. Eso es una alegría muy grande: es el mejor regalo de Navidad. Desde hace tiempo lo estábamos esperando», expresó Ana Aidé Cubas, miembro de la cofradía Dulce Nombre de Jesús, a Efecto Cocuyo. 

Papa Francisco erige Diócesis de Petare y nombra como obispo a Monseñor Juan Carlos Bravo

Cubas Velandria recuerda con nostalgia que el padre Miguel Vargas, el antiguo párroco, soñaba con ver a Petare convertida en Diócesis. Sin embargo, el sacerdote murió por causas asociadas al COVID-19, en abril de este año. En su lugar, se encuentra un administrador temporal, el padre Arsenio Zambrano. 

«Al padre Miguel le hubiese gustado mucho saber esto. Bueno, sé que lo sabe porque está con Dios. Para nosotros es algo maravilloso. Todo lo que sirva para mantener la fe es hermoso», señaló Damaris Gómez, enfermera residente de la zona colonial de Petare. 

Tomás Hernández, vendedor de caramelos de la plaza Sucre, asegura que la decisión del Papa le llena el pecho de orgullo. Ir a misa ahora será mejor, comenta. 

«Tenemos un obispo, ¿quién lo diría? La gente oye ‘Petare’ y siempre piensa en algo malo, peligroso. Pero la verdad es que es un sitio lleno de gente de fe, gente honesta. Y todos los que vamos a la iglesia estamos muy contentos por la Diócesis», puntualizó. 

Un hecho histórico para petareños

Petare está ubicado en la bulliciosa área metropolitana de Caracas. Con una extensión de 177 kilómetros cuadrados acoge a unos 760.000 habitantes y varias zonas populares, donde casas multicolores se amontonan unas sobre otras. En febrero de 1621, cuando el pueblo petareño fue fundado por el capitán Pedro Gutiérrez de Lugo y el padre Gabriel de Mendoza. Este último bendijo el espacio donde se levantaría el templo Dulce Nombre de Jesús algunos años después.

Hoy en día, el edificio de muros rosados sigue en el mismo lugar, en la calle Miranda y frente a la plaza Sucre. A pesar de ello, ha experimentado distintas modificaciones y restauraciones, siendo las más significativas las realizadas en 1812, 1900 y 1967 (fechas de terremotos de gran magnitud ocurridos en Caracas). El lugar será la nueva catedral de la Diócesis de Petare. 

«Para nosotros es un importante hecho porque Petare celebró sus 400 años. Creo que el obispo llega en el mejor momento para poder renovar la fe y las manifestaciones religiosas, cuando el pueblo de Petare está dando una mirada hacia adentro y se siente orgulloso del arraigo local y de sus raíces. Se está rescatando la esencia de antes, con una perspectiva a futuro», explicó Jimmy Pérez, coordinador de la ONG Zona de Descarga.

Pérez agregó que monseñor Juan Carlos Bravo será bienvenido con alegría y que espera que pueda conocer la tradición oral, las manifestaciones culturales, las creaciones de los artistas y la infraestructura de la zona. 

Soplo de esperanza

Según el profesor Cristóbal Laya, que Petare se haya vuelto una Diócesis es fundamental para la religiosidad popular. Recuerda que el pueblo petareño es mayoritariamente católico y celebra distintas fiestas patronales al año.  

«Ha sido la alegría de todos. Hay que recordar que estamos ubicados en uno de los municipios más poblados de Caracas, y la Arquidiócesis no daba abasto. Ya el estado Miranda cuenta tres diócesis y eso hay que celebrarlo», añadió Laya.

Para algunos petareños, el nombramiento del obispo es un soplo de esperanza en medio de la pandemia del coronavirus. En Venezuela hay 420.500 casos confirmados desde marzo de 2020 y 406.666 personas recuperadas, según datos ofrecidos por el ministro de Comunicación e Información del gobierno de Nicolás Maduro, Freddy Ñáñez.

«Es un soplo de fe y un paso histórico. Vendrán personas de otros lados y personas de acá mismo que no conocen la iglesia. Ahora tenemos una catedral en Petare. Los padres han hecho un buen trabajo aquí», afirmó Miriam Tuiran Miranda, vecina de la zona colonial y miembro de la ONG Mujer y Ciudadanía. 

Apuntó que las misas se siguen realizando en las instalaciones de Dulce Nombre de Jesús, con las medidas adecuadas de bioseguridad para el padre a cargo y todos los asistentes.