10 claves sobre la tortura en Venezuela - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 26 JUNIO, 2020 09:53

10 claves sobre la tortura en Venezuela

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

La tortura en Venezuela es una práctica habitual del Estado para someter a sus detractores y opositores. Desde 2014, las denuncias de tratos crueles e inhumanos han ido en aumento, sobre todo por parte de aquellos que estuvieron detenidos en las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (Cidh), en su informe sobre la visita in loco, efectuada en febrero de este año en la frontera colombo venezolana, afirmó que la tortura en Venezuela es utilizada por los funcionarios de seguridad del Estado para castigar a los presos políticos que se oponen a la administración de Nicolás Maduro.

En el informe emitido en 2017 por Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos,  se señala que agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) recurrieron a torturas para castigar a los detenidos y extraer confesiones e informaciones.

Este 26 de junio se conmemora el Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, y en Venezuela las organizaciones defensoras de derechos humanos han documentado los tipos de torturas que han empleado los funcionarios de seguridad del Estado contra algunos disidentes presos.

1️⃣Un informe del Alto Comisionado publicado en junio de 2018 reporta que las torturas y malos tratos que pudieron documentar comprendieron: descargas eléctricas, golpes fuertes -por ejemplo, con tubos de metal y bates de béisbol- violaciones y otras formas de violencia sexual, asfixia con bolsas de plástico y productos químicos, simulacros de ejecución y privación de agua. Los detenidos eran también sometidos a temperaturas frías y/o a luz eléctrica constante, eran esposados y/o se les vendaban los ojos durante largos períodos y recibían amenazas de muerte e insultos.

2️⃣Según los testimonios recogidos por la Cidh, en el país hay un enseñamiento y crueldad contra los militares señalados de ser desertores o traidores. “La Cidh observa que en Venezuela se practican torturas y tratos crueles de forma sistemática contra las personas civiles y militares privadas de la libertad”, detalla el informe.

3️⃣En marzo de 2019 Tamara Suju, directora ejecutiva del Centro de Estudios Latinoamericanos (Casla), presentó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) tres videos donde se aprecian algunos métodos de torturas empleados por militares, que fueron grabados clandestinamente por el teniente de la Aviación, Ronald Alirio Dugarte Silva.

En una de las filmaciones aparece el coronel Jhonny Rafael Mejias Laya, excomandante del Batallón Ayala y procesado penalmente por traición a la patria, con los ojos vendados, las manos atadas y tirado en el suelo, en la sede de la Dgcim en Boleíta, al este de Caracas. Laya duró 30 días atado de esa forma según el relato de Dugarte Silva.

Otro de los videos muestra al capitán Juan Carlos Caguaripano, quien está procesado por el asalto al Fuerte Paramacay en 2017. Uno de los custodios le pregunta a Caguaripano si quiere desayunar y el militar le responde que no por presentar un malestar en el estómago y haber orinado sangre. Caguaripano pidió ser llevado a un médico, pero no tuvo respuesta del carcelero.

En el tercer video mostrado por Suju en la OEA se ven a tres hombres tirados en el suelo sobre unas colchonetas en lo que llaman los cuartos de torturas. Quienes están en el sitio son los coroneles Oswaldo García Palomo y José Acevedo, y el civil Antonio José Labichela Barrios, los tres fueron acusados por la administración chavista de estar involucrados en actos terroristas.

4️⃣La organización Human Rights Watch (HRW) afirma, en un informe publicado en enero de 2019, que las autoridades del Estado venezolano han detenido y torturado a familiares de algunos presuntos implicados para intentar averiguar dónde se encontraban.

Esta es una de las denuncias más graves hechas por  José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas, en el informe.  “Los agentes de inteligencia no solo están deteniendo y torturando a militares, sino que en algunos casos también van tras sus familiares u otros civiles cuando no pueden encontrar a los supuestos responsables a quienes buscan”.

Al igual que otras organizaciones internacionales, HRW explica que algunos de los detenidos sufrieron abusos aberrantes que constituyen tortura para obligarlos a aportar información sobre supuestas conspiraciones. “En la mayoría de los casos, las detenciones las realizaron miembros de la Dgcim y del Sebin”.

5️⃣HRW y Foro Penal, organización defensora de los presos políticos en el país, analizaron en 2019 los casos de 32 personas afectadas tras ser sometidas a torturas y tratos crueles. Las víctimas incluyen militares de diferentes rangos acusados de conspirar contra el gobierno y civiles acusados de colaborar con el exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Oscar Pérez.

