Comercios y colas de gasolina movilizaron a los caraqueños durante las elecciones parlamentarias

LA HUMANIDAD · 6 DICIEMBRE, 2020 20:00

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Avenidas desoladas, comercios abiertos y centros de votación vacíos. En Caracas, muchas personas permanecieron en sus casas este domingo 6 de diciembre, día de elecciones parlamentarias en Venezuela.

Algunos decidieron votar luego de hacer diligencias; otros lo hicieron a primera hora de la mañana, mientras que varios no participaron y aprovecharon el día para hacer ejercicio y pasear por espacios abiertos o centros comerciales.

Las plazas de Los Símbolos, Los Palos Grandes, Altamira y Bello Monte estaban vacías, al igual que varios tramos de la autopista Francisco Fajardo. Aunque algunos locales se mantuvieron cerrados, el comercio fue el principal motor de la ciudad este domingo, mientras en las afueras de muchos centros de votación había más milicianos y uniformados del Plan República que electores.

Autopista Francisco Fajardo en Parlamentarias2020

En El Valle, al suroeste de Caracas, los talleres mecánicos, puestos de comida, vendedores de frutas, de chucherías, de café y cigarros e incluso barberías al aire libre se mantenían activos en la avenida Intercomunal, la principal arteria vial de la parroquia.

El liceo José Ávalos, uno de sus centros de votación, permanecía sin filas de votantes durante el mediodía, y hasta ese momento solo habían sufragado aproximadamente 1.600 personas de casi 8.000 inscritos, según los propios registros de militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

“No hay mucha gente, parece un domingo normal. Hubo más gente en el simulacro: la cola del liceo era larga”, dijo la vecina Yeni Bohada en los alrededores del liceo. “Las personas que están en la calle es porque están trabajando”, agregó.

 

En la plaza Bolívar de El Valle varias personas esperaban transporte público, mientras otras hablaban en grupos en paralelo a la misa dominical que se realizaba en una iglesia cercana. En la plaza se encontraba Víctor Orta, votante del Colegio Carmen Maizo.

Para él, el día y el proceso de votación transcurrían con rapidez y normalidad. “Todo normal. No hubo problemas entre chavistas y opositores ni nada de eso. A los chavistas se nos escaneaba el carnet de la patria y a los que no, no”, aseguró al mediodía del domingo.

Junto a él estaba Mauricio Anteliz, otro vecino que afirmaba que votaría más tarde para “poder expresarse”, con la esperanza de que las elecciones parlamentarias, cuestionadas por la oposición, sirvieran para “mejorar” la economía del país: “Hay que votar para poder opinar. Espero que el que gane se ponga a trabajar”.

Cerca de El Valle algunas personas se ejercitaban y recorrían el Paseo Los Próceres en bicicletas, mientras otros padres paseaban con sus hijos, en menor medida en comparación con un domingo cualquiera. En la plaza Los Símbolos, solo una familia acompañaba a dos niñas a patinar. “No soy de aquí y no puedo viajar. Si hubiera estado en Maracay, hubiera ido a votar. Aquí he visto todo tranquilo, algunos están haciendo deporte”, dijo la abuela de las niñas.

 

Los Próceres elecciones parlamentarias 2020

 

Al este de la capital, en el municipio Chacao, había menos de diez personas en la plaza Los Palos Grandes. Una de ellas era Beatriz González, quien decidió pasar la tarde en la plaza en lugar de votar en las parlamentarias.

“No voy a votar porque no confío en el proceso, en el CNE (Consejo Nacional Electoral). Antes votaba, incluso voté en mayo de 2018 y antes voté por Capriles, pero se robaron todo y ahora no voto. Además tengo cinco años que no veo a mi familia”, destacó.

Las colas estaban en las gasolineras

Aunque en las elecciones venezolanas era costumbre ver a los votantes en filas en las afueras de los centros, en estas parlamentarias lucían vacíos en comparación con otros comicios. Tanto en El Valle como en San Pedro, Chacao, Bello Monte y Baruta, las colas más largas del día fueron las que se formaron en las estaciones de servicio para echar gasolina.

