“No podemos dormir, hay que estar pendiente del carro”, cuarto día de colas por gasolina dolarizada en Caracas #4Jun

LA HUMANIDAD · 4 JUNIO, 2020 20:00

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Foto por Mairet Chourio | @mairetchourio

¿Cómo valoras esta información?

20
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
7
QUÉ CHIMBO

Juan Rodríguez es un ingeniero caraqueño de 56 años. El miércoles 3 de junio llegó a las 11:00 a. m. para comprar gasolina en la estación de servicio Maripérez, en la avenida Andrés Bello de Caracas.

Rodó desde El Paraíso, en el noroeste de la ciudad, hasta llegar al terminal privado de Rodovías en la avenida Libertador. Allí se quedó sin gasolina y a las 10:00 de la mañana de este jueves 4 de junio ya se encontraba a la altura del Registro Mercantil, en la avenida Andrés Bello. Un conductor que iba delante de él con una camioneta lo remolcaba desde hacía 23 horas. Esa distancia representaba 2,6 kilómetros y aún le faltaban 200 metros y unos 50 vehículos más para llenar el tanque de su vehículo.

En las 24 horas de espera ha pedido baños prestados en panaderías y restaurantes, aunque confesó que venía preparado desde su casa. “Aquí he pasado un día, una noche y ya voy a tener otro medio día más para comprar gasolina dolarizada”, dijo a las 10:00 a.m. No pudo surtirse en El Paraíso porque solo hay “bombas subsidiadas y el problema es que la venta es por número de placa”.

"No podemos dormir, hay que estar pendiente del carro", cuarto día de colas por gasolina dolarizada en Caracas #4Jun

El carro de Juan Rodríguez era remolcado desde el miércoles en la mañana

Tras el favor del remolque que le hacía el señor Antonio Torrealba, de 60 años de edad, movía el carro de otro conductor que estaba delante de la camioneta, mientras que otro amigo se montaba en su vehículo para poder ayudar a rodar el carro de Rodríguez.

“Aquí nos ayudamos entre la gente. Mientras unos duermen, otros hacen vigilancia. Como hay mucha gente en la cola, tampoco es que puedes dormir mucho; lo hecho de forma intermitente, tres horas apenas. Pero duermo una hora, me despierto y conversamos entre quienes hacemos la cola”.

Agregó que si debía quedarse otro día más no le quedaba opción: sin gasolina no puede regresar a su casa en El Paraíso. Un recorrido en condiciones normales, según el cálculo de Google Maps, duraría seis minutos en un automóvil desde Rodovías hasta Maripérez, pero en la Venezuela con gasolina dolarizada y escasez, son 24 horas o más, como contó Rodríguez.

Este fue el recorrido de Juan Rodríguez para surtir gasolina

Dos realidades en San Bernardino

En San Bernardino, Yureima Aranguren estaba en su camioneta desde las 9:30 de la noche del miércoles. Dos personas civiles le asignaron un número a su vehículo: el 206. A las 9:15 minutos a.m. de este jueves tenía casi 24 horas en la cola. La estación de servicio Anauco, que solo vende gasolina a 5.000 bolívares por litro, estaba sin combustible. Esta era una de las dos gasolineras del recorrido que realizó Efecto Cocuyo este día, donde se vendía a precio de subsidio.

Aranguren trabaja en una floristería de Galipán, pero por la cuarentena no ha podido laborar mucho. Apenas estaba saliendo para reponer gasolina a la camioneta este 4 de junio.

“Esto es una desgracia, una ineptitud e incapacidad de esta gente. Ayer llegué a las 2:00 de la tarde para esperar la cola de hoy jueves. Me quedé hasta las 10:00 de la noche cuando me pusieron entre las primeras. Pero al volver a las 4:00 de la mañana tenía como 20 o 30 carros por delante”.

La señora Xiomara Escobar criticó la escasez de gasolina

Xiomara Escobar, una administradora jubilada de 65 años, se quejó así del nuevo esquema para la venta de gasolina que rige en Venezuela desde el lunes 1 de junio: Estaciones (200) a precio de 50 centavos de dólar y gasolineras (1.358) con precio “subsidiado” de 5.000 bolívares el litro, con un cupo mensual de 120 litros para vehículos y 60 litros para motos.