Según el informe de las dos organizaciones, en algunos casos, familiares, incluyendo el hijo, la madre, el padre, o la pareja sentimental de los presuntos implicados, fueron detenidos de forma arbitraria para dar con el paradero de los supuestos conspiradores. “En ciertos casos, sufrieron graves abusos”.

Las organizaciones revelaron que las torturas son físicas y psicológicas y que los agentes encargados de ejecutarlas les propinaban golpizas brutales a los detenidos,  intentos de asfixia con bolsas de plástico, cortaduras con hojillas en las plantas de los pies, descargas eléctricas, privación de comida, acceso al baño y amenazas de muerte.

6️⃣Desde el año 2014, la organización Human Rights Watch ha documentado más de 380 casos de trato cruel, inhumano o degradante contra opositores o personas que las autoridades perciben como tales, incluidos al menos 31 casos de tortura. Foro Penal indicó que al menos 15 % de los detenidos por motivos políticos les informaron que habían sufrido torturas o maltratos.

7️⃣El Capitán Rafael Acosta Arévalo, el 29 de junio de 2019, fue asesinado bajo custodia de funcionarios del Estado venezolano. Un día antes de morir, cuando iba a su audiencia de presentación, el militar no podía ponerse en pie cuando le preguntaron si había sido torturado por la Dgcim; el efectivo castrense asintió con la cabeza y pidió auxilio.

El abogado del asesinado militar, Alonso Medina Roa, aseguró que el capitán Acosta Arévalo había muerto producto de las salvajes tortura. “Estas conductas las venimos denunciando, pero la complicidad de las instituciones permitió que llegáramos a este extremo”.

Acosta Arévalo no es el único funcionario que ha muerto bajo custodia del Estado durante los últimos años. El exjefe del Sebin, Cristopher Figuera, confirmó que el concejal opositor Fernando Albán fue asesinado por funcionarios de la policía política cuando se encontraba bajo custodia del Estado. Albán murió el 8 de octubre de 2018.

“Albán fue lanzado, ahí hay unos funcionarios que están detenidos, procesados por ese hecho”, dijo a El País, de España, el exjefe de la policía política de Maduro.

Sin embargo, el fiscal, designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, sostiene que Albán corrió hacia una ventana panorámica de un décimo piso y se lanzó al vacío.

8️⃣ En su informe Tortura Sistemática en Venezuela 2019 y la participación de cubanos en los patrones de tortura, el instituto Casla dice que el organismo represor con mayor repercusión directa en el crimen de la detención arbitraria, tortura y violencia sexual ha sido la Dgcim, que estuvo presente en 95% de los casos denunciados.

En el informe aseguran que agentes cubanos son utilizados para la perpetración de los crímenes. Casla calificó a la Dgcim como “el más cruel represor de civiles y militares en Venezuela”.

En 2019,  53% de las víctimas de torturas a las que tuvo conocimiento Casla son civiles y 47% son militares. “Se repite el patrón del año 2018, donde aquellas personas, bien sea civiles o militares acusadas de Conspiración, rebelión o traición a la patria, fueron quienes recibieron las torturas más incisivas, aquellas que dejaron huellas físicas e incluso llevaron a varias víctimas a su desfallecimiento en diferentes oportunidades”.

9️⃣ En su informe, Casla detalla que la edad promedio del mayor número de víctimas de tortura y tratos crueles oscila entre los 19 y los 40 años de edad, la mayoría de sexo masculino, y dos del sexo femenino. La tortura ejecutada a las dos mujeres que  reportó Casla en su informe “fue tan violenta y criminal como la perpetrada a los hombres de edad promedio”. Según el documento, una de las detenidas sufrió intento de violación y la otra fue violada.

🔟Para Casla, la tortura blanca o el aislamiento prolongado ha sido común en 49% de las víctimas detenidas en los calabozos.

El organismo denuncia que la tortura blanca se materializa en: privación de luz solar, ventilación natural y privación del sueño que ocasionan pérdida de orientación del día y la hora; también el sometimiento a temperaturas extremas, a la privación de alimentos e hidratación acorde con sus necesidades, privación de atención médica especializada para enfermedades previas o adquiridas durante su reclusión, provocadas incluso por las torturas, tratos crueles o inhumanos a los que han sido sometidos.