Guía para reconocer un buen precio en bolívares o en dólares - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 27 ENERO, 2020 18:44

Guía para reconocer un buen precio en bolívares o en dólares

Texto por Margaret López | @Jamsg

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

22
QUÉ CHÉVERE
12
QUÉ INDIGNANTE
86
QUÉ CHIMBO

Con precios que varían cada semana es difícil determinar si algo está barato o está caro en Venezuela. La clave para encontrar un buen precio es aprender algunos trucos para maximizar el poder de compra y saltarse las trampas más comunes.

En Efecto Cocuyo se hizo un recorrido por un abanico de comercios en Caracas, para ofrecer esta guía sobre cómo reconocer un buen precio y lo único claro es que hay que adaptarse a un entorno con una oferta variada de formas de pago y productos.

Casi como si se tratara de un juego en donde cada comprador sale desde distintos sitios de un mismo tablero, tener presente el tipo de moneda en que se cancelará la compra es clave para encontrar el precio más atractivo. Porque quienes pagan en dólares deben buscar la tasa de cambio más alta, mientras que quienes pagan con bolívares van a la caza de todo lo contrario.

 

[1] Al pagar con bolívares  

Los comercios con precios fijados en bolívares tienen que ser los preferidos para quienes vayan a pagar con la moneda de circulación oficial en Venezuela. Esto les beneficia para reconocer un buen precio y, además, les ayuda a evitarse una comisión adicional que varios pequeños locales con precios en dólares imponen al utilizar una tasa de cambio que, muchas veces, está por encima del marcador del dólar en el mercado paralelo.

Grandes cadenas de supermercados, redes de farmacias e incluso, los negocios administrados por los chinos son buenas opciones para quienes perciben sus salarios en bolívares y buscan precios competitivos en los alimentos. Aunque son importantes las visitas constantes por los competidores, porque las variaciones de precios pueden ser sustanciales.

En el recorrido se encontró que una lata de atún en un local chino estaba marcada en 56.000 bolívares y esa misma marca y tamaño de producto se vendía por más de 174.000 bolívares en un supermercado cercano.

Lo más importante de este ejemplo del atún no solo es la diferencia en el precio nominal. Esto supone que una familia puede comprar con la misma cantidad de dinero tres atunes en un comercio y solo uno en el otro local. Aprender a usar esta lógica de cuántos productos puede llevarse con la misma cantidad de dinero es útil para identificar si se trata de un buen precio o no.

Cuando se paga con bolívares y los precios están en dólares, entonces lo más importante es verificar la tasa de cambio que fija cada comercio. Algunas cadenas grandes usan como referencia la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela (BCV) y eso puede ayudar a rendir el dinero, pero no todos los días. Hay que considerar que desde enero 2019, hay algunos momentos en que el tipo de cambio oficial se mueve por encima del paralelo.

Eso supone que, algunos días, será más conveniente pagar en un comercio que usa un indicador del dólar del mercado paralelo, en vez de uno que sigue al BCV como marcador. Por eso, antes de ir a comprar cualquier cosa, lo mejor es verificar el tipo de cambio del dólar en la web para tener una referencia propia.

Otro movimiento útil es aprender a sacarle el máximo provecho a cada bolívar a la hora de comprar vegetales y frutas. Aquí lo importante es tener en cuenta cuánto dinero se dispone y qué cantidades se necesitan de estos productos.

Para quienes solo busquen una pequeña dotación de un aliño o una fruta, puede resultarles más atractivo comprar en un camión con ofertas o un solo ítem en el supermercado. Mientras que si se trata de comprar las raciones para una quincena, la mejor opción está en los mercados itinerantes de vegetales y frutas, porque ofrecen un precio global para varias hortalizas o legumbres.

[2] Al pagar con dólares

La primera pregunta que deben hacerse quienes cancelan con dólares es si harán la operación en efectivo o a través de una transacción electrónica. Ante la estricta supervisión que hace la banca extranjera, en especial la estadounidense, de las cuentas de venezolanos afuera lo mejor es preferir el efectivo para toda clase de compras.

El economista Asdrúbal Oliveros acostumbra a repetir que el sistema de pagos Zelle, que solo necesita un correo electrónico para hacer la transferencia entre cuentas estadounidenses, no es un método de pago equiparable al pago móvil de la banca nacional. A veces no se trata ni siquiera del monto de la operación sino de que el dueño de la otra cuenta que recibe el dinero en los Estados Unidos no se encuentre en investigación por parte de las autoridades norteamericanas. Exponerse a un bloqueo temporal o al cierre definitivo de la cuenta bancaria en el extranjero puede resultar muy costoso.

Si bien el dólar es la moneda extranjera con mayor aceptación en Venezuela en la actualidad, a la hora de pagar hay que considerar si el comercio fija sus precios en dólares directamente o si lo hace en bolívares.

Aquellos locales con productos importados suelen ofrecer ofertas de 2×1 o 3×2. Este ofrecimiento suele ser beneficioso para rendir el dinero cuando se trata de alimentos de alta rotación, pero igual siempre es importante verificar la fecha de vencimiento del producto.

Aparte, es bueno visitar varios bodegones, porque si bien el inventario de productos suele ser muy parecido, los precios no lo son tanto. Un envase de papas importadas de 40 gramos, por ejemplo, se encontró marcado con tres precios diferentes: 1 dólar, 1,20 dólares  y 1,50 dólares, en tres comercios diferentes dentro de un mismo centro comercial en el recorrido de Efecto Cocuyo. Esto muestra que la variación de precio se mueve entre 20% y 50% para un producto que es idéntico y que llegó al país, en todos los casos, con una exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Identificar un comercio con un buen precio también incluye otros elementos como el ofrecimiento del vuelto en divisas. Al preferir estos comercios, los compradores se aseguran que solo gastan las cantidades que necesitan y no, que son obligados a sumar compras adicionales que no estaban presupuestadas.

Cuando el precio del producto está fijado en bolívares, entonces el juego se vuelve más complejo. Por ejemplo, una Nutella de 371 gramos puede estar marcada en 401.500 bolívares en dos comercios diferentes, pero al pagar en dólares puede ser más barata en uno que otro, porque todo depende de la tasa de cambio que acepte en ese determinado comercio.

Si uno de los bodegones recibe el dólar a 73.000 bolívares y el otro a 80.300 bolívares, entonces en uno de los locales bastará con pagar 5 dólares, mientras que en el otro será necesario pagar 5,50 dólares por el mismo producto de igual tamaño. La diferencia de medio dólar se crea en que uno de los comercios cambia a una tasa considerable más alta que el otro local.

No en vano, a la hora de pagar en dólares lo mejor es buscar comercios cuyos precios estén directamente fijados en dólares. De lo contrario, hay que llevar siempre la calculadora a mano y tomarse unos minutos para hacer el cálculo.

[3] Al pagar con otras monedas

En el recorrido de Efecto Cocuyo se constató que la mayoría de los comercios en Caracas aceptan el euro a la misma tasa del dólar, lo que supone una pérdida cambiaria para los compradores. Por lo que no se recomienda como una moneda de pago, salvo en los poquísimos locales que sí ofrecen un tipo de cambio para el euro.

Con el Petro, en cambio, el elemento central es encontrar el comercio que acepte la criptomoneda creada en el año 2018 y que todavía no cuenta con un sistema estable de cambio a bolívares.

Fotos:

Foto principal: Prolicor Margarita | Instagram
Mercado de frutas: Charles Hoffman | Wikimedia
Nutella: Prolicor Margarita | Instagram

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: