Más de 15 millones de personas dependen de ayudas para sobrevivir, revela HUM Venezuela

LA HUMANIDAD · 4 OCTUBRE, 2022 22:17

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La emergencia humanitaria compleja en Venezuela persiste y el número de personas con necesidades en el país creció en 2022 y superó los 19 millones, reveló la plataforma HUM Venezuela, integrada por 90 organizaciones de la sociedad civil. 

Según el Informe de Seguimiento de la Emergencia Humanitaria Compleja correspondiente a 2022, cuyos hallazgos se presentaron este 4 de octubre, 19,7 millones de personas están en situación de pobreza multidimensional en Venezuela, en medio de una depauperación económica y el colapso de los servicios básicos.

El documento, que incluye información recolectada en más de 6.000 hogares en 18 estados del país, además de datos secundarios, resalta que las dificultades que enfrentan las personas para poder sobrevivir en Venezuela son más complejas, como consecuencia de una mayor cantidad de problemas conectados entre sí.

«Siete años de emergencia humanitaria compleja han corroído las reservas y las estrategias de los hogares para sobrevivir, generando una mayor carga de vulnerabilidades, secuelas y problemáticas», expresó Jo D’Elia, director de Civilis DD. HH. e integrante de HUM Venezuela. 

La evaluación arrojó que 8,8 millones de personas carecen de gas doméstico, mientras que las fallas eléctricas afectan a 5,9 millones de habitantes.

Problemas de acceso a alimentos

Por razones económicas, la mayoría de la población enfrenta problemas para tener acceso a los alimentos, añadió D’Elia. Las familias destinan más de la mitad de sus gastos a la compra de alimentos.

En total, para marzo de 2022, 18,7 millones de personas perdieron o agotaron sus medios de vida (ahorros, bienes o medios productivos) de forma irreversible, mientras que 15,4 millones de personas dependen de bonos, remesas o de ayuda de terceros por haber perdido la totalidad o la mayor parte de sus fuentes de ingreso por trabajo o negocio. 

Además, 12,3 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria en Venezuela. De este total, 2,1 millones están en inseguridad alimentaria severa. En relación con la subalimentación, 4,3 millones de personas debieron privarse de alimentos, mientras que se estima que 1,4 millones de personas pasaron días enteros sin comer.

El informe de HUM Venezuela destaca que más de 200.000 niños y niñas menores de 5 años han padecido desnutrición aguda y calcula que 800.000 presentan desnutrición crónica o retraso del crecimiento

De igual forma, la organización indica que 6,1 millones de niños, niñas y adolescentes no reciben alimentación escolar regular, suficiente y adecuada, mientras que 1,3 millones dejaron de asistir al colegio por emigrar, por dificultades económicas en el hogar o por dedicarse a trabajar.

Marianella Herrera, representante del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), resaltó que la compilación de datos y el diagnóstico comunitario realizado por las propias organizaciones han permitido generar una base para trabajar, pero recordó la necesidad de tener datos oficiales en materia de educación, alimentación,salud y agua. 

«No se puede entregar comida en medio de derrumbes e inundaciones, no se puede cocinar arroz y lentejas sin agua segura, no se puede caminar en un basurero. Encontrar las conexiones que nos lleven al abordaje adecuado de los que más lo necesitan requiere una intervención inmediata y éticamente aprobada», señaló. 

Salud en crisis

El impacto de la emergencia humanitaria compleja no ha mostrado signos de mejoría general, de acuerdo con el informe, y sigue siendo «demoledor» en múltiples áreas de la vida de las personas y del funcionamiento del país. 

De acuerdo con HUM Venezuela, 19,1 millones de personas tienen necesidades humanitarias en materia de salud ante la inoperatividad de servicios en el sistema de salud público.

De ellos, 8,4 millones enfrentan dificultades severas para recibir atención médica, mientras que las medicinas son económicamente inaccesibles para 9,3 millones de personas. En el período estudiado, 3,1 millones de personas no contaron con tratamientos. 

Según explicó D’Elia, el servicio del agua falló para 15,9 millones de personas, quienes pasan semanas y meses sin recibirlo. Además, se calcula que 6,4 millones de personas se abastecen de fuentes no seguras y que 21,2 millones de personas reciben agua con señales de contaminación. 

Jaime Lorenzo, director de la organización Médicos Unidos de Venezuela, advirtió sobre los daños irreversibles que sufren muchos pacientes por las dificultades para conseguir atención y tener acceso a tratamientos costosos. Igualmente se refirió al ingreso de medicamentos no registrados en el país, lo que configura una práctica de circulación de medicamentos inseguros.

«No podemos olvidar a los pacientes con enfermedades crónicas o enfermedades no transmisibles que están ante un sistema de salud indirectamente privatizado. También necesitamos tener claridad en lo referente a enfermedades como la tuberculosis, a la mortalidad materna, la mortalidad infantil, el embarazo precoz y los abortos», dijo.

Feliciano Reyna, defensor de derechos humanos y director de Acción Solidaria, recordó que tras 7 años de crisis, a nivel gubernamental aún no se reconoce que Venezuela está en una emergencia humanitaria compleja.

Reyna destacó que a pesar del alza del número de personas con necesidades humanitarias en el país, la meta del Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela sigue siendo insuficiente (5,2 millones de personas).

Las organizaciones que integran HUM Venezuela llaman a lograr acuerdos al más alto nivel para superar los obstáculos del acceso humanitario y, al mismo tiempo, piden sostener la respuesta humanitaria en el país por el tiempo que sea necesario sin debilitarla en cualquiera de los convenios a los que se llegue con el Estado venezolano.

