Restos del cardenal Urosa Savino ya reposan en la Catedral de Caracas

LA HUMANIDAD · 24 SEPTIEMBRE, 2021 15:29

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Foto por Mairet Chourio | @mairetchourio

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Con una misa de exequias que presidió el cardenal Baltazar Porras la tarde de este viernes inhumaron el cuerpo del cardenal Jorge Urosa Savino en la Catedral de Caracas.

El arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Caracas falleció este jueves 23 de septiembre, víctima del COVID-19, tras permanecer casi un mes en una clínica de la capital venezolana por haber contraído la enfermedad del nuevo coronavirus.

Con acceso restringido a los actos fúnebres y con apenas presencia de sacerdotes y monjas de las zonas pastorales de la arquidiócesis, durante toda la mañana hubo misas y otros actos para recordar la vida y obra del arzobispo.

Su cuerpo fue colocado en el panteón arzobispal de la catedral caraqueña

En la ceremonia, el encargado de negocios de la Nunciatura Apostólica en Venezuela, monseñor Ignazio Ceffalia, leyó un telegrama que envió el papa Francisco por el deceso del cardenal Urosa Savino.

Horas antes el pontífice argentino resaltó la vida del prelado al que definió como “un abnegado pastor” de la Iglesia católica.

Cardenal se despidió en una carta

Urosa Savino se hizo sacerdote a sus 25 años y su carrera ascendió pronto. Fue nombrado obispo en 1982 por el papa Juan Pablo II y comenzó siendo auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas. En el año de 1990 lo designaron arzobispo de Valencia, cargo en el que se mantuvo hasta el año 2015 cuando pasó a ser el arzobispo de Caracas.

En 2006 recibió la distinción de cardenal por parte del papa Benedicto XVI, con lo que se convirtió en el quinto obispo venezolano en lograr esta distinción; antes lo fueron José Humberto Quintero, José Alí Lebrún, Rosalio Castillo Lara, Ignacio Velasco, Urosa Savino. El sexto es el actual administrador apostólico de Caracas y arzobispo de Mérida, Baltazar Porras.

En su último mensaje a las y los venezolanos, Urosa Savino agradeció a Dios y a la población por sus largos años de servicio, pero también denunció los atropellos contra la sociedad por parte de los gobiernos nacionales.

Abogó porque “Venezuela salga de esta situación tan negativa” al recordar su defensa por las libertades y la justicia que necesita la población venezolana.

El cardenal Baltazar Porras presidió los actos fúnebres