Comercio electrónico venezolano creció 2.000 % de la mano de la pandemia

ECONOMÍA · 31 DICIEMBRE, 2020 09:00

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Un teléfono celular, un videojuego, un caucho, una pintura para el hogar y, por supuesto, cualquier clase de alimentos son parte de los productos que ahora se pueden comprar en línea en Venezuela. De las tendencias económicas más claras que la pandemia del COVID-19 impulsó fue el desarrollo del comercio electrónico en el país, algo que durante años solo fue un potencial por explorar para las empresas venezolanas.

“Estimamos el crecimiento del comercio electrónico en 2.000 % al cierre del año. Es un número que se ve grande, pero no es tan impactante si lo comparamos con otros países. Venezuela estuvo fuera de las mediciones de la región hasta este año por su poco volumen de ventas electrónicas” explicó Richard Ujueta, presidente de la Cámara Venezolana de Comercio Electrónico (Cavecom-E), en entrevista para Efecto Cocuyo.

Grandes supermercados como Plaza’s o Excelsior Gama fueron algunos de los que le dieron una nueva vida a sus catálogos digitales y sumaron nuevas formas de pago. Antes la tradicional tarjeta de crédito era la única forma de cancelar las compras electrónicas y eso dejaba por fuera a un grupo de venezolanos. Ahora se puede hacer con pagos directos en bolívares o con dólares en efectivo, dos opciones que están en manos de muchos más venezolanos que una tarjeta de crédito.

Comercio electrónico

La firma Nielsen Venezuela reportó que las transferencias en bolívares, el pago móvil y los dólares en efectivo fueron parte de las formas de pago más usadas por quienes usaban los servicios de entrega a domicilio durante la cuarentena. El mismo informe reveló que Zelle y Venmo, que son aplicaciones utilizadas por quienes tienen cuenta bancaria en los Estados Unidos, fue el método rey en estas compras en línea con 58% de preferencia entre los encuestados.

Otros avances importantes lo dieron cadenas como Farmatodo y Locatel que optimizaron las entregas a domicilio y empezaron a ofrecer promociones y descuentos para las compras hechas a través de Internet. Mientras que empresas como PepsiCo Venezuela se lanzaron, por primera vez, al comercio electrónico de sus pasapalos de la mano de plataformas como Mercado Libre.

Entrega directa en casa

Los dos elementos decisivos para este crecimiento del comercio electrónico venezolano fueron la limitación para que muchas tiendas abrieran en medio de la cuarentena por el coronavirus y el surgimiento de nuevas empresas para hacer la entrega de los productos comprados en línea.

Pedidos Ya, por ejemplo, llegó a Venezuela en noviembre de 2020. Esta empresa arrancó con un listado de 100 comercios en el país que incluye a restaurantes, supermercados, licorerías y farmacias y un equipo de 100 repartidores. Una estructura mucho más pequeña a la que ofrece esta empresa en los otros países de América Latina donde opera: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

“Entraron los grandes players del delivery y esas empresas tienen la tecnología para validar la identificación y le dan más confianza a los compradores” reconoció Ujueta.

Asegurar la entrega a domicilio en un tiempo acordado y empezar a definir los catálogos de productos disponibles de acuerdo a la ubicación del cliente fueron parte de las innovaciones que empezaron a implementarse en Venezuela, durante estos 10 meses de pandemia por el nuevo coronavirus.

La informalidad digital  

Si bien los supermercados y las farmacias fueron de las empresas que más reforzaron sus catálogos online, otros comercios que no estaban autorizados a abrir sus puertas durante el esquema del 7+7 protagonizaron el vuelco al comercio electrónico. Tiendas de celulares, electrodomésticos, videojuegos y hasta comercios de muebles para el hogar como sillas o escritorios son apenas algunos de las que se estrenaron en las ventas digitales este año.

Esta tendencia no solo se vivió en Venezuela. “En 2017 estábamos cerca de que la mitad de la población de América Latina hubiese comprado online. Este año lo que cambió fue el patrón. Compras de artículos electrónicos, videojuegos y de libros crecieron, mientras que la ropa y los accesorios y los pasajes aéreos y los paquetes turísticos se quedaron atrás” detalló Carlos Jiménez, presidente de Tendencias Digitales, en la presentación sobre “El Consumidor Digital Latinoamericano 2020” transmitida por YouTube.

Estos pequeños comercios venezolanos acudieron a las redes sociales como Instagram o Facebook para promocionar sus productos. A la par que utilizaron WhatsApp para concretar las ventas y coordinar las entregas de los productos vendidos.

Comercio electrónico

“El crecimiento del comercio electrónico informal es un número incalculable, no tenemos un método para medirlo. En la Cámara, solemos decir que se recogieron los manteles que se ponían en las calles y que pasamos al buhonerismo digital” apuntó el presidente de Cavecom-E.

La pandemia del nuevo coronavirus atrajo a más comerciantes venezolanos a pasarse a las formas digitales de venta, pero ahora en 2021 es cuando se verá quienes son las marcas y las empresas de entrega a domicilio que pueden empezar a marcar un diferencial con sus servicios en una economía cada vez más pequeña.

Foto principal: Ubii Go