Venezuela camina a su cuarto año seguido de hiperinflación - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 12 ENERO, 2021 08:24

Venezuela camina a su cuarto año seguido de hiperinflación

Texto por Margaret López

Ver más de

Margaret López

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Un kilo de harina de maíz, otro de azúcar y hasta un litro de leche líquida. Todos son alimentos que superan el precio de un millón de bolívares y que, además, cuestan más de un dólar. Sin importar en la moneda en que se pague, los economistas coinciden en que Venezuela camina a paso firme para que la hiperinflación llegue a su cuarto año consecutivo en este 2021.

Las opciones de la administración de Nicolás Maduro para contener la hiperinflación parecen, cada vez, más limitadas. La fórmula de un alto encaje bancario frenó que algunas empresas pidieran créditos en bolívares para luego comprar dólares en el mercado paralelo entre 2019 y 2020. Sin embargo, esa medida está lejos de serenar a uno de los motores de la hiperinflación: cómo se financia el Estado venezolano.

“El financiamiento del déficit fiscal se sigue haciendo por la vía monetaria. Alrededor de 40% del gasto fiscal, porque el otro 60% restante se financia con la tributación interna” apuntó la economista María Antonia Moreno, quien es profesora de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), en entrevista telefónica para Efecto Cocuyo.

Moreno se refiere, por ejemplo, a los volúmenes de bolívares que el Banco Central de Venezuela (BCV) le prestó al Gobierno entre octubre y diciembre 2020. Con ese dinero se pagaron aguinaldos de los empleados públicos y pensionados, aparte de todo el costo detrás de las elecciones parlamentarias del 6D.

La emisión de bolívares frescos es de las pocas opciones disponibles para que el Gobierno aún pueda asumir sus compromisos financieros. Mantener a raya estos gastos fiscales y solo distribuirlos en meses picos funcionó a medias para bajar las altas tasas de inflación intermensual, pero no resolvió los desequilibrios macroeconómicos.

“La hiperinflación es una consecuencia de todas las malas políticas económicas no solo en 2017, sino la unión de estas políticas desde antes. Imaginemos que la inflación se mantiene en 49% cada mes, ¿estaríamos o no en hiperinflación? Venezuela sigue en esta senda” argumentó a Efecto Cocuyo, Ariadna Lira, economista de la firma Econométrica.

La definición técnica de la hiperinflación habla de un avance de 50% de los precios cada mes. En la calle, en cambio, una inflación de 49% o 48% tampoco resuelve el problema de los venezolanos que siguen con sorpresa cómo los precios se mueven casi a diario en los supermercados, mientras que su poder adquisitivo disminuye incluso si obtienen ingresos en dólares.

El gran dilema

Salir de la hiperinflación se hace más complicado mientras más avanza el tiempo. La adopción del dólar como marcador de los precios y como medio de pago, por ejemplo, es un elemento que le juega en contra a las maniobras que pudieran ejecutar Delcy Rodríguez que está al frente del Ministerio de Economía y Finanzas y el resto del equipo ministerial de Nicolás Maduro.

“A medida que la economía se dolariza y la hiperinflación se prolonga, las políticas monetaria y cambiaria pierden la mayor parte, si no la totalidad, de su poder” advierte el informe “¿Y en qué anda el gobierno?” publicado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (Iies) de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

La presentación de la Ley Antibloqueo y los planes de privatización de algunas de las industrias estatizadas por el fallecido Hugo Chávez parecen anunciar cambios a lo interno de la coalición chavista. La flexibilización para la creación de nuevas cuentas de ahorro y corriente en divisas también hablan de medidas orientadas a facilitar los pagos, pero el nodo central de los desequilibrios es cómo frenar la hiperinflación y a la vez, regresar a la economía venezolana a la senda del crecimiento.

“El Gobierno está en un dilema. Ver cómo estabiliza la inflación y cómo resuelve el déficit fiscal al mismo tiempo. Un dilema que se da en una economía poco diversificada y con una renta petrolera caída” explicó Moreno.

Enero puede ser un mes clave para conocer cuáles son las nuevas medidas económicas propuestas por la coalición chavista desde el Ejecutivo y ahora desde la Asamblea Nacional. Sin embargo, estos primeros días apuntan a marcados económicos poco alentadores.

El dólar oficial aumentó 32,61% solo durante la primera semana de enero y la firma Ecoanalítica ya advirtió que sus mediciones de inflación de estos primeros días de enero son iguales a toda la aceleración de precios que hubo en el mes completo de diciembre pasado.

Foto principal: Mairet Chourio