Día mundial de la alimentación: las cifras en rojo de Venezuela

LA HUMANIDAD · 16 OCTUBRE, 2022 13:32

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cada 16 de octubre se conmemora el Día mundial de la alimentación, una fecha establecida por Naciones Unidas para promover acciones para responder a las personas que padecen hambre y para recordar la necesidad de garantizar comidas saludables para todos, «sin dejar a nadie atrás».

Pero para Venezuela, un país con una de las peores crisis alimentarias de los últimos años, la fecha llega con múltiples desafíos y con cifras en rojo en el campo de la disponibilidad de alimentos, desnutrición, inseguridad alimentaria e incluso retraso en el crecimiento. 

1️⃣ Hay una falta generalizada de alimentos

Haití y Venezuela son los únicos países de América Latina y el Caribe que necesitan asistencia alimentaria exterior, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), lo que significa que carece de los recursos necesarios para hacer frente a los graves problemas de inseguridad alimentaria detectados. 

Venezuela entró a esta la lista, donde figuran países como Yemen, Afganistán y Siria, en marzo de 2019.  

Según el informe trimestral de la FAO «Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria» de septiembre de 2022, Venezuela vive una falta generalizada de alimentos, lo que indica que la mayoría de los venezolanos no puede obtener alimentos de sus mercados locales debido a los bajos ingresos, los altos precios o por la imposibilidad de desplazarse dentro del país.

Además se requiere apoyo para los migrantes venezolanos en la región. Para la fecha de la publicación del reporte de la FAO, 3,5 millones de migrantes necesitaban asistencia alimentaria.

Para octubre, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur) aseguró que 4,3 millones de refugiados y migrantes de Venezuela tienen dificultades para acceder a alimentación, vivienda y empleo formal. 

Organizaciones llaman a asistir también a los migrantes de Venezuela en el área de alimentación | Foto: EFE

2️⃣ Desnutrición y retraso del crecimiento siguen presentes

La desnutrición aguda y el retraso del crecimiento aún son identificados entre niños y niñas venezolanos.

En su boletín publicado en mayo de 2022, la organización Cáritas de Venezuela alertó sobre los niveles de desnutrición aguda y de retraso del crecimiento en niños y niñas, con mayor énfasis en menores de 6 meses.

Para noviembre de 2021, 23 % de los niños menores de 6 meses evaluados por Cáritas tenían desnutrición aguda, una prevalencia que prácticamente duplica los niveles de las otras edades.

En el caso de los niños menores de 5 años, 28,1 % llegaban a Cáritas con retraso del crecimiento lineal (talla baja para su edad). Según la organización, estos niveles alcanzan los umbrales internacionales de significancia alta como crisis de salud pública.

De acuerdo con Cáritas de Venezuela, los picos de desnutrición aguda global siguen a períodos en los que aumentó el valor del dólar como divisa de referencia y como medio de pago. 

Además, para 2022, según el reporte más reciente de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha, por sus siglas en inglés), por lo menos 8.199 niños y niñas menores de 5 años fueron identificados con desnutrición aguda en Venezuela en el año. 

Además, las organizaciones que implementan la respuesta humanitaria en el país registraron casi 4.600 mujeres embarazadas y en período de lactancia con bajo peso entre enero y agosto de 2022.

En total, según un informe de la plataforma HUM Venezuela, que agrupa a 90 organizaciones de la sociedad civil, más de 200.000 niños y niñas menores de 5 años han padecido desnutrición aguda y se calcula que 800.000 presentan desnutrición crónica o retraso del crecimiento.

3️⃣ Persiste la inseguridad alimentaria

La plataforma HUM Venezuela también destaca que 12,3 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria en Venezuela, pese a que las familias destinan más de la mitad de sus gastos a la compra de alimentos.

De este total, 2,1 millones están en inseguridad alimentaria severa. En el campo de la subalimentación, los datos recopilados por HUM Venezuela hasta marzo de 2022 revelan que 4,3 millones de personas debieron privarse de alimentos. 

Según la FAO, 6,5 millones de personas están subalimentadas en Venezuela, que es el segundo país de Latinoamérica con mayor prevalencia de hambre, solo superado por Haití. 

Para 2020, una evaluación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas mostró que una de cada tres personas en Venezuela (32,3 % de la población) estaba en situación de inseguridad alimentaria y necesitaba asistencia.

En 2021, la Encuesta de Condiciones de Vida del venezolano (Encovi) alertó que se redujo el porcentaje de hogares que declararon no haber experimentado inseguridad alimentaria.

PMA ampliará sus operaciones a otros tres estados de Venezuela al cierre de 2021 | Delta Amacuro
El Programa Mundial de Alimentos implementa un programa de comidas escolares en Venezuela desde 2021 | Foto: @wfp_es

Para especialistas como Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria, el país está muy lejos de alcanzar la seguridad alimentaria plena, pues las cifras registradas aún son consistentes con los umbrales de una crisis alimentaria de grandes proporciones

En ese contexto, la nutricionista insta a no solo socorrer a las personas con más riesgo, sino también a fortalecer las capacidades de las familias para seguir viviendo. 

«No podemos seguir abriendo comedores para darle un plato de comida a una persona que no tiene con qué comer. No podemos seguir por seis años más haciendo lo mismo. Necesitamos mantener esa sopa para la gente estrictamente necesaria, pero ayudar a las personas a quedarse, ayudarlas con sus medios de vida, a desarrollar oficios», dijo a Efecto Cocuyo en agosto pasado.

