Alimentación y transporte, los principales obstáculos en el camino a la escuela

LA HUMANIDAD · 9 NOVIEMBRE, 2018 16:23

Alimentación y transporte, los principales obstáculos en el camino a la escuela

Texto por Efecto Cocuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Jeanibel estudia quinto grado en la escuela Paulo VI, en la Cota 905 de Caracas. Es una de las protagonistas del video “El empinado camino a la escuela”, donde ella relata que lo más difícil para ir a clase es el transporte público, por lo que a veces llega tarde o no asiste.

A su testimonio se suma el de la madre Claribel Reyes, quien narra lo complicado que es conseguir la comida para sus hijas porque, entre otras cosas, “está sumamente cara”. Además, la maestras Yorlinda Canzini y Ruth Rondón describen cómo ven a niños “desmayarse de hambre” y al mismo tiempo que lidian con sus propias carencias en casa.

El documental, producido por Cecodap, expone esos y otros obstáculos que impiden a los niños, niñas y adolescentes llegar a las aulas y afectan su aprendizaje.  hacer seguimiento al abandono escolar es difícil porque en el país no hay cifras oficiales, advirtió la periodista Ana Carolina Griffin, a cargo de la investigación y el guión.

Agregó que, por ejemplo, en las tres escuelas que visitaron el 10% de los alumnos se había ido del país.

Quienes permanecen en las aulas, hacen una o dos comidas al día. “Y sin embargo, hay un halo de resistencia que permite la esperanza” entre los miembros de la comunidad educativa, opinó Griffin durante un conversatorio con educadores en la sede de Cecodap que se realizó este jueves, 8 de noviembre.

En ese sentido, el fotógrafo Óscar González, responsable de la cámara, animación y edición del video, destacó la labor que hacen los docentes pese a las problemáticas que ellos mismos atraviesan.

Organización y participación

La hermana María Isabel Quiros, directora de la escuela María Inmaculada de Fe y Alegría en el barrio Unión de Petare, contó que en febrero de 2016 identificaron, por primera vez, que la falta de alimentos en el hogar era motivo de insistencias en el plantel.

Por esa razón hicieron alianzas con empresas privadas para ofrecer alimentos a los alumnos. A la fecha ofrecen 550 desayunos y un día a la semana, el almuerzo. Destacó que, para que el programa tenga éxito, se formó a los docentes para identificar a los niños en situación de riesgo. Además, participan representantes y miembros de la comunidad.

En la Cota 905, la hermana Rosana Herrera, directora del Paulo VI, contó que finales de julio y durante agosto siguieron ofreciendo comidas a los 260 niños que se benefician del comedor. Entre ellos, identificaron a 72 con signos de desnutrición a quienes les dieron un suplemento.

También narró cómo en ese plantel tuvo que abordar el tema de la violencia a través de talleres sobre disciplina positiva para convertir a los docentes, padres y la comunidad en en aliados. “Hay que formar al personal y atender sus necesidades”, recomendó.

La hermana Ivón González, directora de la escuela Jesús Maestro de Fe y Alegría en Petare, contó que en el plantel también se ha organizaron para dar alimentos a los 789 muchachos que integran su matrícula así como a 80 niños de la comunidad.

Agregó que, en esa institución, llega el Programa de Alimentación Escolar del Ministerio de Educación, sin embargo solo ha llegado pasta y arroz y por eso piden apoyo de los representantes para complementar el menú, así como para lidiar con problemas de servicios: “Podemos pasar hasta 30 días sin agua”.

Las religiosas insistieron en la importancia de involucrar a la mayor cantidad de personas para resolver las dificultades que atraviesan en los planteles y “activar la solidaridad”. Además coincidieron en la necesidad de atender, también, las carencias afectivas y las preocupaciones que se generan en los estudiantes en este contexto país.

Fotos: Ana Carolina Griffin