¿Por qué algunos califican de golpe de Estado lo que ocurre este #6Ene en EEUU?

INTERNACIONALES · 6 ENERO, 2021 18:07

¿Por qué algunos califican de golpe de Estado lo que ocurre este #6Ene en Estados Unidos?

Texto por Laura Weffer Cifuentes

Ver más de

Laura Weffer Cifuentes

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Estaba previsto que este miércoles se cumpliera el último paso para el reconocimiento final de Joe Biden como el próximo presidente de Estados Unidos; la ratificación del resultado electoral de noviembre.

La Cámara de Representantes y la Cámara de Senadores debían dar el visto bueno durante una sesión conjunta con el vicepresidente Michael Pence al frente.

Idealmente, se nombra alfabéticamente a todos los estados del país, sin problemas y concluye el acto que permitirá  que el 20 de enero, el nuevo mandatario asuma el poder.

Ahora, si llegara a existir alguna objeción de algún legislador sobre el resultado electoral, entonces se interrumpe la sesión para discutir y permitir que cada cámara  vote. El debate no puede durar más de dos horas. Transcurrido este lapso, retoman la sesión.

En esta ocasión, los republicanos han decidido hacer de la objeción una maniobra dilatoria y ya llevan un buen rato debatiendo Arizona. Por la A.

Dato curioso: el republicano Paul Gosar fue uno de los que cuestionó la legitimidad de la votación en Arizona. Resulta que fue justamente ese estado el que lo hizo senador en noviembre pasado, según explica Philip Bump, corresponsal nacional de The Washington Post.

No se sabe aún cuántos legisladores presentarán objeciones, lo que sí es cierto es que este acto suele ser una formalidad y ahora se ha convertido en el epicentro de lo que expertos han llamado una profunda crisis de legitimidad e institucionalidad en Estados Unidos.

Afuera del Capitolio, manifestantes a favor del presidente Donald Trump se reunieron para escuchar hablar a su líder, que insiste en no reconocer la derrota, a pesar de que 64 demandas por supuesta irregularidades en las votaciones han sido desestimadas.

Durante la protesta, un grupo de personas forzó y logró romper el cerco policial, pero la trifulca terminó rápidamente, aunque las instalaciones legislativas han sido cerradas por la emergencia. Nadie entraba, nadie salía.

Pero si miramos un poco más allá de lo que ocurre en la cámara de  representantes y senadores, hay dos eventos que están ocurriendo al mismo tiempo y que podrían cambiar el rostro de la política estadounidense para siempre: la división del partido republicano y el conteo de las elecciones para senadores en el estado de Georgia.

Vamos con lo primero:

Pence y McConnell no apoyan a Trump.

El vicepresidente Michael Pence es quien debe llevar adelante el acto de ratificación del resultado que, como él mismo dijo, es puramente “ceremonial”.

Sin embargo, minutos antes, Trump lo había presionado para que “cumpliera con la Constitución”. Durante su alocución dijo que había republicanos que eran “débiles” y le pidió al vicepresidente que lo único que tenía que hacer era “enviar de nuevo a los estados a ser recertificados”, aduciendo que el funcionario tiene ese derecho.

Pero es completamente falso.

De acuerdo con CNN, no hay nada en la ley que permitiera a Pence tomarse esas atribuciones.

Tanto es así que escribió una carta en la que se deslindaba de las pretensiones del presidente.

“Durante 130 años…el Congreso ha cumplido con estos procesos formales para contar los votos”, dijo Pence en un comunicado que emitió este miércoles. También dejó en claro que cumpliría con su deber, desoyendo la sugerencia de Trump.

El mandatario dijo que si Pence no respondía a sus peticiones, se sentiría “muy decepcionado”.

Otro vocero que decidió seguir la institucionalidad fue Mitch McConell, el líder del partido republicano en el Senado. Dijo, en su discurso, que este sería el voto más importante de su vida. Señaló que el presidente Trump asegura que las elecciones fueron robadas. “Las afirmaciones van desde alegatos específicos hasta teorías conspiranoicas”, dijo.

Esta disidencia va a generar, según los expertos, una grieta en el partido republicano. Habrá quienes permanezcan con Trump y habrá otros que decidan seguir otro camino.

Georgia on my mind

El de 5 enero se contarían los votos que definirían quiénes son los nuevos senadores del estado de Georgia. La particularidad de este proceso, que de otra manera sería un trámite más, es lo que significa el triunfo de los demócratas. A partir de ahora la mayoría del senado será de este partido político lo que le permitirá a Biden gobernar con un poder legislativo a favor.

Por el momento, todas las acciones para retrasar el proceso presidencial devinieron en protestas y la toma del Capitolio por manifestantes, por lo que la ratificación ha sido pospuesta hasta nuevo aviso. 

Por ahora, los comentaristas en Estados Unidos denuncian este hecho inédito y se refieren a la toma del Palacio Legislativo como “asedio”, “rebelión” e “imágenes nunca vistas”.