LA HUMANIDAD · 8 DICIEMBRE, 2022

Más de 15 millones de personas dependen de ayudas para sobrevivir, revela HUM Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por EFE

La emergencia humanitaria compleja en Venezuela persiste y el número de personas con necesidades en el país creció en 2022 y superó los 19 millones, reveló la plataforma HUM Venezuela, integrada por 90 organizaciones de la sociedad civil. 

Según el Informe de Seguimiento de la Emergencia Humanitaria Compleja correspondiente a 2022, cuyos hallazgos se presentaron este 4 de octubre, 19,7 millones de personas están en situación de pobreza multidimensional en Venezuela, en medio de una depauperación económica y el colapso de los servicios básicos.

El documento, que incluye información recolectada en más de 6.000 hogares en 18 estados del país, además de datos secundarios, resalta que las dificultades que enfrentan las personas para poder sobrevivir en Venezuela son más complejas, como consecuencia de una mayor cantidad de problemas conectados entre sí.

«Siete años de emergencia humanitaria compleja han corroído las reservas y las estrategias de los hogares para sobrevivir, generando una mayor carga de vulnerabilidades, secuelas y problemáticas», expresó Jo D’Elia, director de Civilis DD. HH. e integrante de HUM Venezuela. 

La evaluación arrojó que 8,8 millones de personas carecen de gas doméstico, mientras que las fallas eléctricas afectan a 5,9 millones de habitantes.

Problemas de acceso a alimentos

Por razones económicas, la mayoría de la población enfrenta problemas para tener acceso a los alimentos, añadió D’Elia. Las familias destinan más de la mitad de sus gastos a la compra de alimentos.

En total, para marzo de 2022, 18,7 millones de personas perdieron o agotaron sus medios de vida (ahorros, bienes o medios productivos) de forma irreversible, mientras que 15,4 millones de personas dependen de bonos, remesas o de ayuda de terceros por haber perdido la totalidad o la mayor parte de sus fuentes de ingreso por trabajo o negocio. 

Además, 12,3 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria en Venezuela. De este total, 2,1 millones están en inseguridad alimentaria severa. En relación con la subalimentación, 4,3 millones de personas debieron privarse de alimentos, mientras que se estima que 1,4 millones de personas pasaron días enteros sin comer.

El informe de HUM Venezuela destaca que más de 200.000 niños y niñas menores de 5 años han padecido desnutrición aguda y calcula que 800.000 presentan desnutrición crónica o retraso del crecimiento

De igual forma, la organización indica que 6,1 millones de niños, niñas y adolescentes no reciben alimentación escolar regular, suficiente y adecuada, mientras que 1,3 millones dejaron de asistir al colegio por emigrar, por dificultades económicas en el hogar o por dedicarse a trabajar.

Marianella Herrera, representante del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), resaltó que la compilación de datos y el diagnóstico comunitario realizado por las propias organizaciones han permitido generar una base para trabajar, pero recordó la necesidad de tener datos oficiales en materia de educación, alimentación,salud y agua. 

«No se puede entregar comida en medio de derrumbes e inundaciones, no se puede cocinar arroz y lentejas sin agua segura, no se puede caminar en un basurero. Encontrar las conexiones que nos lleven al abordaje adecuado de los que más lo necesitan requiere una intervención inmediata y éticamente aprobada», señaló. 

Salud en crisis

El impacto de la emergencia humanitaria compleja no ha mostrado signos de mejoría general, de acuerdo con el informe, y sigue siendo «demoledor» en múltiples áreas de la vida de las personas y del funcionamiento del país. 

De acuerdo con HUM Venezuela, 19,1 millones de personas tienen necesidades humanitarias en materia de salud ante la inoperatividad de servicios en el sistema de salud público.

De ellos, 8,4 millones enfrentan dificultades severas para recibir atención médica, mientras que las medicinas son económicamente inaccesibles para 9,3 millones de personas. En el período estudiado, 3,1 millones de personas no contaron con tratamientos. 

Según explicó D’Elia, el servicio del agua falló para 15,9 millones de personas, quienes pasan semanas y meses sin recibirlo. Además, se calcula que 6,4 millones de personas se abastecen de fuentes no seguras y que 21,2 millones de personas reciben agua con señales de contaminación. 

Jaime Lorenzo, director de la organización Médicos Unidos de Venezuela, advirtió sobre los daños irreversibles que sufren muchos pacientes por las dificultades para conseguir atención y tener acceso a tratamientos costosos. Igualmente se refirió al ingreso de medicamentos no registrados en el país, lo que configura una práctica de circulación de medicamentos inseguros.

«No podemos olvidar a los pacientes con enfermedades crónicas o enfermedades no transmisibles que están ante un sistema de salud indirectamente privatizado. También necesitamos tener claridad en lo referente a enfermedades como la tuberculosis, a la mortalidad materna, la mortalidad infantil, el embarazo precoz y los abortos», dijo.

Feliciano Reyna, defensor de derechos humanos y director de Acción Solidaria, recordó que tras 7 años de crisis, a nivel gubernamental aún no se reconoce que Venezuela está en una emergencia humanitaria compleja.

Reyna destacó que a pesar del alza del número de personas con necesidades humanitarias en el país, la meta del Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela sigue siendo insuficiente (5,2 millones de personas).

Las organizaciones que integran HUM Venezuela llaman a lograr acuerdos al más alto nivel para superar los obstáculos del acceso humanitario y, al mismo tiempo, piden sostener la respuesta humanitaria en el país por el tiempo que sea necesario sin debilitarla en cualquiera de los convenios a los que se llegue con el Estado venezolano.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO