Cardenal Urosa sigue en situación delicada, pero con “signos de mejoría”

LA HUMANIDAD · 5 SEPTIEMBRE, 2021 14:25

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Arquidiócesis de Caracas emitió un comunicado este domingo 5 de septiembre en el que asegura que la salud del cardenal y arzobispo emérito Jorge Urosa sigue “en situación delicada”, pero que en los últimos días ha mostrado “signos de mejoría“.

Este fue el sexto parte que dan a conocer sobre la salud del prelado de la Iglesia católica, a quien recluyeron en una clínica hace más de una semana tras haberse contagiado de COVID-19.

“Queremos informarles que el estado de salud del señor cardenal Jorge Urosa, arzobispo emérito de Caracas, al momento ha continuado dando signos de mejoría, aunque su condición sigue siendo delicada, y en permanente vigilancia de su evolución”, dijeron a la 1:00 de la tarde de este domingo.

En los últimos días circularon rumores sobre el deceso del purpurado, que desmintió la Arquidiócesis de la capital venezolana.

“Seguimos unidos en oración, por intercesión de María Santísima de Coromoto y del Beato Dr. José Gregorio Hernández, pidiendo la pronta y completa recuperación de nuestro arzobispo emérito y de todos los enfermos”, añadieron.

La noche del sábado en una comunicación previa resaltaron la mejoría de Urosa, quien tiene 79 años de edad.

Obispo y arzobispo

El obispo llevó las riendas de la Arquidiócesis de Caracas desde el año 2018 y hasta julio de 2018, cuando a sus 75 años, según el derecho canónico, pasa a retiro, como arzobispo emérito, en este caso de Caracas.

Antes fue arzobispo de Valencia durante 15 años, entre 1990 y 2015. El papa Benedicto XVI lo nombra cardenal el 24 de marzo de 2016, meses después de asumir la arquidiócesis caraqueña.

Al no tener los 80 años de edad todavía es elegible para participar en un eventual cónclave para el nombramiento de un nuevo papa.

A Urosa lo ordenaron sacerdote el 15 de agosto de 1967 y el 22 de septiembre de 1982 lo consagraron obispo.