Padres y docentes rechazan plan de vinculación del currículo educativo

LA HUMANIDAD · 5 JULIO, 2021 17:00

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
8
QUÉ CHIMBO

El 30 de junio de 2021 empezó a desarrollarse el cronograma del Plan de Vinculación del Currículo Educativo con los Motores de la Economía Productiva, avalado por el Ministerio de Educación. Propuesta que ha sido rechazada por diversos profesionales y organizaciones del área, por considerarla innecesaria y una forma de controlar las instituciones.

Las clases presenciales en Venezuela se han mantenido suspendidas desde marzo de 2020 debido a la pandemia y, de acuerdo a los gremios docentes, durante esté último período académico, ha habido 50% de deserción estudiantil.  

“De primera mano, me parece que deberían estar pensando en cómo volver a las aulas seguras. En vez de esto, que tiene una línea claramente partidista”, expresó Lila Vega, pediatra y miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes.

Vega aseguró no estar enterada de que el plan comenzó a discutirse este miércoles en Distrito Capital, a pesar de que la red está registrada en el Ministerio de Educación como organismo de consulta.

De acuerdo con Eduardo Piñate, ministro de Educación, el objetivo de ese proyecto es relacionar el conjunto planes de estudios, programas y metodologías del sector educativo con los 16 Motores de la Economía Productiva promovidos por el régimen de Nicolás Maduro.

“El desarrollo de la economía depende de que el Estado reactive el aparato productivo nacional, no de proyectos ilusorios que usan al sistema educativo. Quieren hacer ver que por vía de estos proyectos se va a llegar al desarrollo de una economía productiva, lo que es totalmente falso. Es simplemente una forma de tener control social e instaurar un discurso socialista”, explicó Raquel Figueroa, especialista en políticas educativas y dirigente sindical de la Federación Colegio de Profesores de Venezuela

Figueroa también añadió que nadie del magisterio fue consultado o convocado para implementar el plan, lo que es una violación a la cláusula 11 de la Quinta Convención Colectiva de los Trabajadores de la Educación de Venezuela (2009-2011), donde se especifica que los entes sindicales y la base del magisterio (docentes) deben ser integrados en el proceso de construcción de políticas curriculares. 

¿Qué contiene el cronograma del plan de vinculación? 

El cronograma contempla cinco encuentros a partir del miércoles 30 de junio. Siendo el inicial una reunión virtual vía ZOOM con directores y subdirectores académicos.

En un segundo encuentro, el jueves 1 de julio, participaron coordinadores, supervisores intercicuitales, supervisores circuitales, equipo de defensores y el equipo de coordinadoras CLIF (Centro Locales de Investigación y Formación) de la capital del país.

El 6 de julio cada plantel educativo del Distrito Capital debe establecer las propuestas para el plan, en mesas de trabajo con docentes, estudiantes, administrativos, obreros, Feveem, Movimiento Bolivariano de Familia (MBF), madres y padres cocineros. Los temas a evaluar son la “pedagogía productiva”, la educación y el trabajo, los planes de estudio de la educación media – técnica y el desarrollo de la “economía comunal”. 

“Primero hay que evaluar de forma seria y sincera qué tal ha sido este año: cuántos muchachos han sido atendidos y cuántos se nos han ido. No sé si con el cansancio que tienen los maestros este plan sea lo más prudente. Habrá que ver después del 6 de julio qué es lo que sale de ahí”, indicó Luisa Pernalete, asesora de convivencia y ciudadanía en el centro de formación de la red de escuelas de Fe y Alegría. 

No obstante, en Caracas ningún plantel de Fe y Alegría ha sido convocado por el Ministerio de Educación. Pernalete agregó que hay que examinar las dificultades que tuvo el último año escolar antes de pensar en establecer un nuevo plan en las escuelas y liceos.

Recordó que el COVID-19, la crisis económica y las fallas de electricidad e Internet han provocado una disminución en las listas de estudiantes activos en todo el país.

“Sin una evaluación sincera, ninguna planificación o cambio del currículo educativo va a servir”, dijo.

Prioridades educativas en medio de la pandemia del COVID-19

Raquel Figueroa insistió que no es la primera vez que se busca vincular la economía con la educación en el país. Por ejemplo, entre 2017 y 2018 se anunció la construcción de 20 mil “conucos escolares” en todo el territorio. En 2019, esos conucos se convirtieron en gallineros, otra política ideada por el gobierno para que los planteles pudiesen obtener su propia comida

“Hasta el son de hoy no sabemos donde están esos recursos. El gobierno habla de productividad económica en el desarrollo del currículo educativo, lo que consideramos una estafa”, apuntó la Figueroa. Para la docente, ninguna de esas políticas van a contribuir a salir de la emergencia en la que se encuentra el sector educación en Venezuela. 

La doctora Lila Vega sigue la misma línea de pensamiento. Según la Red de Madres, Padres y Representantes hay problemas más graves que atender, como la poca remuneración de los docentes, la infraestructura deteriorada de las escuelas y las medidas de bioseguridad necesarias para garantizar el regreso a clase de los niños y adolescentes, debido a que las clases remotas no arrojan resultados favorecedores. 

Finalmente, la profesora Figueroa expresó que el Plan de Vinculación del Currículo Educativo con los Motores de la Economía Productiva es un proyecto irrespetuoso y que no debe haber ningún cambio sin antes consultarlo con los verdaderos protagonistas del sector educativo.

“Este plan es una farsa. Es el Estado el que tiene que garantizar la educación y le está pasando la obligación a la sociedad. Está en desarrollo lo que llamamos un Estado societario. De hecho, eso fue lo que pasó en pandemia. Solo los maestros y representantes mantuvieron una relación con los estudiantes a base de sacrificio”, dijo.