Bicicletas y motos siguen siendo un riesgo para El Ávila, alertan expertos

LA HUMANIDAD · 7 ABRIL, 2022 18:47

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las bicicletas y motos arruinan a El Ávila, dicen los guardaparques. Esos vehículos de dos ruedas aplastan la flora, espantan la fauna, dejan surcos por donde circulan, modifican los senderos y terminan dañando el paisaje del también llamado parque nacional Waraira Repano, la icónica montaña que rodea a Caracas, la capital de Venezuela.

Marlene Sifontes, secretaria del sindicato del Instituto Nacional de Parques (Sunep Inparques), asegura que el ciclismo y la circulación de motos son un problema de vieja data que, hasta el momento, sigue afectando varios espacios naturales del cerro.

«Las carreras de bicicleta está afectando fuertemente a El Ávila. De hecho, lo que llaman la zona del bordillo está muy perjudicado. El área del cortafuego que viene de Chacaíto está muy afectado porque ahí han hecho carreras ilegales. En esa zona hay troneras que son consecuencia de la erosión. Todas las noches por ahí pasan bicicletas», explicó Sifontes a Efecto Cocuyo

Los anuncios de competencias y recorridos de ciclismo, compartidos a través de grupos de WhatsApp, continúan siendo denunciados por caraqueños en redes sociales.

El 18 de marzo, un evento de motocicletas «off road» fue suspendido por atentar contra el ordenamiento de El Ávila, luego de que miembros de Sunep se dirigieran a la Dirección General Sectorial de Parques Nacionales para pedir que se prohibiese la actividad. 

«Hay publicaciones recientes de ciclistas que dicen ‘sembrando el terror en el cortafuegos’ y se meten por el Camino de los Españoles, patrimonio cultural. Inparques no hace nada y nosotros estamos alertando que este año se meten por senderos que van a la Cruz del Ávila», agregó la dirigente sindical de Inparques. 

Aplastados por las ruedas

En el artículo 28 del Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso (Poru) del El Ávila prohíbe de forma clara el ciclismo: “Se consideran actividades prohibidas en todo el Parque Nacional El Ávila las siguientes: El aprovechamiento de los recursos naturales con fines comerciales (…) La circulación de bicicletas”.

Así mismo, la resolución N.° 00012 del 4 de marzo de 2011 del Ministerio del Ambiente respalda la medida, debido a que la montaña es considerada patrimonio natural de la ciudad

El 22 de enero de 2022 la cuenta de usuario de MTB Caracas en YouTube subió un video en el que un par de personas muestran cómo suben en bicicleta hasta la emblemática cruz de la montaña, desde Chacaíto. Este tipo de comportamientos es lo que preocupa a grupos como Movimiento por El Ávila, quienes han rechazado la circulación de vehículos en el lugar. 

Si bien El Ávila posee una superficie estimada de 851,92 km², para los ecologistas cada metro cuadrado de tierra cuenta y debe ser protegido por el Estado. 

«El recorrido de un vehículo hace que se vaya aplastando toda la hierba del camino. Es una actividad ilegal que no debe realizarse y tiene su razón de ser, en especial cuando es época de sequía porque todo lo que se les atraviese va desapareciendo», explicó a Efecto Cocuyo Zoila Martínez, líder global de gestión de biodiversidad de la ONG Vitalis Iberoamérica . 

El problema de las motos

El Poru también prohibe «…la circulación de vehículos de motor», por lo que el paso de motos sigue siendo ilegal en el parque nacional El Ávila. No obstante, en YouTube abundan los videos de motociclistas que muestran sus rutas y recorridos en la montaña, de forma pública.

El evento de motos «off road» fue promocionado para realizarse el 19 de marzo por grupos como Panas en Moto, Loncin y Probiker. Sin embargo, su prohibición no responde a una respuesta inmediata de Inparques, sino a la presión de ecologistas y sindicalistas con el objetivo de proteger el sitio. 

«Este es un paso de manera natural de las especies y en este tipo de actividad pueden maltratarlas. El objetivo de un parque nacional es proteger a su biodiversidad y ese tipo de vehículos no lo permiten», indicó Martínez. 

Conciencia ambiental vs deporte

Zoila Martínez expresó que para poder proteger al Waraira Repano no solo es necesaria una participación activa de las instituciones estatales encargadas del medio ambiente, sino una concientización de parte de los ciudadanos de a pie sobre el respeto a la naturaleza y a las normas.

«Las bicicletas y motos están por todos lados e Inparques no hace nada», aseguró por su parte Marlene Sifontes. Apuntó que desde que Inparques permitió una carrera de bicicletas en 2019 el problema comenzó a agudizarse. 

Desde el sindicato han denunciado la situación varias veces ante el Ministerio Público. Sin embargo, no hay una respuesta efectiva, dijo. 

«Para que El Ávila sea de todos, en él no se puede hacer de todo; es un área protegida. Los ciudadanos deben entender que los parques nacionales en Venezuela abarcan un poco más del 20 %; tienen el 80 % del país para rodar bicicletas y motos; ¿por qué empeñarse en hacerlo en los sitios en los que no se puede?», puntualizó Sifontes.