“En Venezuela un día te quitan el agua y el Internet, el otro la luz y ahora te quitan la gasolina. Tu calidad de vida la vuelven añicos, nos tienen la vida de cuadritos”, relató. Escobar habló a las 9;45 de la mañana cuando sumaba cinco horas y 45 minutos de espera. Pudo entrar a la estación La Estrella de San Bernardino, donde todavía había unos 10 carros por delante del suyo.

Ana Rivera estaba en la misma cola, pero en la avenida Panteón. Junto con su esposo llegaron a las 11:00 de la noche del miércoles. Les aguardaban horas de espera. “Esto es un desorden, porque ellos mismos ponen unos números y cuando llegas allá abajo te los borra la Guardia Nacional”, sostuvo.

Son de la zona de la Panteón, pero igual debían estar entre dormir o descansar dentro de su automóvil y salir de él cuando la temperatura aumenta. “Estamos entre dormir un ratico en el carro, bajarnos a caminar, llegar a donde surten gasolina para ver cómo va la cosa y volver, pero no se puede descuidar el carro”, dijo el esposo de la señora Rivera,  licenciada en Administración.

"No podemos dormir, hay que estar pendiente del carro", cuarto día de colas por gasolina dolarizada en Caracas #4Jun

Los conductores debían empujar sus vehículos en la avenida Andrés Bello

Gasolina dolarizada y colas

En la zona este del Área Metropolitana de Caracas, este jueves en la mañana dos estaciones en Chacao y una en Baruta, donde venden la gasolina dolarizada, surtían el combustible, pero las colas eran iguales de largas como los tres días anteriores.

Antonio Vargas, que es transportista, relató que llegó este mismo jueves a las 6:30 de la mañana para abastecerse en la estación de servicio Blandín, frente al centro comercial San Ignacio. Cuando comenzó la fila estaba por La Castellana en la Torre BOD y a las 10:27 am estaba entre los primeros. Su espera fue menor, hizo la cola porque antes del nuevo esquema solo pudo comprar “gasolina bachaqueada”.

Unos 10 carros más abajo, el señor Oscar Reyes y su esposa, ambos de la tercera edad, mantenían abajo las ventanillas de su camioneta. Sudaban por el encierro dentro de la unidad. “Es penoso y trágico. Llegamos aquí a las 6:00 de la mañana y tuvimos que adivinar por donde comenzaba la cola. Hemos pasado ya dos veces por la plaza Bolívar de Chacao en este laberinto”, dijo.

Los vehículos de la Cruz Roja hicieron la cola en la estación de servicio Blandín en Chacao

Duermen a medias en carros

En Los Palos Grandes, Freddy Arellano llegó a las 3:40 de la mañana con su mamá. Estaban en la avenida Francisco de Miranda frente a Burger King y a las 10:40 a. m. serían el siguiente vehículo para pasar a la estación de servicio. Los carros comenzaron a moverse a las 7:30 de la mañana y tres horas más tarde estaba a punto de surtir. “Nosotros nos bajamos un rato y nos volvemos a meter al carro. No hemos podido dormir porque hay que estar con el ojo pelado”.

Arellano tiene una empresa de plomería que reactivó el lunes, pero al quedarse sin gasolina perdió toda la jornada de este jueves. Mañana (viernes) intentará volver al negocio, justo el día que se acabará la flexibilización de cinco días para este sector, tras el esquema de 5 días de trabajo y 10 de cuarentena para plomeros.

En la estación de servicio de Las Mercedes, Henry Vargas estaba con su esposa. A la altura del Centro Venezolano Americano, a las 11:30 am. Llegaron a las 4:00 de la mañana y preparados con café y comida desde su casa. Solo se bajaron a comprar alguna chuchería en una cadena de farmacias.

“Ayer (miércoles) hice una cola de 12 horas en Boleíta y no llegó la gasolina. No me quedó otra que venir a comprar gasolina en dólares”. Aún mantenía esperanzas con más de 30 vehículos por delante. En las mismas estaba Antonio Rodríguez de 22 años que llegó a las 2:00 de la mañana a la misma gasolinera en Caracas. Intentó abastecer con la subsidiada el día anterior y estuvo 15 horas, pero no pudo surtir.

En la estación de servicio Las Mercedes la cola se extendía por más de dos kilómetros