La Bandera elecciones parlamentarias 2020

Solo en la avenida Victoria había dos filas de carros, y una de ellas llegaba hasta Ciudad Universitaria. Allí se encontraba Josefina García, una trabajadora bancaria que llevaba siete horas en cola para llenar su tanque de gasolina.

A pesar de la espera, indicaba que al salir iría a votar. “Hay que ir a votar porque hay que ejercer el derecho. La situación es bastante fuerte. Lo que estamos viviendo, la tristeza que tiene uno. Pienso que al país le falta mucho para tener nuevas oportunidades. Estamos muy sumergidos. Hay muchísima desidia y sueldos paupérrimos”, expresó.

No muy lejos de allí, en la estación de servicio de La Bandera, decenas de conductores también se mantenían en cola. Incluso había personas de los estados Táchira y Barquisimeto, quienes aseguraban que no votarían. En la misma parroquia, en el Colegio Cristo Rey, uno de sus más grandes centros de votación, estaba vacío. Si en procesos electorales anteriores se formaban largas colas, este 6 de diciembre solo pocas personas revisaban en las listas qué mesa les correspondía.

 

“Yo no quería votar, pero vine obligada por el trabajo. Me están presionando y tengo que reportar que voté y que los que trabajan conmigo también”, dijo una de las electoras, quien prefirió resguardar su identidad debido a que pertenece a la administración pública.

Muchos comercios permanecían cerrados, salvo supermercados y locales de salud y alimentos en Las Mercedes, donde algunos restaurantes estaban abiertos, pero con pocos comensales. La plaza Alfredo Sadel estaba vacía. En Bello Monte, solo panaderías, farmacias y algunos restaurantes estaban abiertos.

La panadería Espiga Deli abrió sus puertas desde temprano, pero sus trabajadores afirmaban que la cantidad de clientes era baja debido a las parlamentarias. En la panadería La Barca, la afluencia de personas se mantuvo como otros domingos.

Bello monte elecciones parlamentarias 2020

Pero la soledad y el silencio de las calles de Bello Monte y de muchas plazas de la capital contrastaban con el bullicio del bulevar de Sabana Grande. Ahí estaban los vendedores de ropa, dulces o juguetes. Algunos restaurantes del bulevar ocuparon todas sus mesas, mientras que diversos comerciantes usaban sus micrófonos y cornetas para promocionar ofertas, como un par de zapatos de niña en tres dólares, dos zapatos de adultos en diez dólares o una franela en cinco dólares, pero no atraían a muchos peatones.

Para Luis Vera, trabajador de una tienda de ropa del bulevar, las calles y la afluencia de clientes eran similares a las que había durante las semanas que eran de cuarentena en el esquema de flexibilización que estuvo vigente hasta la semana anterior, poco respetado hacia el final.

Sabana Grande elecciones parlamentarias

 

En el centro comercial El Recreo, varias familias aprovecharon el día para caminar, visitar tiendas y tomarse fotos con el árbol de Navidad y el Santa Claus. “No voy a votar en las parlamentarias. Nos estamos absteniendo porque estas elecciones son una farsa. Decidimos mejor venir a pasar un domingo familiar al centro comercial. Vi la ciudad vacía para lo que normalmente es un domingo”, comentó Yeison Hernández, un visitante del lugar.

El Parque del Este no abrió este domingo, pero algunos niños y sus padres jugaban en los alrededores. En uno de los puestos de la entrada del parque trabaja Ana Espinoza, quien acudió a vender luego de votar. “Fui temprano a votar y me vine a trabajar. Estoy aquí desde hace cuatro años. Este es un puesto del gobierno y por eso fui a votar. Pero espero que lo económico se solucione”, dijo mientras vendía dulces a los pocos transeúntes.

Comercios y colas de gasolina movilizaron a los caraqueños durante las elecciones parlamentarias