Obispos de Venezuela y Colombia: Conflicto en la frontera pone en peligro la paz de ambas naciones - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 29 ABRIL, 2021 16:14

Obispos de Venezuela y Colombia: Conflicto en la frontera pone en peligro la paz de ambas naciones

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los obispos de Venezuela y Colombia se pronunciaron ante la crisis migratoria que se vive en la frontera de Apure y Arauca, donde el conflicto armado entre las fuerzas militares venezolanas y grupos irregulares colombianos ha provocado el desplazamiento forzado de miles de habitantes.

En un comunicado conjunto de las Conferencias Episcopales de Venezuela y Colombia, los jerarcas de la Iglesia católica de estos dos países manifestaron su preocupación por lo que ocurre en el lugar desde el pasado 21 de marzo.

“Este conflicto que se vive en la frontera pone en peligro la paz de ambas naciones y desestabiliza la convivencia ciudadana“, advirtieron los obispos este jueves 29 de abril.

El comunicado de seis puntos destaca la “necesidad apremiante que las autoridades de ambos países avancen hacia soluciones de fondo, eficaces, dialogadas y concertadas, frente a la problemática que se vive a lo largo de la frontera, siempre anteponiendo a cualquier otro interés el respeto de la dignidad humana y de los derechos de las personas”.

Pidieron además que se mantengan las muestras de solidaridad de la iglesia en ambas zonas Apure (Venezuela) y Arauquita (Colombia) para cumplir con el llamado del papa Francisco de acoger a la población migrante.

“Expresamos solidaridad y cercano acompañamiento a las personas que han debido atravesar la frontera. Hacemos un llamado para que se propicien las condiciones que permitan a las personas permanecer en su territorio o regresar a él”, solicitaron los obispos de Venezuela y Colombia.

Qué pasa en Apure

Desde el 21 de marzo, miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) se enfrentan con grupos irregulares colombianos, que el gobierno de Nicolás Maduro llama “narcotraficantes y paramilitares”, pero no hace referencia a las denuncias de ONG de que sería un frente de disidentes de la exguerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Tras iniciar los enfrentamientos en poblaciones como La Victoria y El Ripial, más de 5.000 venezolanas y venezolanos, entre ellos niños, niñas, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos mayores, se desplazaron hacia Arauquita en el vecino país.

El gobierno de Maduro ha denunciado la presencia de minas antipersonales sembradas por estos grupos en la zona del conflicto armado, que ha dejado al menos 15 militares venezolanos fallecidos en el lugar.

Además, una familia campesina de cuatro personas fue asesinada y sus allegados denunciaron una ejecución extrajudicial por parte de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que llevaron a Apure en apoyo de los militares.

Los obispos de Venezuela y Colombia llamaron este 29 de abril “a la comunidad internacional a proseguir la tarea de unir esfuerzos y articular acciones en favor de las poblaciones migrantes y desplazadas”.

Obispos de Venezuela y Colombia expresaron su preocupación por conflicto armado en la frontera by Efecto Cocuyo on Scribd