Empresas privadas congelan los sueldos por la pandemia del COVID-19 - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 15 JUNIO, 2020 20:33

Empresas privadas congelan los sueldos por la pandemia del COVID-19

Texto por Margaret López | @Jamsg Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

10
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

La pandemia del COVID-19 marca una tendencia clara dentro las empresas privadas venezolanas: los sueldos congelados. Ni aumentos salariales individuales, ni bonificaciones extras por productividad, ni mucho menos incrementos para la plantilla completa de trabajadores. Todo aquello que suene a ajuste salarial en las compañías privadas parece en pausa desde mediados de marzo pasado, cuando empezó la cuarentena nacional para prevenir los contagios del nuevo coronavirus.

“En estos cuatro meses de la pandemia, incluyendo a junio, la mayoría de las empresas no efectuaron ninguna estrategia de incremento salarial. Eso porque las ventas cayeron en todos los sectores y porque las empresas tampoco tienen acceso a créditos bancarios”, explicó José Adelino Pinto, líder de la consultora Mercer Marsh en Venezuela, en entrevista telefónica para Efecto Cocuyo.

Las encuestas semanales hechas por Mercer Marsh a un grupo de 70 empresas privadas hablan de la corriente en el mercado laboral venezolano. 60% de las compañías privadas aseguró que no hicieron ningún aumento salarial en abril y tampoco en mayo. A comienzos de junio, en cambio, 80% de las empresas privadas encuestadas confesaron que ni hicieron ni tienen contemplado ningún incremento de sueldos en el corto plazo.

Esto contrasta con la tendencia de ajustes salariales que las compañías privadas implementaron desde que comenzó la hiperinflación en Venezuela. Durante el año 2018, por ejemplo, las organizaciones privadas se vieron obligadas a ofrecer ajustes salariales mensuales y para 2019, estos incrementos de sueldo se hicieron, al menos, cada dos o tres meses.

Los sondeos hechos en otro grupo de 91 empresas privadas por la firma Job Price Consulting, entre el 21 de abril y el 3 de mayo, también coinciden en la tendencia de frenar los aumentos salariales. 24,4% de las empresas privadas encuestadas revelaron que su política fue congelar los sueldos de sus trabajadores, mientras que 51,9% divulgó que no hicieron ningún cambio en la compensación base de sus empleados durante la pandemia.

“La operatividad de las empresas no es la habitual y la acción consecuente más lógica es congelar los gastos. Se renegociaron los pagos con los proveedores, se recortaron los gastos de publicidad y mercadeo y también los gastos de personal como una respuesta ante la incertidumbre” detalló para Efecto Cocuyo, Eduardo Quevedo Peñuela, socio fundador de Job Price Consulting.

El medio escudo de los dólares

Quienes pudieron enfrentarse mejor a la inflación de 295,90%, acumulada entre enero y mayo de acuerdo al Banco Central de Venezuela (BCV), o la inflación de 409,18%, si se sigue el indicador de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) durante los mismos meses, fueron aquellos con salarios denominados en dólares. En algunos casos estos empleados cobran de forma directa en divisas, mientras que hay otros que reciben bolívares de acuerdo a la tasa de cambio del momento del pago.

“Los trabajadores prefieren que se les paguen en dólares, porque sienten que con eso pueden protegerse porque no saben cuánto va a durar esta situación. Identificamos un cambio en la preferencia durante la pandemia. Antes de marzo, el pago en dólares dependiendo de la organización estaba de segundo, tercero o cuarto entre lo que pedían los trabajadores y ahora es la primera preferencia sin importar el sector” apuntó Quevedo.

La cantidad de empresas privadas venezolanas que cancelan los sueldos a toda su plantilla con dólares es bien limitada. Héctor Rodríguez, presidente de la Industria Unicon, apuntó que apenas desde enero 2020 fue cuando su empresa empezó a darle una parte del salario en dólares a todas las capas de sus trabajadores, como lo dijo en el foro “Perspectivas Económicas 2020. Interpretando las señales, ¿obstáculos u oportunidades?”, celebrado por la Cámara Venezolana Americana de Comercio e Industria (Venamcham).

Recibir un salario en divisas, sin embargo, tampoco es una protección infalible contra la hiperinflación. El dólar se cotizaba en 74.146,48 bolívares en el BCV cuando empezó la cuarentena nacional, pero este lunes 15 de junio abre en 203.257,51 bolívares. Esto supone que el dólar aumentó 174,13% durante esta pandemia del COVID-19, que todavía es una velocidad menor a la que tuvo la inflación en Venezuela en el mismo período.

Aquellos trabajadores cuyos salarios están denominados en bolívares y no recibieron ningún aumento en enero o en febrero pasado quedaron incluso más atrás en la carrera contra la inflación.

Foto principal: Iván Reyes