LA HUMANIDAD · 8 DICIEMBRE, 2022

Día mundial de la alimentación: las cifras en rojo de Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por Efecto Cocuyo

Cada 16 de octubre se conmemora el Día mundial de la alimentación, una fecha establecida por Naciones Unidas para promover acciones para responder a las personas que padecen hambre y para recordar la necesidad de garantizar comidas saludables para todos, «sin dejar a nadie atrás».

Pero para Venezuela, un país con una de las peores crisis alimentarias de los últimos años, la fecha llega con múltiples desafíos y con cifras en rojo en el campo de la disponibilidad de alimentos, desnutrición, inseguridad alimentaria e incluso retraso en el crecimiento. 

1️⃣ Hay una falta generalizada de alimentos

Haití y Venezuela son los únicos países de América Latina y el Caribe que necesitan asistencia alimentaria exterior, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), lo que significa que carece de los recursos necesarios para hacer frente a los graves problemas de inseguridad alimentaria detectados. 

Venezuela entró a esta la lista, donde figuran países como Yemen, Afganistán y Siria, en marzo de 2019.  

Según el informe trimestral de la FAO «Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria» de septiembre de 2022, Venezuela vive una falta generalizada de alimentos, lo que indica que la mayoría de los venezolanos no puede obtener alimentos de sus mercados locales debido a los bajos ingresos, los altos precios o por la imposibilidad de desplazarse dentro del país.

Además se requiere apoyo para los migrantes venezolanos en la región. Para la fecha de la publicación del reporte de la FAO, 3,5 millones de migrantes necesitaban asistencia alimentaria.

Para octubre, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur) aseguró que 4,3 millones de refugiados y migrantes de Venezuela tienen dificultades para acceder a alimentación, vivienda y empleo formal. 

Organizaciones llaman a asistir también a los migrantes de Venezuela en el área de alimentación | Foto: EFE

2️⃣ Desnutrición y retraso del crecimiento siguen presentes

La desnutrición aguda y el retraso del crecimiento aún son identificados entre niños y niñas venezolanos.

En su boletín publicado en mayo de 2022, la organización Cáritas de Venezuela alertó sobre los niveles de desnutrición aguda y de retraso del crecimiento en niños y niñas, con mayor énfasis en menores de 6 meses.

Para noviembre de 2021, 23 % de los niños menores de 6 meses evaluados por Cáritas tenían desnutrición aguda, una prevalencia que prácticamente duplica los niveles de las otras edades.

En el caso de los niños menores de 5 años, 28,1 % llegaban a Cáritas con retraso del crecimiento lineal (talla baja para su edad). Según la organización, estos niveles alcanzan los umbrales internacionales de significancia alta como crisis de salud pública.

De acuerdo con Cáritas de Venezuela, los picos de desnutrición aguda global siguen a períodos en los que aumentó el valor del dólar como divisa de referencia y como medio de pago. 

Además, para 2022, según el reporte más reciente de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha, por sus siglas en inglés), por lo menos 8.199 niños y niñas menores de 5 años fueron identificados con desnutrición aguda en Venezuela en el año. 

Además, las organizaciones que implementan la respuesta humanitaria en el país registraron casi 4.600 mujeres embarazadas y en período de lactancia con bajo peso entre enero y agosto de 2022.

En total, según un informe de la plataforma HUM Venezuela, que agrupa a 90 organizaciones de la sociedad civil, más de 200.000 niños y niñas menores de 5 años han padecido desnutrición aguda y se calcula que 800.000 presentan desnutrición crónica o retraso del crecimiento.

3️⃣ Persiste la inseguridad alimentaria

La plataforma HUM Venezuela también destaca que 12,3 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria en Venezuela, pese a que las familias destinan más de la mitad de sus gastos a la compra de alimentos.

De este total, 2,1 millones están en inseguridad alimentaria severa. En el campo de la subalimentación, los datos recopilados por HUM Venezuela hasta marzo de 2022 revelan que 4,3 millones de personas debieron privarse de alimentos. 

Según la FAO, 6,5 millones de personas están subalimentadas en Venezuela, que es el segundo país de Latinoamérica con mayor prevalencia de hambre, solo superado por Haití. 

Para 2020, una evaluación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas mostró que una de cada tres personas en Venezuela (32,3 % de la población) estaba en situación de inseguridad alimentaria y necesitaba asistencia.

En 2021, la Encuesta de Condiciones de Vida del venezolano (Encovi) alertó que se redujo el porcentaje de hogares que declararon no haber experimentado inseguridad alimentaria.

PMA ampliará sus operaciones a otros tres estados de Venezuela al cierre de 2021 | Delta Amacuro
El Programa Mundial de Alimentos implementa un programa de comidas escolares en Venezuela desde 2021 | Foto: @wfp_es

Para especialistas como Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria, el país está muy lejos de alcanzar la seguridad alimentaria plena, pues las cifras registradas aún son consistentes con los umbrales de una crisis alimentaria de grandes proporciones

En ese contexto, la nutricionista insta a no solo socorrer a las personas con más riesgo, sino también a fortalecer las capacidades de las familias para seguir viviendo. 

«No podemos seguir abriendo comedores para darle un plato de comida a una persona que no tiene con qué comer. No podemos seguir por seis años más haciendo lo mismo. Necesitamos mantener esa sopa para la gente estrictamente necesaria, pero ayudar a las personas a quedarse, ayudarlas con sus medios de vida, a desarrollar oficios», dijo a Efecto Cocuyo en agosto pasado.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO