Biblioteca de la USB permanece cerrada a la espera de presupuesto para reabrir

LA HUMANIDAD · 1 DICIEMBRE, 2021 20:39

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

La Biblioteca Central de la Universidad Simón Bolívar, ubicada en Sartenejas, municipio Baruta, está en manos de Julio Montenegro, nuevo director de esta institución, como si se tratara de un encargo. La persona que había dirigido esta biblioteca por más de seis años renunció en octubre de 2021 debido que a la falta de presupuesto había ahogado las operaciones del edificio.

“Yo estaba en mi casa tranquilo y me dijeron ‘hay que hacerlo’. Yo he vivido por esta universidad y si yo puedo hacer algo por ella, lo hago”, asegura Montenegro.

La biblioteca de esta universidad está ubicada en un imponente y hermético edificio de 17.500 metros cuadrados, distribuidos en cinco pisos, lo cuales fueron clausurados en octubre de 2019 debido a que el sistema de aire acondicionado dejó de funcionar, poniendo en riesgo la salud de los usuarios y trabajadores y la vida útil de libros, esto debido a la proliferación de moho y hongos.

Para aliviar los problemas que se habían generado por la falta de aire de aire acondicionado, el equipo decidió quitar las alfombras de los últimos tres pisos de la biblioteca y deshacerse de ellas, pues su mantenimiento es inviable y su permanencia agravaba la humedad y la contaminación. Así, desde entonces, toda la biblioteca quedó desorganizada, con superficies llenas de polvo y con un ambiente espeso en el que cuesta respirar.

Ahora, el ingeniero eléctrico y egresado de la USB Julio Montenegro insiste en ser un líder optimista. Aunque se esfuerza por evitar los reportes negativos, la denuncia ya está hecha: “Estimo actualmente que hasta un 27 % de la colección en Sartenejas, lo que representa más de 80.000 volúmenes, puede estar contaminada”, informó Alejandro Turuel, exdirector de esta biblioteca, en su carta de renuncia.

“Tal como he expresado en numerosos informes e intervenciones les recuerdo que, en el 2009, el presupuesto anual de la biblioteca excluyendo los correspondientes a personal fue de US $2,4 millones, mientras que durante mi gestión los presupuestos anuales estuvieron, en general por debajo de los USD$100 (cien dólares). Con estos presupuestos no se pudo ni se puede hacer frente, ni siquiera a los requerimientos de limpieza y mantenimientos mínimos de una biblioteca académica de la envergadura de la nuestra”, advirtió.

Además, Turuel afirmó a Efecto Cocuyo que a pesar de que el presupuesto de la biblioteca fue aprobado a principios de 2021, los fondos no fueron liberados para su uso.

Antes de su cierre, tanto la Biblioteca Central como de la sede de la USB Litoral atendieron a 3.830 personas en sala y realizaron 1020 préstamos de libros. En total, este repositorio de información recopila una colección de 147.538 títulos.

De acuerdo con estas dimensiones, Turuel calcula que esta biblioteca debería recibir entre 800.000 y un millón de dólares al anualmente para actualizar su catálogo con, mínimo, mil libros al año y mantener sus operaciones. Sin embargo, en los últimos años solo la actualización de textos más importante ha sido producto de la iniciativa “libros de punta”, liderada por Asociación de Egresados de esta universidad, a través de la cual llegan unas cuantas publicaciones al año.

Este es el stand con los libros más actualizados.

La situación de la biblioteca es un reflejo de lo que está ocurriendo en toda la universidad, pues, según Montenegro, se pretenden reactivar los servicios esenciales para retomar progresivamente las actividades semipresenciales.

“La falta notoria de recursos presupuestarios fue una constante durante mi gestión, con presupuestos anuales que alcanzaban el 1 % de lo requerido por la Biblioteca… producto inevitable del paupérrimo y brutalmente insuficiente y deficitario presupuesto otorgado a la Universidad Simón Bolívar”, señaló Turuel en su carta.

“El único recurso con el que cuento es con la creatividad”

Luego de 21 meses de cierre por la pandemia y sin presupuesto para sacar adelante el proyecto, el equipo de la Biblioteca Central de la USB pretende buscar financiamientos externos que le permitan atender los problemas prioritarios. La meta es abrir las puertas de la institución a principios del año 2022.

Principalmente, están abocados en hacer un mantenimiento general, pulir el piso, reparar el sistema de aire acondicionado, las filtraciones del techo y reactivar el servidor de servicios en línea.

Sin embargo, Turuel también señaló que urge “descontaminar a fondo los espacios, ducterías y libros de la biblioteca de Sartenejas y descontaminar el depósito de la Biblioteca de la sede del Litoral (…), hacer un triaje para separar los libros sin contaminar, los descontaminables y los que deben eliminarse de la Biblioteca por no recuperables”.

Frente a esto, “El único recurso con el que cuento es con la creatividad”, afirma Montenegro.

Carta de renuncia a la dirección de la Biblioteca Central de la Universidad Simón Bolívar de Alejandro Turuel.