Impuesto a los grandes patrimonios es ilegal y desincentiva la inversión, advierten expertos

ECONOMÍA · 2 AGOSTO, 2019 19:00

Impuesto a los grandes patrimonios es ilegal y desincentiva la inversión, advierten expertos

Texto por Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

Ver más de

Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Impuestos adicionales en un país en recesión. Además del Impuesto Sobre la Renta (Islr), empresas y particulares también deben pagar desde comienzos del mes de julio una contribución especial decretada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC): la Ley de Impuestos a los Grandes Patrimonios.

Publicada en la Gaceta Oficial N° 41.667, con fecha del 3 de julio, la ley obliga a personas jurídicas y naturales cuyos activos sobrepasen las 100 millones o 36 millones de Unidades Tributarias (UT), respectivamente, a cancelar un nuevo impuesto progresivo desde el 0,25% hasta el 1,5% anual de los bienes al fisco nacional.

«Estas personas ya pagaron impuestos por esos ingresos en el año en el cual los generaron. Ahora, nuevamente pagarán porque esos ingresos del pasado forman parte de su patrimonio«, dijo la economista Rosamnis Marcano a Efecto Cocuyo.

Ello, asegura, crea desincentivos sobre la inversión que pueda ocurrir en el país, ya que aumenta los costos. Si bien este tipo de impuesto existe en países con altos niveles de ingresos, resulta una «medida contraproducente» en medio de la crisis económica de Venezuela.

«Es contraproducente si lo que pretende el Gobierno es atraer inversión extranjera. Ya el contexto de depresión económica, la inseguridad jurídica en cuanto a defensa de la propiedad privada y el constante ataque a los empresarios hacen de Venezuela un lugar donde es difícil atraer inversión», explicó Marcano.

El proceso hiperinflacionario que vive el país desde finales de 2017, según el Banco Central de Venezuela (BCV), generó que el valor real de la recaudación fiscal del Estado se redujera y perdiera poder de compra.

«Las finanzas públicas están seriamente comprometidas», advierte la economista. Esa situación, exceptuando la hiperinflación y la contracción económica, se agravó aún más por los siguientes factores:

1⃣ Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que es el principal contribuyente de la República, quedó exonerada de impuestos el año pasado, al igual que todo el sector petrolero.

2⃣ Se redujo la disponibilidad de dinero del Gobierno. «Con las sanciones internacionales y los mercados financieros cerrados a transar con deuda venezolana, las vías de financiamiento están seriamente limitadas», señaló.

«El Gobierno necesita dinero y por ello recurre a aumentar los impuestos», concluyó.

Fedecámaras rechaza fijación del impuesto a los grandes patrimonios

La doble tributación está prohibida en Venezuela

Aplicar en simultáneo el Islr y el impuesto a los grandes patrimonios genera un incremento exacerbado en la presión fiscal dentro del país. Así lo indica la abogada Valentina Cabrera, especialista en derecho corporativo tributario, quien precisa que la medida gubernamental «se traduce en la negación de los principios constitucionales que rigen el sistema tributario en Venezuela«.

De acuerdo con la Constitución, la creación y aplicación de tributos tiene límites. Ellos son el Principio de Justicia; de la Capacidad Contributiva; Progresividad; de Legalidad; de la irretroactividad; y de la no confiscatoriedad.

Contrario a lo establecido en la Carta Magna, el impuesto a los grandes patrimonios creado por la ANC no es deducible del Islr y, además, es objeto de retención, según el artículo 28 de dicha ley.

Estas limitantes, a juicio de la abogada, «generará una doble o múltiple afectación económica para los contribuyentes». Esto, a su vez, incumple los principios constitucionales y «pudiera llevar a un efecto confiscatorio» de propiedad.

La ley también permite al Presidente de la República exonerar del impuesto a “sectores estratégicos de inversión extranjera y el desarrollo nacional”.

«El problema no es exonerar impuestos a sectores estratégicos, sino generar condiciones económicas insostenibles. O bien, aplicar gravámenes por encima de la capacidad contributiva, en búsqueda de riquezas ficticias, vaciando así de contenido a la propiedad privada», afirmó Cabrera,

Foto principal: Agencia Venezolana de Noticias