No decaer es el principal reto al que se enfrentan los activistas, según psicólogo #MujeresQueLuchan - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 8 MARZO, 2018 09:31

No decaer es el principal reto al que se enfrentan los activistas, según psicólogo #MujeresQueLuchan

Texto por Lucrecia Cisneros Rincón

Ver más de

Lucrecia Cisneros Rincón

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Perseverar. Esa es la clave del activismo según investigadores en psicología y sociología. “El activismo tiene que ver con que la sociedad comprenda lo qué está pasando, la búsqueda de mejorar las condiciones de la sociedad es un móvil muy potente”, explica el psicólogo comunitario Francisco Sánchez en una entrevista con Efecto Cocuyo.

“En Venezuela hay cambios a diario. Lo ves en los almacenes, en los precios, pero también es un país donde pocas cosas estructurales cambian”. Aun así, para el especialista en psicología, con el activismo se modifica la realidad social directa de la persona y además, se visibilizan elementos que el sistema tarde o temprano tendrá que cambiar.

Por su parte, Verónica Zubillaga, socióloga e investigadora, aclara que “los venezolanos tenemos décadas protestando, y la protesta puede conllevar al activismo. (…) Tiene que ver con la esperanza realista -y crítica- de poder generar microcambios”, y añade la socióloga que las transformaciones se generan en el tiempo, “es la persistencia a lo largo del tiempo lo que genera cambios tangibles en la sociedad”.

“Que una madre saque adelante un comedor popular donde le dé de comer a los niños, ya es un aporte importante porque está cambiando un fragmento de su realidad social y su comunidad”, cuenta Sánchez sobre la acción que realizan las madres de la fundación Alimenta la Solidaridad.

Lea más en: “Hago esto como una esperanza”, madre colaboradora de Alimenta la Solidaridad #MujeresQueLuchan

Para la especialista es importante reconocer que “los cambios son procesos largos”. Zubillaga muestra como ejemplo, la lucha por los derechos de las mujeres. “Son cambios que han llevado décadas, por no decir siglos y poco a poco se ha ido conquistando”. Lo mismo pasa con el activismo en Venezuela, “la transformación de nuestra sociedad nos tomará décadas, no puede ser de la noche a la mañana”, y con una sonrisa conciliadora, explica que “si no hay una conciencia crítica del ritmo, caemos en la desesperanza”.

Tipos de activismo

“Existen tantos tipos de activismo como necesidades tiene la sociedad”, asegura Zubillaga. “Se puede hacer activismo construyendo narrativas, reuniendo personas diversas para conectar, hacer investigación para tener argumentos de peso, a través del arte para presentar nuevas metáforas”, todo es válido cuando se trata de alzar la voz para proponer una transición.

Para Zubillaga los activistas tienen una vocación para producir modificaciones en el espacio, para poder tener una convivencia más amable y una vida con mejores condiciones. “El arte de convivir siendo diferentes”, dice. Cada tipo de activismo tiene un propósito y una escala, algunos ejemplos de estos son:

  • El activismo comunitario es la movilización en el vecindario y el entorno directo para mejorar las condiciones de la comunidad y enfrentar los problemas más directos, como el hambre, la violencia, el agua, el transporte, entre otra gran variedad de derechos sociales que han sido vulnerados.
  • El activismo por políticas públicas es la defensa de los derechos civiles y políticos que afectan al conjunto de toda la ciudadanía, es la lucha por mantener la democracia, por mejores sistemas de seguridad o de salud.

Lea más en: “El activismo ha significado un despertar” para las fundadoras de Dale Letra #MujeresQueLuchan

  • El activismo por la justicia es un llamado a las instituciones del Estado y al Estado per sé, a dar respuesta a las madres a las que sus hijos han sido asesinados por operativos de seguridad o por la delincuencia, a perseguir la libertad a las esposas a las que sus maridos han sido apresados injustamente por pensar distinto al Gobierno.

¿Por qué hacemos activismo?

Cada ciudadano se moviliza por aquellos derechos que ve vulnerados. Sánchez indica que si bien la gente se moviliza por problemas propios, cada uno de esos problemas en realidad son problemas que todos los ciudadanos padecen. De acuerdo a sus investigaciones, cada problema “personal” no le afecta únicamente a un individuo, sino a un grupo social, a una comunidad o al país.

“No creo que las personas que opten por el activismo, tengan algo distinto al que no lo hace. Es un proceso muy personal relacionado a las circunstancias, al contexto, a la posibilidad de ser escuchadas o animadas o acompañadas. La diferencias pueden tener más que ver con las circunstancias que con las voluntades”, resalta el psicólogo.

Para Sánchez, el activismo es una manera importante de luchar contra la soledad para encontrarse con personas iguales, de formar grupos, asociaciones y redes que permitan reconocerse en el otro. “Quienes logran acceder al activismo muestran una reelaboración del sentido de su vida” y el mayor problema es que cuando no se opta por este camino, en muchos casos la persona “queda restringida”.

“Para algunos, es la única forma de mostrar lo que han vivido”, reflexiona Sánchez, “por eso hay que invitar a la sociedad a que se organice”. Añade que “si la sociedad no se coordina, la situación va a seguir empeorando. La trampa es una sociedad civil desarticulada que no exige lo que debe exigir”.

Nos moviliza la esperanza de tener un mejor futuro y en ese sentido se invierten las energías, las esperanzas, por cosas buenas”, explica Verónica Zubillaga. Para ella, es el desarrollo de acciones puntuales y articuladas lo que genera pequeñas alteraciones que juntas y con el transcurrir del tiempo harán un gran cambio. Es un real trabajo de hormigas.

Sánchez ve con admiración la lucha de muchas mujeres venezolanas: “¿Cómo luchas por la justicia teniendo que resolver lo cotidiano? En Venezuela una activista tiene que encontrar comida y luchar por la justicia, al mismo tiempo. Son tan valientes, tan perseverantes… que son capaces y siguen en su lucha”.

Lea más en:

“Si nos unimos todos podemos tener un país normal”, dice esposa de preso político #MujeresQueLuchan

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: