En lo que va de año en Caracas se han registrado 10 intentos de invasión, según ONG

LA HUMANIDAD · 2 FEBRERO, 2022 10:35

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Yamileth Prim compró un apartamento en la UD6 de Caricuao, Caracas, hace 12 años. La mujer lo alquiló con opción a compra y tras pagar con un carro, cheques y dinero en efectivo se hizo propietaria del inmueble.

Hace dos años Prim viajó a Argentina, donde visitó a una de sus hijas que estaba embarazada y quiso quedarse para ayudarla durante los meses de gestación y posteriores al parto. Cuando decidió regresarse a su casa en Caricuao, en el oeste de la capital venezolana, una mujer ocupaba su inmueble y alegaba que Prim lo había abandonado.

La mujer que aprovechó el viaje de Prim para ocupar de manera ilegal el inmueble era la antigua dueña del apartamento, aquella que en 2010 le alquiló la vivienda con opción a compra, y que ahora convive desde el 21 de enero, con Prim.

A pesar de las denuncias hechas por Prim ante el Ministerio Público, la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc) el caso no ha sido resuelto. Por eso ambas están dentro del inmueble.

Prim ha recibido amenazas de hombres armados que apoyan a la mujer que invadió el apartamento. El Ministerio Público está al tanto del caso y el fiscal 45 del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Luis Ortiz Medina, lleva la causa. Hasta el momento no ha imputado a quienes ocupan de forma ilegal la vivienda.

Este es uno de los casos de invasión que ha denunciado la organización Frente en Defensa del Norte de Caracas, coordinada por Carlos Julio Rojas, periodista y activista. La organización registra, en lo que va de año, al menos cuatro inmuebles que han sido objetos de intentos de invasión.

Siete parroquias en la mira

Según el seguimiento del frente sobre estas invasiones, las zonas más afectadas de la capital son parroquias como La Candelaria, Altagracia, San Bernardino, San Pedro, El Recreo, El Paraíso y Caricuao, donde se han registrado invasiones e intentos de invasión desde el año 2021.

“Este año se han generado alrededor de 10 intentos de invasiones, donde los casos más emblemáticos fueron el restaurante Guernica en La Candelaria.  En ese caso el encargado del local fue buscar a unos colectivos para tomar el inmueble, el propietario llamó a la policía, la denuncia de los vecinos logró echar para atrás el caso de invasión”, explica el activista.

En el restaurante Guernica se contabilizaron tres intentos de invasión.

El otro inmueble que ha sido blanco de invasiones e intentos de invasiones es el edificio Karam, ubicado en la Av. Urdaneta de Caracas. En este lugar funcionan varias oficinas y cinco de ellas fueron invadidas, posteriormente lograron desalojar a los invasores.

Sin embargo, en el piso tres del edificio Karam, unas tres oficinas están tomadas ilegalmente desde el pasado año.

Otro de los inmuebles que han sido blanco de los invasores fue un apartamento ubicado en el Centro Tracabordo de La Candelaria. El hecho ocurrió el pasado 20 de enero, cuando supuestamente el propietario había dado un poder para que rompieran los candados de la vivienda.

Rojas denuncia que han identificado a varios funcionarios que presuntamente están detrás de estos hechos, uno de ellos sería el concejal Natanael Bello, y también señala a los diputados de la Asamblea Nacional(AN), Carmen Zerpa y Rigel Seryent. El activista también menciona a la exalcaldesa de Caracas Erika Farías por no atender la situación.

“Ahora el gobierno de Distrito Capital quiere involucrarse en este caso y los colectivos porque pareciera que es un negocio este tema”, dice Rojas.

Propiedades solas

Los invasores siempre buscan como objetivo las casas o apartamentos que están solos y vacías, no importa el motivo. Estas propiedades son las más vulnerables de ser invadidas. Las viviendas con problemas jurídicos también son blanco de los invasores.

“Ellos (los invasores) dicen que en muchos casos que no tienen vivienda, que la propiedad está ociosa, o simplemente hacen un estudio desde el tema de censo de viviendas de las propiedades que se encuentran vacías y las toman por las fuerzas”, explica Rojas, quien ha documentado casos de invasión desde 2019.

Añade que han acudido a las autoridades para hacer denuncias, pero no son tomados en cuenta. Hasta el momento el Ministerio Público no ha imputado a ninguno de los invasores.

El artículo 471 del Código Orgánico Procesal Penal establece que «quien con el propósito de obtener para sí o para un tercero provecho ilícito, invada terreno, inmueble o bienhechuría, ajenas, incurrirá en prisión de cinco años a diez años y multa de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.) a doscientas unidades tributarias (200 U.T.)».

“Hemos hablado con la Policía Nacional Bolivariana (PNB) pero nos han dicho que cuando el MP no imputa a los invasores no hay carga penal o responsabilidad y entonces ellos pueden seguir haciendo de las suyas”, dijo Rojas.

Organización

La organización vecinal es fundamental para frenar los casos de invasiones en las comunidades, así lo destacó el abogado especialista en temas inmobiliario, Enrique Herrera, quien indicó que este delito se puede controlar con cooperación vecinal.

Herrera destaca que la invasión es un delito tipificado en las leyes venezolanas, porque significa el despojo o la ocupación ilegal de una propiedad ajena.

“Por supuesto cuando se produce en compañía de otras personas hay también la ocurrencia d otro delito como es el agavillamiento, que es cuando las personas se reúnen para atacar a otras o cometer un delito”, explica el jurista.

Herrera explica que es importante colocar una denuncia formal en los órganos correspondiente. Y tener un documento donde se indique que quien denuncia es el propietario del inmueble.

Asegura que si la víctima es testigo de la invasión es necesario ir a una comandancia policial porque los invasores pudieran ser detenidos, ya que estarían cometiendo un delito en flagrancia.

“Es obligatorio por parte de los cuerpos policiales porque es un delito en flagrancia. Ellos están obligados a atender a las personas”, dice.