Cardenal Jorge Urosa Savino, una vida entregada a la fe católica y a Venezuela

LA HUMANIDAD · 23 SEPTIEMBRE, 2021 15:42

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

14
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Jorge Liberato Urosa Savino, arzobispo emérito de Caracas, fallecido tras complicarse su salud debido a los embates del coronavirus que contrajo hace ya un mes, nació el 28 de agosto de 1942 en Caracas, hijo de Luis Manuel Urosa Joud y Ligia Savino del Castillo de Urosa.

Siempre cercano y preocupado por el acontecer nacional, en más de una ocasión expresó su opinión acerca de los temas más sensibles para el país, incluyendo el COVID-19.

Antes de ser diagnosticado con el coronavirus, en una entrevista concedida al medio católico ACI Prensa, indicó que esta enfermedad y la pandemia no eran “el peor problema” para Venezuela, porque lamentablemente hay muchos otros que agudizan cada día más la crisis en el país.

El arzobispo emérito de Caracas explicó que el sistema de salud es muy deficiente. Los hospitales públicos, que hasta hace unos 15 años funcionaban bastante bien, se han ido deteriorando muchísimo, y ahora “tienen gravísimas deficiencias”.

Cardenal Jorge Urosa Savino fallece por COVID-19 este #23Sep

“Tienen pocos médicos; en muchos no hay agua ni buena alimentación; hay serias fallas de medicinas, insumos y material médico. Y además, en las farmacias hay escasez de medicinas y estas tienen precios altísimos. De manera que nuestra situación en este campo es mala”, continuó.

“La pandemia nos llega en medio de gravísimos problemas de tipo económico, político-social. Una inflación continua e indetenible; la altísima devaluación de nuestra moneda; la muy baja producción agropecuaria nacional y, por consiguiente escasez y altos precios de los alimentos. La desnutrición infantil en aumento”, dijo el Cardenal. “Además, un problema insólito, inaceptable en un país petrolero: escasez de gasolina para el transporte, y de gas para uso doméstico. Todo se ha hecho más difícil”.

Su relación con el actual Gobierno, tanto en el periodo Hugo Chávez como en el de Nicolás Maduro, no fue de las mejores y en más de una ocasión fue increpado por los mandatarios chavistas.

En una ocasión, Urosa Savino emitió unas declaraciones desde Roma en las que advirtió que el presidente Chávez “pasa por encima de la Constitución” y pretendía conducir al país “por el camino del socialismo marxista, que es totalitario, y conduce a una dictadura”.

No obstante, más recientemente se mostró favorable a los entendimientos y diálogos para devolver el sentido democrático al país.

“Hay que tener presente que el actual proceso político en Venezuela es inédito. Se trata, según dicen los actores de esta evolución política, de un proceso revolucionario. Y esto ha comportado un cambio en muchos sectores de la vida política y social. Para la Iglesia, por tanto, ha sido algo difícil relacionarse con esta nueva situación, con estos cambios. De modo que han nacido incomprensiones con el poder político y choques verbales, a veces con tonos muy fuertes”, expresó en alguna ocasión.

Un poco de su historia

Durante su infancia y adolescencia estudió en el Colegio de la Salle, en Caracas, del que egresó como bachiller en humanidades.

Al asumir su vocación eclesiástica, ingresa al Seminario Interdiocesano Santa Rosa de Lima, actual Universidad Santa Rosa, donde estudia Filosofía. Luego viaja a Canadá para proseguir sus estudios de teología en el Seminario St. Augustine, en Toronto, entre 1962 y1965.

Posteriormente cursa el Doctorado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana, de Roma, en 1971. De allí hace su postdoctoral en teología en el Pontificio Colegio Pio Latinoamericano, también en la capital italiana.

Carrera profesional

Fue ordenado sacerdote en la Arquidiócesis de Caracas, en 1967. También ejerció como vicerrector de Seminario San José, Caracas entre 1971-1974.

Fue rector entre 1974-1976 del Seminario Interdiocesano y obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas entre 1982-1990.

Posteriormente arzobispo de la Arquidiócesis de Valencia entre  1990-2005 y luego arzobispo de la Arquidiócesis de Caracas desde 2005.

En 2006 fue elevado a cardenal por el papa Benedicto XVI y cardenal-sacerdote de S. Maria ai Monti, desde 2006.

Otros cargos ejercidos fueron lo de presidente de Organización de los Seminarios Latinoamericanos; miembro del Pontificio Consejo Justicia y Paz de la Pontificia Comisión para América Latina. 

El cardenal Urosa Savino ha sido catalogado como un cardenal digno de mención, arzobispo por Marquis Who’s Who.

También fue presidente de la Organización de Seminarios Venezolanos y vicepresidente de la Organización de Seminarios Latinoamericanos.

El 13 de julio de 1982 fue nombrado obispo titular de Vegesela en Bizacena y auxiliar de la arquidiócesis de Caracas, donde también se desempeñó como vicario general de la zona central.

Dentro de la Conferencia Episcopal, fue nombrado delegado del país al Sínodo para América (1997) y fue presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

El Papa Benedicto XVI nombró al cardenal Jorge Urosa Savino como arzobispo de Caracas el 19 de septiembre de 2005.

Participó en la XIV Asamblea General Ordinaria sobre Vocación y Misión de la Familia en la Iglesia y el Mundo Contemporáneo (octubre de 2015).

Fue miembro del Consejo de Cardenales para el Estudio de Asuntos Organizacionales y Económicos de la Santa Sede.

Participó en el cónclave de marzo de 2013, que eligió al Papa Francisco.