Ventana a la Libertad: Centros de Detención Preventiva suman 59 reclusos con COVID-19 - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 13 AGOSTO, 2020 10:45

Ventana a la Libertad: Centros de Detención Preventiva suman 59 reclusos con COVID-19

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hay 59 reclusos con COVID-19 en los Centros de Detención Preventiva de Venezuela, según informó la ONG Una Ventana a la Libertad a partir de un monitoreo de las declaraciones de autoridades regionales.

La institución defensora de los derechos de los privados de libertad detalló que hasta este jueves, 13 de agosto, se han confirmado 42 personas contagiadas del nuevo coronavirus en Nueva Esparta, nueve en el estado Táchira, cinco en Miranda, dos en Lara y uno en Sucre.

Uno de los últimos registros corresponde a Nueva Esparta. El 11 de agosto, el llamado “protector” de la entidad, Dante Rivas, dijo que dos presos resultaron positivos con COVID-19 en el Centro de Detención Preventiva del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) en Pampatar. Los primeros casos, 36 personas afectadas, se anunciaron el 26 de junio.

Una nueva preocupación

El pasado 9 de agosto, la organización registró un motín en el Centro de Detención Preventiva de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Porlamar. Según datos de Una Ventana a la Libertad, los reclusos arremetieron contra sus compañeros para generar un cambio de mando en el calabozo II, donde están los reos con COVID-19. Un detenido falleció y dos resultados heridos.

Según datos de la ONG, en Venezuela hay cerca de 65.000 personas encerradas en los Centros de Detención Preventiva, lugares donde solo deberían estar por 48 horas.

Hasta el pasado 28 de julio, al menos 42 privados de libertad en tres recintos de detención preventiva han contraído COVID-19. El nuevo coronavirus se suma a la lista de enfermedades que afectan a los privados de libertad, como la tuberculosis y la desnutrición.

La administración carcelaria, centralizada por el Poder Ejecutivo, presenta fallas que cobran vidas en los recintos, entre quienes esperan algún auxilio médico o, incluso, el derecho a ser libres. Las garantías de justicia para los condenados han quedado a la sombra del gobierno, debido a cambios en la legislación carcelaria y a la inestabilidad laboral que afecta a una gran mayoría de jueces en el país.