Estudio de Aula Abierta revela que 91,2 % de personas carece de servicio eléctrico de calidad - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 28 ABRIL, 2020 20:23

Estudio de Aula Abierta revela que 91,2 % de personas carece de servicio eléctrico de calidad

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La organización Aula Abierta presentó los resultados de su investigación “Crisis en los servicios públicos”, un proyecto conjunto de La Universidad de Zulia (LUZ) y la Universidad Central de Venezuela (UCV), en el que reveló que 92,1% de las 114 personas encuestadas en el país aseguró que el servicio eléctrico en su sector no es de calidad.

Este martes 28 de abril en el foro virtual Una visión de ciudad, los ponentes discutieron sobre las deficiencias de los servicios eléctrico, agua y recolección de basura.

De acuerdo con la investigación, “en Venezuela hay una carencia de energía eléctrica fiable, sostenible y moderna porque existen problemas de abastecimiento en la energía, una mala gestión y subdesarrollo de la infraestructura”.

Mientras que un tercio de los encuestados asegura que el servicio eléctrico se suspende en sus hogares por menos de dos horas. El 31,6% manifestó que los racionamientos en su sector duran más de seis horas diarias; el 22,8% entre cuatro y seis horas y un 4,4% aseguró tener racionamientos eléctricos entre uno a cinco días.

El 46,5% de los entrevistados padece entre cinco y seis bajones por día, casi 22% más de 11 bajones al día.

La mayor parte de los encuestados (91,2%) consideran que las fallas constantes en la electricidad afectan su derecho al trabajo.

Problemas en todas las etapas

Por otro lado, Marcelo Monot, expresidente del Centro de Ingenieros del estado Zulia, explicó que Venezuela presenta problemas en las cuatro etapas de suministro de energía. Estas son: generación, transmisión, distribución y consumo de la electricidad.

En la ponencia, en la que también participaron directivos del Colegio de Ingenieros, aseguró que los parques eólicos de los estados Zulia y Falcón están sin funcionamiento, y que solo se mantiene operativo el 20% de las plantas termoeléctricas y 50% de las  hidroeléctricas del país. Además, el sistema eléctrico nacional presenta un déficit de 4.000 MW.

Monot recordó que la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) carece de capital humano para llevar a cabo el mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo del sistema. Entre el 50 y el 60% de los trabajadores de Corpoelec han migrado de Venezuela.

“Muchos ingenieros y muchos técnicos expertos en la materia se han ido del país y hoy en día Venezuela no cuenta con ese personal calificado para recuperar el sistema eléctrico nacional”, dijo Monot.

Advirtió que aunque el sistema eléctrico pareciera necesitar de más inversión, en el período que abarca desde 1958 hasta 1998 se invirtieron 48 mil millones de dólares en la construcción y el fortalecimiento de toda la infraestructura eléctrica, mientras que en los últimos 20 años de gobierno chavista se han invertido al menos 100 mil millones de dólares. “¿Dónde está esa inversión?” se preguntó.

Distribución de agua

Aula Abierta aseguró que “existen violaciones a la disponibilidad del agua y saneamiento”.

De acuerdo con sus investigaciones, más del 80% de la población en los 23 estados de Venezuela no recibe el servicio de agua potable regularmente, cuando la Organización Mundial de la Salud establece que se necesitan aproximadamente 50 litros de agua por persona al día.

En la encuesta de la ONG, un 85,1% tiene accesibilidad física a agua por tuberías mientras un 14,9% no la reciben.

Rebecca Sánchez, profesora de la UCV, aseguró que “en el Área Metropolitana de Caracas 96,6% afirma que recibe el servicio por tuberías, pero solo el 17% lo recibe continuamente”.

Al no disponer de agua en sus hogares, la población busca tuberías por fuera en sus calles para abastecerse. El 29,7% de los encuestados dijo haber buscado una tubería fuera de su casa, pero 41,2% asegura que el agua que sale por tuberías no es limpia.

Como parte del estudio cuantitativo y cualitativo, la organización y las universidades concluyeron que crisis en el servicio de agua obliga a los ciudadanos utilizar métodos alternativos para conseguirla. Un 48,2% alegó pagar un camión cisterna por agua.

A pesar que el salario mínimo en Venezuela será de 400.000 bolívares a partir del primero de mayo (o 2 dólares), las cisternas pueden costar entre 20 y 50 dólares.

También como parte del estudio, determinaron que en algunas comunidades de esta zona el surtimiento de agua se puede interrumpir de 15 a 20 días.

La escasez de agua incide directamente en las posibilidades de higiene de sus ciudadanos, sobre todo durante la pandemia. Además, 79.8% de los encuestado aseguró que sin agua su alimentación se ve afectada.

La basura

Sobre la gestión de residuos sólidos recolectados, la investigación “Crisis en los servicios públicos” concluyó que en Venezuela no existe una verdadera planificación estratégica para cumplir eficientemente las etapas de la gestión y recolección irregular.

Más de 40% de los encuestados señaló que en su sector no pasa el camión recolector de residuos sólidos a diario.

Otro 44,7% aseguró que el camión recolector pasa en su comunidad una vez por semana; el 29,8% aseguró que nunca pasa el camión por su sector. Mientras que para un 14,9% el camión pasa una vez al mes y un 7% indicó que hace más de un año que no hay recolección de los residuos.

La deficiencia en la recolección “ha generado botaderos a cielo abierto” y algunas comunidades incineran la basura en las calles, lo cual genera una inadecuada gestión de residuos sólidos que afecta el medio ambiente y la salud.

A penas el 5% de los servicios para la gestión de residuos tienen “fines de revalorización”; es decir, que solo este pequeño porcentaje de los desechos se recicla.

Fortalecimiento y reinstitucionalización

A modo de conclusión, Sánchez dijo que la investigación “permite afirmar que estamos ante un servicio muy deteriorado”, y que la solución no está en crear nuevas estructuras.

“Es preferible reinstitucionalizar la corporación empresarial” de las instituciones destinadas a la atención de los servicios básicos, así como el fortalecimiento del consorcio empresarial y la gestión participativa.

“La corresponsabilidad estado comunidad es la que finalmente hace que los servicios se puedan prestar efectivamente”, agregó Sánchez.

También saludó a la incorporación efectiva del criterio de suficiencia financiera en la gestión del abastecimiento de agua y recordó que uno de los pilares fundamentales para la gestión del servicio es la investigación académica y la innovación tecnológica.